Publicidad

Wolder Wiam #65, análisis: una propuesta sólida, sobre todo en diseño
Análisis

Wolder Wiam #65, análisis: una propuesta sólida, sobre todo en diseño

Publicidad

Publicidad

El fabricante español Wolder no es nuevo en esto de la telefonía, pero sus últimos lanzamientos evidencian un cambio de estrategia acertado y necesario a partes iguales. Atrás quedaron aquellos terminales con prestaciones básicas y diseños de calidad discutible, ahora desde Wolder nos proponen equipos mucho más solventes desde el punto de vista técnico, que además no descuidan en absoluto el apartado estético.

El Wolder Wiam #65 es el mejor ejemplo de esta metamorfosis, un terminal que combina un buen conjunto de especificaciones y un diseño que se refleja en los gama alta más consagrados, con un chasis de aluminio unibody que no pasa desapercibido. El Wolder Wiam 65 ha pasado por nuestras manos, te contamos nuestras impresiones.

Wolder Wiam #65, especificaciones técnicas

Wolder Wiam 65

Por fuera, el diseño del Wolder Wiam 65 deja muy buenas sensaciones, pero tampoco defrauda en el interior. Sin irse a los componentes más avanzados, la compañía cántabra nos ofrece un hardware muy completo y equilibrado con su móvil estrella, con piezas como la amplia pantalla de 5,5 pulgadas con resolución FullHD y densidad de 400 ppp.

Sobre el papel, las cámaras son uno de los puntos fuertes de este modelo (aunque luego veremos qué tal se comportan en la práctica), con un sensor Sony IMX230 de 21 megapíxeles para la parte trasera y una cámara secundaria de 13 megapíxeles con función de flash de relleno a través de la pantalla.

No se ha escatimado en rendimiento con un procesador Mediatek Helio P10, un ocho núcleos muy solvente que en este caso viene acompañado por 3 GB de memoria RAM. Además, el Wiam 65 también es generoso con la memoria interna y nos ofrece un fondo de 32 GB ampliables con MicroSD. También incluye las conexiones habituales, incluyendo un chip NFC y opción Dual SIM, todo alimentado por una batería de 3.000 mAh con función de carga rápida.

WOLDER WIAM 65
Dimensiones físicas 156,4 x 76,9 x 7,3 milímetros
165 gramos
Pantalla IPS 5.5 pulgadas
Resolución 1.920 x 1.080 píxeles, 400 ppp
Procesador MediaTek Helio P10 MT6755
Octa-core Cortex-A53 2 GHz
Procesador gráfico ARM Mali-T860 MP2
RAM 3 GB
Memoria 32 GB + microSD hasta 64 GB
Versión Android 6.0 Marshmallow
Conectividad Dual SIM 4G
Wi-Fi 802.11 b/g/n, WiFi hotspot
aGPS
Bluetooth 4.0
NFC
MicroUSB
Cámaras Trasera: 21 MP con auto-enfoque, flash LED, HDR, modo pro y vídeo FullHD con estabilizador digital
Frontal: 13 MP, flash de relleno, HDR, disparo por sonrisa/gestual, modo belleza
Batería Batería 3.000 mAh
Carga rápida
Otros datos Construcción metálica
Tecnología Miravision
Lector de huellas dactilares trasero
Precio 299 euros

Diseño premium a la altura

Wolder Wiam 65

No hace mucho, los diseños más elaborados se solían reservar para las gamas más altas, pero actualmente los materiales de calidad se han infiltrado también en el segmento medio y el Wolder Wiam 65 es una buena muestra de este cambio.

El Wiam 65 se viste con un chasis de aluminio unibody con bordes redondeados que guarda bastante parecido con el estilo de terminales como el OnePlus 3 y los HTC One. Todos los perfiles de la carcasa trasera se han cortado a láser, creando un bisel cromado en el marco que rodea el terminal, el orificio para el sensor de huellas y también las líneas de antena que contrasta con el tono gris mate del metal. Hablando de antena, las zonas superior e inferior de la carcasa son de plástico, pero su acabado imita bastante bien el del aluminio y no chirría demasiado a la vista.

La cámara trasera es bastante prominente, no porque sobresalga mucho (que lo hace), sino porque se ha colocado demasiado arriba y rompe la forma redondeada del borde superior, pero es un detalle más estético que funcional ya que no afecta a la hora de hacer fotos. Justo debajo está el flash LED y el sensor de huellas. También hay espacio para los logotipos de Wiam y Wolder.

Hablando del sensor de huellas, la colocación en la parte trasera resulta un tanto engorrosa en algunos momentos, por ejemplo si tenemos el móvil encima de la mesa ya que para desbloquearlo con este método es necesario coger el terminal, aunque esto es más una preferencia personal. El sensor se puede acceder fácilmente con el dedo índice y ofrece una buena respuesta, tanto en precisión como en rapidez.

Si pasamos a la parte frontal, la pantalla está cubierta por una lámina de cristal resistente 2.5D que se curva en los bordes, aunque la junta no está del todo acertada ya que no encaja directamente con el metal, sino que hay un perfil de por medio que crea una especie de corte que se podría haber disimulado un poco más. A pesar de este detalle, la ergonomía es buena y no se nota ninguna arista al sujetarlo.

Wolder Wiam 65 06

En la parte frontal también encontramos el botón de inicio táctil, que se ha extraído de la botonera virtual de Android y cuenta con un LED de notificaciones con forma alargada al que Wolder ha bautizado Quasar Light.

En cuanto a los botones físicos de volumen y encendido/reposo, Wolder ha apostado por un diseño muy sencillo, también en metal, y los ha colocado en la mitad superior del lateral derecho. Se puede acceder fácilmente a ellos con el pulgar o el índice según la mano en la que lo estemos sujetando, el problema es que están bastante juntos y tienen exactamente la misma forma, lo que ha hecho que más de una vez hayamos pulsado el que no toca.

Con respecto al tamaño, el Wiam 65 monta una pantalla de 5,5 pulgadas, por lo que no es precisamente compacto -aunque como decíamos su forma se adapta bastante bien a la mano. También es bastante delgado (7,3 mm), pero a pesar de ello sus 165 gramos resultan algo más pesados de lo que nos gustaría.

Al margen de los pequeños detalles, el diseño del Wolder Wiam 65 nos deja muy buenas sensaciones y supone un gran salto cualitativo en el catálogo de Wolder. El Wiam 71 ya apostó por el habitual combo metal-cristal, pero en el 65 es donde han conseguido plasmar esa idea premium de forma más contundente.

Pantalla grande, también en calidad

Wolder Wiam 65

Como ya hemos adelantado, la pantalla del Wolder Wiam 65 lo coloca en la categoría de phablets con una diagonal de 5,5 pulgadas, un tamaño amplio que ocupa su lugar en la delgada línea entre funcionalidad y experiencia visual -aunque si tienes las manos pequeñas, la balanza se inclina más hacia el apartado visual.

Las pantallas grandes han conquistado el panorama móvil y cada vez es más complicado encontrar terminales que ofrezcan una diagonal más comedida sin tener que recurrir a las habituales versiones “mini”. Como decíamos, con 5,5 pulgadas el Wolder Wiam 65 es bastante grande, tampoco se pasa pero hay ocasiones en las que nos sobran unas décimas de pulgada para que el manejo sea más cómodo.

RATIO CUERPO/PANTALLA
WOLDER WIAM 65 5,5 pulgadas, FullHD
156.4 x 76.9 x 7.3 mm
69,3%
OPPO F1 PLUS 5,5 pulgadas, FullHD
151.8 x 74.3 x 6.6 mm
73,9%
BQ AQUARIS M5.5 5,5 pulgadas, FullHD
151.8 x 75.5 x 8.4 mm
72,8%
iPHONE 6S PLUS 5,5 pulgadas, FullHD
158.2 x 77.9 x 7.3 mm mm
67,7%
SAMSUNG GALAXY S7 EDGE 5,5 pulgadas, QHD
150.9 x 72.6 x 7.7 mm
76,1%

Aquí el ratio cuerpo/pantalla juega un importante papel y, al compararlo con otros terminales con el mismo tamaño, queda claro que se podría haber ceñido un poco más la pantalla para conseguir que el tamaño total del conjunto no resultara tan aparatoso. En concreto los perfiles laterales añaden 3 milímetros a cada lado de la pantalla, mientras que hay 1,5 centímetros por arriba y 1,4 centímetros en la parte inferior.

En el apartado visual, Wolder apuesta por un panel IPS con resolución FullHD (1.920 x 1.080 píxeles), una configuración equilibrada que cumple con nota. Con una densidad de 400 ppp la nitidez está más que asegurada y la reproducción del color es muy acertada, con tonos fieles sin llegar a saturar como a menudo nos encontramos en paneles AMOLED.

Miravision

En este punto hay que hablar de del sistema Miravision, una mejora de imagen que nos permite configurar varios parámetros desde el menú Ajustes. Por defecto viene en el modo Estándar pero se puede elegir el modo Intenso si prefieres un punto más de saturación en los colores. Además hay una opción personalizada que permite elegir el contraste, saturación y brillo de la imagen.

Miravision también cuenta con un apartado para mejorar imágenes en movimiento con la opción Contraste dinámico, que aplica una especie de máscara de enfoque y potencia el contraste, y el efecto de color para conseguir tonos más vivos. Por último, destacamos que la respuesta táctil es muy buena y ofrece un nivel de brillo bastante alto para poder usarlo en exteriores.

Sonido correcto, pero mejor con auriculares

Wolder Wiam 65

Uno de los elementos comunes en la mayoría de smartphones con diseño unibody en aluminio es la colocación de los altavoces. A excepción de la serie One de HTC y algún otro modelo, casi todos los fabricantes eligen el perfil inferior para situar el altavoz. No es tan buena situación como la parte frontal, pero definitivamente es mejor que colocarlo en la parte trasera.

Al escuchar música a través del altavoz del Wiam 65 echamos de menos algo más de volumen, pero esto tiene sus ventajas, y es que al ofrecer un nivel más comedido no distorsiona y carencias como las dificultades para reproducir las frecuencias graves o el tinte metálico en las voces no se hacen tan evidentes.

El terminal viene con unos auriculares tipo in-ear incluidos en la caja que mejoran notablemente el sonido a la hora de escuchar música o también al hacer una llamada. Son bastante cómodos y cuentan con una botonera para poder controlar la reproducción o contestar llamadas sin tener que tocar el móvil.

Cámara: un buen sensor no lo es todo

Wolder Wiam 65

El apartado fotográfico es la asignatura pendiente de Wolder y el Wiam 65 es un claro intento por mejorar en uno de los puntos clave de un smartphone. Como ya hemos adelantado, la compañía apuesta por un sensor Sony IMX230 de 21 megapíxeles para la cámara trasera, un sensor que sobre el papel augura muy buenos resultados, pero que en el caso del Wiam 65 no exprime todo su potencial.

Wiam 65 Camara

Si las condiciones son óptimas la cámara consigue buenos resultados y el nivel de detalle es bastante profundo, aunque echamos de menos un plus de definición y más rapidez en el enfoque, sobre todo cuando la luz empieza a escasear -el problema habitual en la mayoría de smartphones.

wiam 65 camara

Tal y como vemos en la imagen sobre estas líneas, el rango dinámico es algo limitado y hay zonas de luces muy marcadas y sombras más profundas, aunque sin llegar a perder mucho detalle. La cosa cambia si lo forzamos un poco más en escenas en las que el contraste es mucho más marcado.

Wiam 65 Camara

El modo HDR puede ser de gran ayuda en esas situaciones en las que hay grandes variaciones entre luz y sombra. Sin embargo, esta función es algo lenta y hay que afinar el pulso si se quieren conseguir resultados óptimos ya que si movemos el móvil durante la captura se perderá nitidez e incluso pueden aparecer elementos superpuestos casi como si fuera una doble exposición.

Wiam 65 Camara

Como decíamos, el Wiam 65 se queda bastante corto en escenas nocturnas y el inevitable ruido hace acto de presencia, pero a pesar de ello puede sacarnos de algún apuro. Para suplir esta carencia, Wolder integra un flash LED de doble tono que si bien no consigue acabar totalmente con el ruido, a la distancia adecuada puede salvarnos la foto.

Hablando de flashes, la cámara delantera cuenta con un sensor de 13 megapíxeles y carece de flash LED, pero Wolder incluye un modo de flash de relleno a través de la pantalla que mejora los autorretratos en condiciones de poca luz.

Modo Pro

Aunque hemos visto que los resultados son mejorables, la cámara del Wiam 65 rinde mejor si le dedicamos tiempo y aprovechamos las funciones que incluye. En este punto destacamos el modo manual que se ha incluido entre las funciones de la cámara y que nos permite jugar con opciones como el balance de blancos, la obturación o incluso el enfoque. Es una característica cada vez más común pero que todavía no se ha extendido de forma global, sobre todo en móviles más sencillos, y que viene muy bien a la hora de sacar todo el partido a una escena.

La app de la cámara también incluye otras opciones como los modos de escena, el modo belleza, sistema antiparpadeo, disparo continuo y hasta disparo en modo RAW. En cuanto a los vídeos, permite grabar en FullHD con opción de cámara lenta y cuenta con un estabilizador de imagen, pero eso sí, digital.

La cámara es uno de los puntos más criticables de este modelo, sobre todo porque con ese sensor Sony esperábamos un rendimiento más eficiente del que nos ofrece. En general la cámara es algo lenta, tanto en el enfoque como el disparo, y aunque conseguir buenas fotos es posible, como decíamos hay que dedicarle tiempo. No obstante achacamos estos fallos a un problema de software y esperamos que se puedan solucionar con una actualización.

Rendimiento rápido, fluido... y caliente

Wolder Wiam 65

En el apartado del rendimiento, el Wiam 65 apuesta por un procesador que ya conocimos en nuestro análisis del Oppo F1 Plus, y que por cierto nos dejó muy buen sabor de boca. Hablamos del Helio P10, un chip con soporte de 64 bits firmado por la compañía china Mediatek que cuenta con ocho núcleos Cortex A53 a 2 GHz frecuencia de reloj. Le acompaña una GPU Mali T860 a 700 MHz de frecuencia y en este caso viene con 3 GB de memoria RAM.

Benchmarks Wolder Wiam 65
(Mediatek Helio P10)
AnTuTu 45.880 puntos
3D Mark Slingshot: 421 puntos
Ice Storm Unlimited: 10.922 puntos
Ice Storm Extreme: 6.569 puntos
PC Mark Work: 4.227 puntos
Storage: 2.976 puntos
Vellamo Chrome Browser: 3.194 puntos
Multicore: 2.360 puntos
Metal: 1.255 puntos
GeekBench 3 Single-core: 836 puntos
Multi-core: 3.207 puntos

Si nos fijamos únicamente en las pruebas benchmark, el Wiam 65 está bastante por detrás de los terminales más punteros que cuentan con chips mucho más potentes, pero sobre el papel todo se ve más negro, es en la práctica donde notamos que ese Helio P10 ofrece un rendimiento fluido que está a la altura de las necesidades que puede tener el usuario medio.

No da ningún problema a la hora de usar las aplicaciones más habituales como mensajería, redes sociales o editores de imagen. Tampoco hemos notado fallos al trabajar con muchas apps al mismo tiempo y los 3 GB de memoria RAM son más que suficiente en los escenarios de uso habituales. Lo que sí hemos notado es que el Wiam 65 se calienta, a veces más de lo que nos gustaría.

Wolder Wiam 65

Además de los benchmark, también lo hemos puesto a prueba con algunos juegos que demandan muchos recursos del sistema, como Asphalt 8 Airborne, Godfire: Rise of Prometheus, que por cierto está especialmente diseñado para procesadores Qualcomm, y por supuesto el juego del momento: Pokémon Go.

El procesador consigue mover estos juegos sin ningún problema, pero hay una constante en la elevada temperatura. A pesar de contar con un chasis de aluminio, el calor se concentra sobre todo en la mitad superior donde se sitúa la cámara y en algunas ocasiones llega a niveles bastante incómodos, sobre todo si vamos por la calle cazando Pokémon con este calor veraniego.

Sin embargo, el Helio P10 no se suele sobrecalentar y tampoco hay que perder de vista que estamos hablando de las primeras unidades de este modelo. A pesar de todo, en ningún momento ha habido cierres de apps provocado por el calor y sólo sucede con aplicaciones muy exigentes, la temperatura se mantiene a raya en la mayoría de situaciones.

La experiencia Android prevalece

Wolder Android

El Wiam 65 sale de serie de con Android 6.0 Marshmallow y mantiene la esencia de la versión stock de la plataforma sin apenas bloatware de serie, todo un acierto sobre todo si nos fijamos en esas capas visuales tan cargadas de otras marcas, que en lugar de suponer una mejor acaban por mermar la experiencia de uso de la plataforma.

En las primeras versiones tenía más sentido que los fabricantes aportaran una interfaz adicional para mejorar la plataforma, pero Android ha evolucionado mucho desde entonces y actualmente su interfaz Material Design ofrece un manejo muy intuitivo que no necesita más añadidos y en Wolder así lo han entendido, por lo que no tenemos ninguna queja al respecto. La rapidez de las actualizaciones pondría la guinda del pastel, pero de momento no sabemos cómo van a tratar este asunto ante la inminente llegada de Android 7.0 Nougat.

Botonera

Sin embargo, hay un cambio en la configuración habitual de Android que resulta bastante confuso y tiene que ver con los botones virtuales que se sitúan bajo la pantalla. Como decíamos en el apartado del diseño, Wolder ha colocado un botón de inicio táctil fuera de la pantalla al que han decorado con un LED de notificaciones muy original, pero este cambio afecta a la configuración de botones virtuales, que en lugar de los tres habituales se convierten en cuatro -cinco sumando la tecla Home.

En la pantalla encontramos el botón de menú, multitarea, retroceso y un último botón para poder ocultarlos. El resultado es una botonera excesivamente cargada e innecesaria, aunque tampoco supone un problema grave y en unos días nos acostumbramos a eso de tener tantos botones.

Wolder Big Button

Con respecto a las apps, Wolder aporta una herramienta que ya conocíamos por modelos anteriores y no es otra que Big Button. Dentro de esta aplicación, que por cierto viene por defecto en la pantalla de inicio, podemos aprovechar distintas promociones como dos meses gratuitos en la app de libros 24symbols, seis meses de Panda Security o dos meses de Wuaki TV.

Además de Big Button, la compañía también incluye un acceso directo a la tienda de Wolder y con él termina el bloatware incluido en este smartphone. Con 32 GB de capacidad no hay problemas de espacio, pero igualmente es de agradecer que el terminal no venga cargado de apps adicionales que en la mayoría de casos no usamos.

Batería grande con carga rápida, pero a medias

Wolder Wiam 65

Ser un phablet tiene ventajas, y no sólo de cara a la experiencia visual. Una pantalla amplia significa que el terminal es más grande y por tanto hay más espacio para una batería más solvente, pero en el caso del Wiam 65 se queda en 3.000 mAh, una cifra adecuada a sus prestaciones que sin embargo resulta algo justa teniendo en cuenta el peso que alcanza el terminal. Pero vamos a lo que interesa, que es la autonomía que ofrece.

Wolder Wiam 65 batería

El Wiam 65 ofrece una autonomía correcta, ni excesivamente prolongada ni tampoco nos ha dejado tirados. Si le damos un uso moderado y nos conectamos a redes WiFi siempre que sea posible, el Wiam 65 puede estar hasta dos días sin visitar el enchufe, pero eso sí, si planeas salir a capturar Pokémon no te librarás de llevar una batería externa contigo, y es que el juego es un devorador de batería en toda regla.

Con respecto a la carga, el chip Helio P10 cuenta con soporte para la carga rápida de Mediatek, aunque el cargador que viene incluido en la caja no es compatible con este sistema, por lo que no hemos notado ninguna mejora en este aspecto. Lo que sí hemos percibido es (de nuevo) una subida importante en la temperatura cuando el terminal se está cargando, aunque en este caso el calor está más repartido y no se nota tan caliente como cuando proviene del procesador.

Wolder Wiam #65, la opinión de Xataka Android

Wolder Wiam 65

La competición en esto de los smartphones es cada día más complicada y todavía más en el saturado segmento medio. La aparición de la llamada "gama media premium", en la que se inscribe este Wiam 65, es una clara prueba de que para destacar hay que ir más allá de un precio atractivo, también hay que aportar diseños de calidad y funciones que tradicionalmente se reservaban para la gama alta como sucedía con los sensores de huellas, siempre sin perder de vista un perfil técnico equilibrado que nos ofrezca una buena experiencia de uso.

No es una tarea sencilla, pero el Wiam 65 consigue salir airoso en la mayoría de puntos, con el diseño como uno de los aspectos más destacados. Es lo primero que nos entra por el ojo y trasmite muy buenas sensaciones nada más sacarlo de la caja, sensaciones que se mantienen al probar un hardware que, sin ser lo más avanzado, cumple con las expectativas de un móvil de su rango de precio.

Evidentemente hay apartados mejorables, sobre todo la cámara y ese problema de temperatura que nos ha dado más de un dolor de cabeza (sobre todo en nuestras Poké-salidas), pero en términos generales el Wiam 65 nos deja muy buen sabor de boca y es la confirmación de que la compañía española ha dado un giro en la dirección correcta.

Como cualquier otro móvil de su nivel, la mayor dificultad a la que se enfrenta el Wiam 65 es que pelea en un segmento en el que hay más opciones y lo puede tener complicado para destacar en el saturado escaparate. Por contra, su mayor ventaja con respecto a sus competidores, sobre todo los que llegan desde China, es su soporte técnico y la garantía de reparación en tres días.

7.6


Diseño8
Pantalla8.25
Rendimiento7.25
Cámaras7
Software8
Autonomía7.5

A favor

  • Pantalla grande y nítida
  • Buenos acabados
  • Rendimiento fluido para el día a día
  • Buena relación calidad/precio
  • Lector de huellas

En contra

  • Sobrecalentamientos ocasionales
  • Cámaras mejorables

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir