Compartir
Publicidad
Redmi Note 7, análisis: si éste es el primer paso de la nueva marca de Xiaomi, queremos ver el resto del camino
Análisis

Redmi Note 7, análisis: si éste es el primer paso de la nueva marca de Xiaomi, queremos ver el resto del camino

Publicidad
Publicidad

Nota de Xataka Android

Xiaomi nos sorprendió hace no demasiado tiempo cuando decidió escindir una de sus líneas de teléfonos más conocidas, los Redmi, para convertirla en una marca con entidad propia. Los nuevos Redmi no tardaron en recibir su primer ejemplar, un Redmi Note 7 que por primera vez no llevaba la marca Xiaomi delante del nombre sino en forma de apellido "by Xiaomi" para indicar parentesco, pero no dependencia directa.

Este Redmi Note 7 debutó como se esperaba con sus filtraciones. Un teléfono de gama media con una potencia similar a la del Mi A2 pero con características distintivas, como su cámara trasera de 48 megapíxeles. El Redmi Note 7 ha pasado ahora por nuestra mesa de análisis en su versión china con 6GB y 64GB que no se vende en España, al menos por ahora. Acompáñanos para ver qué tal le ha ido en este análisis detallado.

Análisis en vídeo del Redmi Note 7 español

Redmi Note 7, las especificaciones técnicas

Redmi Note 7

Pantalla

6,3 pulgadas 19,5:9
Resolución FullHD+ 2.340 x 1.080
LTPS Incell

Procesador

Snapdragon 660 a 2GHz

Versiones

3GB/32GB
4GB/64GB
4GB/128GB
6GB/64GB
MicroSD

Batería

4.000 mAh
Carga rápida 18W

Cámara trasera

48 megapíxeles f/1.8
5 megapíxeles f/2.4
Flash Dual LED

Cámara frontal

13 megapíxeles f/2.2

Software

Android 9 Pie
MIUI

Otros

Lector de huellas trasero
Desbloqueo facial
Jack de auriculares

Precio

275,90 euros en Gearbest

Diseño: más cuidado de lo habitual para su categoría

Análisis del Redmi Note 7

Hay un dato que vamos a repetir probablemente varias veces durante este análisis, pues nos ayudará a tener siempre presente en qué categoría de precios nos movemos. Hablaremos de un Redmi Note 7 que, en su versión más básica, la que cuenta con 3GB y 32GB de memoria interna, se venderá a un precio de 149 euros. Un precio difícilmente alcanzable por la competencia y que solamente difiere de sus hermanos mayores en esto, en RAM y almacenamiento. En el resto hablaremos de gemelos idénticos.

Cuerpo de cristal y marco de plástico para el Redmi Note 7

Así que cuando hablamos de un diseño exquisito, lo hacemos sabiendo que nos movemos en las franjas más bajas de precio del mercado. Y sin embargo, el Redmi Note 7 luce un marco de plástico y cuerpo de cristal cuya parte trasera viene firmada por Corning con su Gorilla Glass 5. La cobertura, por ejemplo, empleada por el Xiaomi Mi 8, el tope de gama del fabricante en el pasado año. Además, disfrutamos de un colorido bastante llamativo, sobre todo el modelo Twilight Gold, como lo llama su fabricante, que es el que hemos analizado aquí.

Análisis del Redmi Note 7

No estamos ante un teléfono precisamente ligero, aunque 186 gramos para sus 6,3 pulgadas de pantalla 19,5:9 resulta un peso bastante ajustado. 8,1 milímetros destacan en sus medidas, el grosor de un modelo muy cómodo en mano y con un excelente agarre, y que en ocasiones nos permite incluso manipularlo con una sola mano pese a sus dimensiones. El cristal ayuda en parte también a que el modelo no se caliente en exceso, pese a que en momentos más exigentes sí se aprecia algo de temperatura, pero nunca molesta.

Redmi Note 7

Xiaomi Mi 8 Lite

Huawei Mate 20 Lite

Huawei P Smart+

Samsung Galaxy A9 (2018)

OPPO RX17 Neo

PULGADAS

6,3"

6,26"

6,3"

6,3"

6,3"

6,41"

RATIO PANTALLA/FRONTAL

81,4%

80,5%

81,7%

74,4%

80,5%

84,4%

DIMENSIONES

159.2 x 75.2 x 8.1 mm

154,4 X 75,8 x 7,5mm

158,3 x 75,3 x 7,6 mm

157,6 x 75,2 x 7,6 mm

162,5 x 77 x 7,8 mm

158,3 x 75,5 x 7,4 mm

PESO

186 gramos

169 gramos

172 gramos

169 gramos

183 gramos

156 gramos

En cuanto a distribución, hablamos de una estructura bastante básica. Botonera de volumen y encendido en el marco derecho, puerto de carga USB C en la parte inferior, jack de auriculares en la superior y la parte trasera para la cámara, situada en la esquina superior izquierda, y el lector de huellas centrado en la parte media superior del teléfono. En el frontal, prácticamente todo pantalla. Nos movemos en torno a un 81/82% de frontal aprovechado por el panel, que cuenta con un pequeño 'notch' en forma de gota de agua.

Análisis del Redmi Note 7

Cabe destacar, además, que tanto el cuerpo como la pantalla de este Redmi Note 7 resisten bastante bien las huellas, algo que no se ve habitualmente en cuerpos de vidrio de este rango de precios. Bien por el tratamiento oleofóbico y por casi todos los acabados. Tal vez la salvedad sea la cámara, que sobresale del cuerpo y, al estar situada en un lateral, no ofrece demasiada estabilidad cuando lo tenemos apoyado sobre alguna superficie.

Con mejor tratamiento antihuellas, el Redmi Note 7 habría sido casi redondo en su apartado de diseño

Gran trabajo en general de Redmi en el diseño su nuevo Note 7, que se pasa todo el tiempo aparentando ser más de lo que es, y consiguiéndolo en muchos momentos. Aún siendo conscientes de tener en las manos un móvil de 150 euros, la sensación de que empata con modelos mucho más costosos es constante, y desde luego el colorido hace que se trate de un móvil que da gusto enseñar. Una pena que, por ser de cristal, esté casi condenado a pasar la vida envuelto en alguna carcasa que proteja su integridad. Pero si sois aguerridos y queréis arriesgaros a alguna rotura, este Note 7 de Redmi merece mucho la pena.

Pantalla: el LCD puede rendir muy bien en líneas económicas

Análisis del Redmi Note 7

Y es el caso de este Redmi Note 7, cuya pantalla es una LTPS Incell de 6,3 pulgadas que hace lo que hacen todas de un tiempo a esta parte, estirar el marco al máximo cortando el panel por la mitad. El 'notch' que tenemos entre manos es uno en forma de gota de agua, por lo que la pérdida es mínima, aunque ya descubriremos más adelante que MIUI no gestiona el espacio libre a ambos lados del recorte de la forma más óptima.

La resolución de este panel es FullHD+, lo que supone que con sus 19.5:9 de ratio tenemos 2.340 x 1.080 píxeles. En definitiva, aproximadamente 409 píxeles por pulgada de densidad, más que suficientes para poder leer y ver todo tipo de contenidos sin apreciar píxeles en la pantalla, y con una calidez y nitidez remarcables para este tipo de paneles. Además, la pantalla llega recubierta por Gorilla Glass 5, lo que siempre es de agradecer en materia de durabilidad.

La pena de este Redmi Note 7 es que MIUI no gestiona demasiado bien el espacio a ambos lados del notch

En cuanto a la resolución de color, poco que objetar a esta pantalla montada por el Redmi Note 7, que de paso nos permite variar la saturación y el contraste a través del software de la propia MIUI. Tonos vivos pero sin el extra de profundidad del AMOLED, y con una sensación bastante agradable todo el tiempo, sobre todo por unos blancos bien calibrados con el ajuste por defecto del sistema.

Análisis del Redmi Note 7

Y hablando de brillo, bastante bueno el comportamiento del panel pese a tratarse de un teléfono económico. Un brillo automático bastante veloz nos ofrece en todo momento la cantidad de luz adecuada, y tal vez sólo podamos ponerle la pega de que el nivel mínimo de brillo es tal vez demasiado mínimo, sobre todo cuando nos enfrentamos a aplicaciones con interfaces oscuras y que pierden contraste con la caída de la luz.

6,3 pulgadas para una gran pantalla con una resolución y brillo más que adecuado

Los ángulos de visión son bastante buenos, permitiéndonos usar el móvil sin problemas en casi todos los ángulos, incluso teniéndolo sobre la mesa algo retirado de nosotros. Tal vez haya que destacar que la capa oleofóbica responde a la de un móvil de esta categoría, y sería mejorable. Aunque las huellas no llegan a ser incómodas en la mayoría de situaciones, al sol sí se aprecian algo más de la cuenta, aunque un simple roce contra la ropa bastará para tenerla otra vez impecable.

Por último, destacar que MIUI incorpora unas cuantas mejoras que elevan el nivel de la pantalla, como nuestro siempre reclamado doble toque para encender el panel, que podemos activar cuando queramos. O como la posibilidad de que el panel se encienda cuando pongamos el móvil en posición vertical, al rescatarlo de una mesa o sacarlo del bolsillo. Así podemos ahorrarnos tocar la pantalla, el botón de encendido o el lector de huellas para despertarlo, ideal si activamos el reconocimiento facial.

Rendimiento: el hermano pequeño también da mucha guerra

Análisis del Redmi Note 7

Pese a que nuestro país lo ha pisado únicamente el Redmi Note 7, al menos por ahora, la nueva generación de Redmis son en realidad dos, éste y el modelo Pro con el Snapdragon 675. El teléfono que tenemos entre manos porta un Snapdragon 660, más que potente para desenvolverse en casi todo lo que le exijamos, y que además se acompaña por 6GB de RAM en esta versión china que no se ha llegado aún a vender aquí, pero que podría llegar en un futuro cercano.

A estos 6GB de RAM le sumamos 64GB de almacenamiento interno, suficientes para prácticamente todo, y si necesitamos un extra siempre podemos acudir a la memoria microSD. Pero aquí hemos venido a hablar de rendimiento y de eso vamos a hablar, aunque el Snapdragon 660 es ya de todo menos un desconocido en el mercado móvil. Es, de hecho, el cerebro del Xiaomi Mi A2 o del Xiaomi Mi 8 Lite, compañeros de catálogo de este Redmi Note 7 hasta hace muy poco tiempo.

Cuando hablamos del Snapdragon 660 lo hacemos sabiendo que si bien ya no es un chip nuevo, mantiene aún un nivel suficientemente elevado para hacer casi todo lo que le pidamos. Y en el Redmi Note 7 se nota que podemos ejecutar juegos pesados sin apenas pestañear más allá de tardar algo más de tiempo en cargarlos de lo normal. Lo mismo ocurre con las aplicaciones, que siendo ligeras o exigentes, todas se ejecutan a buena velocidad y con bastante fluidez. Seguramente buena culpa la tengan los 6GB de RAM asociados, pero todo va incluido en el paquete.

Para que veáis qué tal se porta este Redmi Note 7 en números objetivos, os dejamos los ya clásicos benchmarks con las pruebas sintéticas más populares, amén de una lista comparada con otros modelos similares del mercado.

Análisis del Redmi Note 7

Redmi Note 7

Xiaomi Mi 8 Lite

Xiaomi Mi A2

Huawei Mate 20 Lite

Samsung Galaxy A9 (2018)

Procesador

Snapdragon 660

Snapdragon 660

Snapdragon 660

Kirin 710

Snapdragon 660

RAM

4GB

6GB

4GB

4GB

6GB

ANTUTU

142.445

142.264

127.610

132.007

141.346

GEEKBENCH 4 (SINGLE/MULTI)

1.631 / 5.670

1.628 / 5.896

1.626 / 4.286

1.587 / 5.519

1.609 / 5.844

ICESTORM

25.934

-

22.461

21.114

25.820

En el apartado de rendimiento también solemos dedicar un espacio a hablar del lector de huellas en el caso de que el teléfono lo tenga, y aquí lo tenemos. No sólo eso, sino también reconocimiento facial que, todo sea dicho, es bastante veloz aunque no funciona al 100% con todos los ángulos y posturas. El desbloqueo con la huella es supersónico y basta con apoyar el dedo para estar ya ante el escritorio del teléfono. El modelo tiene sin embargo una pega importante, o la consideramos así: nada de NFC por aquí. Sin pagos móviles. Una lástima, pues el precio del dispositivo invitaría a expandir Google Pay a toda velocidad. En este modelo no está, por cierto, hablamos del Note 7 chino.

Software: MIUI cada vez sienta mejor, aunque sea en chino

Análisis del Redmi Note 7

Como hemos dicho en alguna ocasión antes, este Redmi Note 7 es la versión china, concretamente la que cuenta con 6GB de RAM y 64GB de almacenamiento interno. Eso implica un extra más de potencia pero a cambio perdemos la ROM internacional del teléfono, que aunque puede instalarse de una forma relativamente sencilla, no hemos instalado por razones obvias. Se trata de un teléfono para análisis que ha de ir de vuelta al fabricante.

Los cambios con respecto a la versión internacional, y que disfrutamos en España, parecen bastante claros. Perdemos el idioma español en la configuración al ser la ROM local de China, y tenemos software completamente en chino, amén de otros que pudiendo poner en inglés, como Xiao AI, no funcionan lejos de sus fronteras y sus servidores.

Así, el inicio del teléfono es algo más complejo de lo habitual pues nos topamos con un MIUI 10.2 que sólo cuenta con chino e inglés, y que de entrada no incorpora nada del ecosistema de apps de Google. Eso no sólo afecta a Gmail o Fotos, sino también a la Play Store. Nada que no pueda solucionarse accediendo a la propia tienda de Xiaomi y descargando el paquete instalador, pero aún así es una molestia añadida a la configuración del teléfono.

Una vez hecho esto estamos ante un teléfono como cualquier otro vendido en Occidente, con la salvedad de que está en inglés y de que cuenta con apps completamente en chino. Hasta el punto de que muchas de ellas, como Xiao AI, ni siquiera pueden usarse lejos de su país, y ya no sólo por cuestiones idiomáticas sino de conexión a los servidores.

Cambiar la ROM china por una ROM global de Xiaomi no es algo tan complejo como parece, algo que facilita las importaciones

Por lo demás, MIUI sigue en plena forma, y el rediseño experimentado con la versión 10 basada en Pie sienta de maravilla a este Redmi Note 7 que da gusto manejar con gestos, aunque podemos desactivarlo en cualquier momento acudiendo a los ajustes. Por supuesto, mantenemos el acceso a todas sus funcionalidades nativas, como los temas, la tienda de apps de la marca o el foro.

No podemos evitar notar, no obstante, que la publicidad empieza a gozar de una posición preeminente en la capa de los chinos, y es algo que en el futuro puede suponer un problema. Pero por ahora, todo está muy bien cuidado aunque podría aligerarse un poco, y estamos ante una capa que aporta beneficios para el usuario pese que, como decíamos antes, algunos detalles puedan pulirse. Como el espacio a ambos lados del 'notch', algo desaprovechados.

Batería: para rato, para mucho rato

Análisis del Redmi Note 7

Hablábamos de que el Redmi Note 7 destacaba en diseño pero hay un par de aspectos donde todavía ha de dar la cara. Uno es la fotografía, de la que hablaremos más adelante, y otro es la autonomía, en la que ya estamos. 4.000 mAh nos ofrece el nuevo Note 7 de Redmi, que aunque no ofrece carga inalámbrica (mal) sí que pone a nuestra disposición carga rápida (bien). El cargador que incluye la caja es de 10W pero si podemos hacernos con uno más potente, notaremos el cambio. En nuestro caso lo hemos usado con un cargador de 18W y podíamos devolver la vida a la batería desde cero en aproximadamente 100 minutos.

Si medias de uso que rondan las 7 horas de pantalla no son para sobresalir, ¿qué es necesario?

Su tiempo de vida, elevado. Esta pila interna nos ha permitido movernos continuamente por encima de las seis horas de pantalla incluso en exteriores, que siempre eleva el brillo y consume más por echar mano de la conexión de datos. El día más exigente concluyó la jornada en el exterior con 6:20h de uso efectivo y un 3% aún disponible para conectarlo al cargador. En los días de uso más normal, hasta 5 horas de pantalla y casi un 40% de batería para poder esperar al día siguiente para cargarlo.

Hemos obtenido, no obstante, una cifra bastante más llamativa aunque no deberíamos considerarla como una norma, pues se dieron circunstancias muy concretas de baja exigencia del procesador pese a las muchas horas de pantalla. Concretamente, 8:30h al finalizar la jornada, casi todo el tiempo navegando y en redes sociales, pero con poco uso de la cámara y nulo uso de juegos con motores gráficos exigentes como Unity o Unreal. Por lo demás, una excelente batería la de este Redmi Note 7 que agradará a los más exigentes en este terreno.

Cámara: sensores impropios de este nivel de precio, para bien

Análisis del Redmi Note 7

Llegamos a otro de los puntos fuertes de este Redmi Note 7, su equipo fotográfico. Pero antes de comentar su rendimiento, hablemos del equipo en sí, de qué nos ofrece el dispositivo. Concretamente estamos ante una doble cámara trasera con un sensor de 48 megapíxeles, un GM1 firmado por Samsung, con una lente de apertura f/1.8 y otro sensor de 5 megapíxeles cuya única función es la de tomar lecturas de profundidad. Será el sensor encargado de ayudar a que el teléfono capture imágenes con bokeh.

Ojo con el modo de 48 megapíxeles: produce JPGs que bordean los 15MB de tamaño

Con el Snapdragon 660 estamos, además, ante un teléfono que puede capturar fotografías de 48 megapíxeles sin problemas, aunque en esta versión china vemos que sólo se activan en el modo Pro y pulsando a su vez en el botón 48MP. En el teléfono con ROM internacional no tendremos problemas para capturar imágenes a 48 megapíxeles desde el modo automático, lo que supone un plus extra. Aunque hemos de tener cuidado, pues estas fotografías pueden llegar a ocupar 15MB en la memoria, importane saber esto para elegir el modelo de almacenamiento adecuado entre 32GB, 64GB y 128GB.



Así pues, si acudimos al modo Pro tendremos 48 megapíxeles y si las capturamos con el modo automático tendremos únicamente 12 megapíxeles. Pero hablemos de cómo se comportan, y aquí es donde está realmente la sorpresa. Nos topamos con fotografías de mucha calidad realmente impropias de un teléfono móvil cuyo modelo básico, que comparte también estas cámaras, parte de los 149 euros en territorio español. Fotografías nítidas con buena luz y que se comportan bien cuando ésta falta, aunque aquí no podemos evitar ver que el modo noche no echa una mano demasiado notable para mejorar las capturas.

Análisis del Redmi Note 7 La cámara del Redmi Note 7 es capaz de levantar el color incluso en contraluces pronunciados
Análisis del Redmi Note 7 Colores vibrantes y bordes nítidos incluso en condiciones de luz complejas
Análisis del Redmi Note 7 Con abundante luz, la cámara del Redmi Note 7 juega en primera división
Análisis del Redmi Note 7 Como podemos ver, las zonas con claros y oscuros se solventan bien con el rango dinámico
Análisis del Redmi Note 7 Iluminaciones complejas resueltas sin problemas

Los bordes se muestran definidos en todo momento, los colores están ligeramente saturados pero no resultan empastados, y el enfoque es realmente rápido. Todo esto hablando, naturalmente, de las fotografías capturadas con bastante luz ambiental. A medida que la luz desaparece, el enfoque se hace algo más lento y errático aunque seguimos obteniendo buenos resultados para tratarse del teléfono que es. Redmi ha sabido aprovechar este sensor de 48 megapíxeles y aplicar su fórmula Tetracell para obtener más luz cuando ya queda muy poca.

El Redmi Note 7 también ofrece bokeh, y en ambos lados del teléfono aunque el frontal es 100% software

Además de estas fotografías "normales", el Redmi Note 7 ofrece también un modo de desenfoque selectivo, el que ya se conoce comunmente como modo Retrato y que está presente en el menú de la cámara, justo a la derecha del modo automático por defecto. Situándonos a la distancia adecuada para que el teléfono pueda leer bien los dos planos, el Redmi Note 7 ofrece el desenfoque de calidad al que su marca madre, Xiaomi, ya nos tiene acostumbrados, con la diferencia de que este sensor es más luminoso de la cuenta y maneja bastante bien los bordes, incluso cuando son complejos.

Análisis del Redmi Note 7 El bokeh de Redmi, antes de Xiaomi, sigue a un nivel muy alto incluso en este Redmi de precio ajustado
Análisis del Redmi Note 7 De nuevo, ahora con bokeh, zonas con iluminación compleja resueltas sin problemas
Análisis del Redmi Note 7 Aquí podemos ver cómo el Redmi Note 7 identifica dos objetos en primer plano, y los desenfoca sin errores
Análisis del Redmi Note 7 Un nuevo contraluz complejo

Sólo nos hemos encontrado con algún borde serrado o con contornos desvanecidos en situaciones más complejas de lo habitual, como cuando coinciden los colores del primer y el segundo plano y el teléfono tiene más problemas para identificarlos. Retratos con buen color, sin apenas lavado de modos de belleza y similares, y con resolución más que suficiente para recortar. Pues si queremos ser más aguerridos, también podemos tratar de usar el desenfoque natural de la lente en el modo Pro y así obtener retratos a 48 megapíxeles de tamaño. Un lujo cada vez más al alcance de todos y que da sus pasos en las líneas económicas del mercado.

También tenemos presente el modo HDR en la interfaz de la cámara, y aunque nos puede servir en momentos puntuales, el Redmi Note 7 ha demostrado contar con suficiente rango dinámico para desenvolverse en zonas de claros y oscuros. Levantando los colores más oscuros sin llegar a "lavarlos" y ofreciendo un buen equilibrio de color. La cámara de este Note 7 nos deja muy buen sabor de boca, pero antes de cerrar pasemos al frontal.

Análisis del Redmi Note 7

13 megapíxeles con lente f/2.0, eso es lo que el Redmi Note 7 monta sobre el 'notch', ofreciendo también desenfoque con su modo Retrato aunque aquí enteramente dependiente de la IA del teléfono. Se aprecia que el desenfoque es algo más artificial que en la parte trasera, pero es igualmente funcional y nos permite obtener tomas bastante consistentes en colorido y nitidez. Eso sí, aquí en el frontal el rango dinámico se resiente un poco. No todo iba a ser bueno.

Viendo el rendimiento de la cámara, es difícil asociar este móvil con sus 150 euros de precio de salida

Hay pocas dudas de que en Redmi han puesto cariño en la cámara de su Note 7, pues aunque tiene carencias lógicas de su precio, como un modo noche que raramente nos saca de algún apuro, sí que obtenemos una cámara de calidad impropia de su categoría. Fotografías bien capturadas en prácticamente todas las situaciones. Y si además somos aficionados a los contraluces, apreciaremos ese rango dinámico que destacábamos antes, capaz de ofrecer colorido en zonas en las que la competencia tiende a ofrecer tonos demasiado oscuros, cercanos al negro.

Sonido: jack de auriculares para una característica que cumple pero no brilla

Análisis del Redmi Note 7

Aquí estamos ante posiblemente la característica más gris de este Redmi Note 7, sin por eso destacar que es de mala calidad. Sin embargo, viendo que otros apartados tienden a brillar, nos topamos con un sonido algo plano y al que le falta potencia, pese a ofrecer una sensación agradable en todo momento. Destacar la presencia del jack de auriculares, que no tardaremos en echar de menos en el mercado y que aquí está en la parte superior del teléfono. Una posición incómoda para llevar el móvil en el bolsillo, pero esto puede ser cuestión de gustos.

Precisamente estos auriculares son los que, ni a través del jack ni de la conexión Bluetooth, ofrecen una experiencia que destaque. Todo suena bien y como corresponde, pero hemos usado auriculares corrientes y auriculares de calidad y la diferencia del sonido no ha sido notable. Señal de que el teléfono no es capaz de dar ese plus extra que haga destacar el equipamiento de precio más elevado y mayores prestaciones.

Análisis del Redmi Note 7

En el altavoz inferior, lo que decíamos antes. Un sonido correcto pero no mucho más, y con un volumen ligeramente reducido para lo que hemos visto ya en parte de su competencia. El apartado de audio es tal vez lo que más cojea en este teléfono que hemos analizado, y cuya conclusión ya enfrentamos.

Redmi Note 7, la opinión de Xataka Android

Análisis del Redmi Note 7

Cuidado, gama media, que ha llegado Redmi. Ya estábamos acostumbrados a que Xiaomi ofreciese siempre un plus extra por un precio aparentemente imposible para su competencia, pero en este Redmi Note 7, ahora ya formando parte de su nueva marca independiente, se aprecia un extra de calidad en prácticamente todo. Incluso el procesador, el Snapdragon 660, parece rendir algo más aquí que en el Mi A2, que para más inri porta Android One, que debería ir más fluido que la capa MIUI de este Note 7.

Siempre es arriesgado aventurar el futuro, pero este Redmi Note 7 tiene madera de superventas

Con el Redmi Note 7 tenemos en la mano un móvil bien construido, con un colorido que da gusto enseñar y que apena encerrar tras una carcasa, aunque su cuerpo de cristal invita a dudar de su durabilidad ante caídas y golpes. La pantalla es correcta en todo momento y aporta extras como el doble toque, y la batería es realmente sobresaliente. Tal vez habría funcionado aquí la carga inalámbrica, pero lo "disculpamos" por el precio del dispositivo.

La cámara, a gran nivel. El sonido, algo apagado. Pero en general un gran teléfono que tiene en su precio de venta su principal arma. Estamos ante el modelo chino de importación, pero podemos obtener el Redmi Note 7 por 149, 199 o 249 euros, según la memoria que elijamos. Ojo a este precio, porque puede sufrir incluso el Xiaomi Mi A2 Lite que hasta ahora ya era bastante goloso. Veremos cómo le va a este Redmi Note 7, pero todo apunta a que estamos ante el nuevo superventas de este 2019. Tiempo al tiempo.

El Redmi Note 7 analizado en este artículo es el modelo chino. Los modelos disponibles en España son los de 3GB/32GB por 149 euros y el de 4GB/64GB por 239,90 euros.

8.4

Diseño8.75
Pantalla8.25
Rendimiento8.25
Cámaras8.25
Software8.0
Autonomía9

A favor

  • Cámara que dejan huella a este precio
  • Una batería superlativa
  • Sin duda, un móvil que da gusto enseñar

En contra

  • Sin NFC, adiós pagos móviles
  • MIUI en inglés, aunque puede cambiarse
  • El sonido no destaca como debiera

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de Gearbest. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio