Compartir
Publicidad
Wiko Upulse, análisis: un gama baja que quiere asomarse a la gama media
Análisis

Wiko Upulse, análisis: un gama baja que quiere asomarse a la gama media

Publicidad
Publicidad

Wiko está teniendo bastante presencia en el mercado europeo últimamente, y es que se centra en ofrecer terminales de gama media y baja para aquellos que tienen un presupuesto limitado. Una de las familias que presentó hace unos cuatro meses es la Upulse, una pareja de teléfonos cuya principal diferencia era el tamaño de pantalla.

En este análisis el protagonista será el Wiko Upulse normal, un teléfono de gama de entrada con algunas características más típicas de un gama media. A lo largo de este artículo veremos qué tal se ha comportado en los días que he podido usarlo y mencionaremos, como no puede ser de otra manera, sus virtudes y defectos.

Especificaciones humildes con algún intento de subir a la gama media

El Wiko Upulse es, en esencia, un terminal que podemos meter en la gama de entrada viendo la mayoría de sus especificaciones, aunque hay algunas en las que parece querer asomarse a la gama media. En general trae unas características técnicas bastante comunes en su rango de precios, como podremos ver en la tabla que dejamos a continuación.

Wiko Upulse, especificaciones
Dimensiones físicas 153.5 x 77.5 x 8.5 mm, 167 gramos
Pantalla 5,5 pulgadas
Resolución 1.280 x 720 píxeles
Procesador MediaTek MT6737
Quad-core 1,3 GHz
Procesador gráfico Mali T720
RAM 3 GB
Memoria 32 GB + microSD hasta 128 GB
Versión Android 7.0 Nougat + Wiko UI
Conectividad Wi-Fi 802.11 b/g/n
GPS con soporte A-GPS

Bluetooth 4.0
LTE
Radio FM
Sensor de huellas
Cámaras Trasera: 13 MP con flash LED y apertura f/2.0
Frontal: 8 MP con flash LED y apertura f/2.0
Batería Batería Li-Po, 3.000 mAh, no extraíble
Precio 199,95 euros

Como podemos ver en la tabla que está sobre esta línea, contamos con unas especificaciones que solventarán el día a día sin mucho problema. Empezando con las especificaciones puras y duras, contamos con una pantalla de 5,5 pulgadas, un estándar a día de hoy, y cuenta con una resolución de 1.280 x 720 píxeles, es decir, HD.

El procesador es un viejo conocido entre la gama de entrada, un MediaTek MT6737 de cuatro núcleos a 1,3 GHz y la GPU Mali T720. Para gestionar la multitarea contamos con 3 GB de RAM, mientras que para instalar aplicaciones y meter archivos tenemos 32 GB de almacenamiento que podemos ampliar con tarjetas microSD de hasta 128 GB.

Trio Capturas 1

En cuanto a la conectividad, tiene casi todo lo que cabe esperar de un teléfono de este tipo, Wi-Fi, LTE, Bluetooth 4.0, A-GPS, y hasta radio FM para escuchar tu emisora favorita sin tirar de internet. Nos falta, como suele pasar en móviles de este tipo, el chip NFC para realizar pagos o compartir archivos.

En el apartado fotográfico contamos con una cámara trasera de 13 megapíxeles con apertura f/2.0 y flash LED, mientras que en la parte frontal el sensor es de 8 megapíxeles y también tiene apertura f/2.0 y flash LED. En cuanto a batería, contamos con una pila no extraíble de 3.000 mAh y con Android Nougat como software en conjunción con Wiko UI, su capa de personalización.

Diseño bastante común, pero robusto en la mano

Img 0423

El diseño es uno de los puntos en los que algunos fabricantes se refugian para promocionar algunos de sus teléfonos, y es que en más ocasiones de las que pensamos la gente se guía por el aspecto físico para elegir un terminal más que por sus características o funciones. El caso del Wiko Upulse es algo parecido, aunque a primera vista pueda no atraer demasiado.

Si nos fijamos en el aspecto visual, es un teléfono que no va a llamar demasiado la atención a primera vista, pero que se nota que está bien construido. Si miramos en la parte delantera, vemos que los marcos están más o menos en la normalidad, aunque hubiera sido mejor reducir el superior e inferior para ganar en comodididad a la hora de agarrarlo. Además, con los botones en pantalla, podría haberse reducido el logo de Wiko para hacer de este un teléfono más compacto.

Img 0448

La parte trasera es de aluminio anodizado, aunque tengo que decir que no es esa la sensación que tenía, sino que era de plástico (de buena calidad, por otro lado), más por el tacto inicial que por el hecho de que la tapa puede extraerse (no es el primero que posee una tapa de aluminio extraíble). Al quitar esta carcasa podemos comprobar, al intentar doblarla, que no es plástico, sino metal.

Si nos fijamos en el lateral derecho, tenemos los botones de volumen y de encendido del terminal, teniendo este último una textura ligeramente diferente para diferenciarlo. Aquí el recorrido y dureza son los adecuados y no sobresale demasiado del marco. Contamos también con un mini-jack de auriculares en la parte superior y conector microUSB en la inferior.

Al tenerlo en la mano el terminal ha resultado un poco resbaladizo, pero se compensa con la sensación de robustez que te permite agarrarlo con seguridad. Sí que se hubiera agradecido que hubiera un poco más de separación entre los botones de volumen y encendido a la hora de usarlo, pues la diferencia de textura es tan pequeña que en algunas ocasiones en los primeros días me he equivocado de botón.

Pantalla con una visibilidad decente en exteriores

Img 0428

Uno de los elementos más importantes de un smartphone es su pantalla, ya que es lo que usamos para interactuar con nuestro dispositivo y, por lo tanto, es importante que sea de buena calidad. La pantalla del Wiko Upulse, con sus 5,5 pulgadas y resolución HD, cumple bien en general si no eres exigente con el tema de la resolución.

El brillo es bastante correcto en interiores, donde puedes configurar menos el 25% y seguir viéndolo todo bastante bien. Los ángulos de visión son, como ya es habitual en los móviles de hoy en día, muy buenos, pudiendo ver sin problemas el contenido de la pantalla. Aunque no es importante, hay que señalar que si giras el teléfono (o tú mismo) los tonos claros amarillean ligeramente.

Img 0424

Si nos vamos a la calle, aprovechando estos días donde el sol pega con toda su fuerza, tendremos que subir el brillo al máximo para poder distinguir lo que queramos ver en la pantalla. En ciertos momentos tendremos que lidiar con los reflejos, pero en lo que a nivel de brillo se refiere, podrás ver más o menos bien el contenido.

En cuanto al táctil se refiere, no tendremos ningún problema, responde con la rapidez que se espera de un smartphone de hoy en día y no experimentamos casi retraso desde que hacemos el gesto hasta que se ejecuta la instrucción (tocar, arrastrar, etc).

Rendimiento justo y autonomía en la media

Trio Capturas 2

Si hay algo que no se le puede pedir a un teléfono de gama de entrada es que tenga un rendimiento excelente en todos los aspectos debido a lo limitado de su hardware, pero en pleno 2017 sí que exigimos que sea solvente para las tareas más sencillas del día a día. En este aspecto nos encontraremos con luces y sombras.

La parte más positiva es que en la interfaz, así como en los ajustes, no hay prácticamente problemas a la hora de moverse, la fluidez es bastante notable. A la hora de abrir carpetas o aplicaciones sencillas, las animaciones son bastante fluidas, no hay sensación de lag por ninguna parte.

El rendimiento del Wiko Upulse en la interfaz es bueno, pero el problema lo encontramos con aplicaciones que exigan algo de esfuerzo al procesador.

Donde empezaremos a tener problemas es en ciertas aplicaciones exigentes (en buena parte de los juegos), ya no es sólo que los tiempos de carga sean superiores o el rendimiento en ellas sea inferior (eso es algo normal teniendo en cuenta su hardware), sino que al salir de ellas en más de una ocasión (al menos una decena) ha habido una recarga del launcher o, directamente, se ha quedado vacío y sin responder, lo cual me obligó a reiniciar el teléfono.

En cuanto a los juegos, nos encotramos con que su rendimiento es inferior al de otros móviles con similar hardware, con caidas de FPS, lags, más de una congelación de la pantalla y movimientos menos fluidos en casi todos los casos. En el apartado del rendimiento este Wiko Upulse está por debajo de otros terminales de su mismo precio.

Este teléfono tiene un sensor de huellas que, además de desbloquear el teléfono, puede abrir directamente aplicaciones (eso lo mencionamos más adelante). En cuanto a su funcionamiento, es bastante correcto, no es demasiado rápido, pero sí bastante fiable. En estos días no hemos tenido ningún fallo de este elemento.

WIKO UPULSE

UMIDIGI C NOTE

ZOPO COLOR F2

MOTO G4 PLAY

LG X SCREEN

PROCESADOR

MediaTek MT6737

MediaTek MT6737T

MediaTek MT6737

Snapdragon 410

Snapdragon 410

RAM

3 GB

3 GB

1 GB

2 GB

2 GB

ANTUTU

28.346

39.526

23.638

28.545

28.149 puntos

GEEKBENCH

550/1.534

665/1.839

530/1.497

523/1.337

511/1.312

Si pasamos a la autonomía del dispositivo, contamos con una batería de 3.000 mAh que, a pesar de que podemos quitar la tapa trasera, no es extraíble (simplemente es para acceder a las tarjetas SIM y microSD). Gracias a que el procesador es de bajo rendimiento podremos disfrutar fácilmente de un día de carga antes de tener que conectarlo.

Concretamente he podido aguantar unas seis horas de pantalla antes de pasar por el cargador a última hora del día con un brillo que se quedaba en el 30% en interior y entre 75 y 100% en exteriores. Si eres de usar poco el smartphone puedes llegar a estirar la duración de la pila hasta el día y medio o dos días antes de que, inevitablemente, tengas que ponerlo a cargar.

Hablando de la carga, esta se completa en poco más de dos horas partiendo del 15%, un tiempo algo superior a otros teléfonos con una pila de 3.000 mAh, pero que sigue siendo aceptable para no poseer carga rápida.

Duo Capturas 1

Software: Android 7.0 Nougat con bastante personalización

Una buena noticia aquí es que contamos con Android 7.0 Nougat de fábrica, algo que no es tan común a día de hoy como debería. Sobre el sistema operativo contamos con la capa de personalización Wiko UI, la cual introduce bastantes cambios a nivel estético y unas cuantas funciones que pueden ser útiles o no en función del usuario.

De inicio ya te proponen, tras la configuración inicial (meter el correo electrónico, conectarte a la red Wi-Fi...), instalar algunas aplicaciones y servicios, juegos incluidos. Cuando terminas de pelearte con esa parte, te encuentras con una personalización no demasiado agresiva, pero sí bastante notable.

Trio Capturas 3

Si te deslizas a la pantalla de la izquierda, verás una página que te mostrará cosas como tus aplicaciones favoritas (en lo que no es muy acertado, el Family Farm y el Mobile Strike no los he tocado), eventos, noticias, información meteorológica, etc. Esta pantalla puede desactivarse en los ajustes del launcher.

Hay bastante más personalización aparte de esta pantalla, como los gestos inteligentes con la pantalla apagada (aunque para que la función se active tienes que desbloquear la pantalla) o, mejor que esto, lanzar aplicaciones usando el sensor de huellas, característica que funciona muy bien, simplemente tienes que poner el dedo con la pantalla apagada y ejecuta la app al tiempo que desbloquea el teléfono.

En general la experiencia por la interfaz es positiva, aunque me resultó molesto que al abrir la carpeta aparezcan sugerencias de apps para descargar (cosa que también puedes desactivar en los ajustes del launcher. Hay algo de bloatware, pero no es demasiado alarmante, e incluso alguna de las apps te puede resultar útil.

Cámara: quizás el punto más fuerte de este dispositivo

Img 20170618 153752

Lo más normal en terminales de gama baja es que, para reducir el precio lo máximo posible, el primer elemento que se sacrifique sea el apartado fotográfico, pero por alguna razón en Wiko han decidido no hacer caso de esta norma no escrita. Estamos ante un sensor trasero de 13 megapíxeles y uno delantero de 8 megapíxles, cada uno con su propio flash LED.

Durante el día las fotos que saca el Wiko Upulse no tienen prácticamente pegas si nos fijamos en el rango de precios que ocupa este teléfono, donde capta una buena cantidad de luz y hasta tiene un rango dinámico mayor que el de sus rivales más directos (aunque tampoco echemos las campanas al vuelo).

Img 20170619 163733

El enfoque es bastante rápido, aunque sí he notado que el disparo es un pelín más lento que otros teléfonos, nada alarmante. Todas las apps de cámaras suelen tener más o menos los mismos modos (filtros, noche, macro...), pero en algunos casos tienen algo diferente, como es el caso del Super Pixel.

Superpixel1

Este modo hace una foto de 54 megapíxeles que, por cierto, tarda dos o tres segundos en capturar, y que básicamente te permite hacer una mayor ampliación. Me ha llamado la atención este modo porque la calidad con la que captura las imágenes es realmente buena y en el zoom no se pierde prácicamente detalle.

Hdr 1

Como no puede ser de otra manera, también tiene un modo HDR que dispara bastante rápido, aunque el resultado, como puedes ver en la foto sobre esta línea, no es muy diferente a si no lo usas. Aquí este modo es bastante eficaz para hacerle ganar un extra a su ya de por sí buen rango dinámico (para ser la clase de teléfono que es).

Durante la noche, como pasa con cualquier cámara de móvil, la calidad de las fotos es inferior, pero incluso aquí está por encima de rivales directos en la gama baja. Tenemos una buena cantidad de detalle, aunque para ello hay que pagar con un poco de ruido, pero el software hace aquí un buen trabajo al equilibrar ambos elementos.

Img 20170623 004347

Al igual que durante el día, la velocidad de enfoque de noche es bastante veloz y el disparo es rápido, aunque parece que se toma medio segundo más que, dicho sea de paso, no tiene efecto negativo en la calidad de la imagen.

En cuanto a la interfaz de la cámara no hay mucho que decir, ya que es muy similar a la que podemos encontrar en otros modelos. Los ajustes más importantes están a mano, llegando a tener cinco opciones en la parte izquierda de la pantalla (si pones el teléfono en horizontal). La transición entre modos es fluida y, en general, no me he encontrado con problemas a la hora de manejar esta aplicación.

Wiko Upulse, la opinión de Xataka Android

Si tengo que ser sincero, estoy bastante acostumbrado a analizar teléfonos que, en líneas generales, son bastante equilibrados, donde hay que recurrir a pequeños detalles para encontrar puntos a destacar tanto para bien como para mal. En el caso del Wiko Upulse esto no pasa, tiene unas virtudes y unos defectos bastante marcados.

Por la parte positiva tenemos su cámara que, como hemos dicho, es muy buena si la comparamos con la de otros teléfonos rivales, ya sea de día o de noche. Una sorpresa agradable ha sido el modo Super Pixel que, aunque no tiene porque ser de lo más útil, puede permitir posibilidades de edición posterior bastante amplias (y si fuera capaz de disparar en RAW más aún).

El Wiko Upulse tiene virtudes y defectos muy marcados, siendo lo mejor la cámara y lo peor el rendimiento en aplicaciones medianamente exigentes.

Otro aspecto en el que podemos estar satisfechos es en el diseño que, aunque no sorprenda a la vista, resulta bastante robusto a la hora de tenerlo en la mano. Es una pena que, ya que puedes retirar la carcasa trasera, no se pueda extraer la batería, eso le hubiera dado un par de enteros a este teléfono.

Lo peor del Wiko Upulse tiene que ver, sobre todo, con el rendimiento. He visto otros teléfonos con hardware similar moverse con más soltura por las aplicaciones y juegos sin encontrarme con problemas en el launcher al salir del mismo. La interfaz de por sí es fluida, pero jugar con este smartphone no es demasiado recomendable si quieres probar títulos medianamente exigentes.

Recomendar o no este teléfono dependerá mucho de si quieres un gran rendimiento o una buena cámara sin gastarte mucho dinero.

Sí que es cierto que, aunque se sitúe dentro de la gama económica, resulta algo caro si lo comparamos con smartphones con un hardware similar y que cuenta con un mejor rendimiento. Cualquier usuario que busque un teléfono de gama de entrada tendrá que comparar con otros de su misma clase, donde se encontrará algunas propuestas más interesantes o más económicas.

Recomendar o no este teléfono va a depender del tipo de usuario al que vaya. Si buscas un buen rendimiento en juegos, mejor busca en otro sitio, pero si quieres una cámara decente sin gastarte mucho dinero, el Wiko Upulse es un buen candidato para tu lista. Por suerte para los posibles compradores, las virtudes y defectos de este terminal están muy claras, tal y como podrás ver en nuestras valoraciones a continuación.

6,8


Diseño6,75
Pantalla7
Rendimiento6
Cámara7
Software7
Autonomía7

A favor

  • Buena cámara para su rango de precio
  • Android 7.0 Nougat de fábrica
  • Diseño robusto
  • El lanzamiento de aplicaciones con el sensor de huellas funciona muy bien

En contra

  • Rendimiento en juegos
  • Problemas de rendimiento al salir de algunas aplicaciones
  • Ausencia de NFC
  • Algo caro para lo que ofrece comparado con la competencia

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por Wiko. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos