Hace meses que no hablo con un comercial gracias a que el filtro de Assistant me los quita a todos de en medio
Aplicaciones Android

Hace meses que no hablo con un comercial gracias a que el filtro de Assistant me los quita a todos de en medio

Google no deja de experimentar con el que es, con permiso de Alexa (y habría que echarlos a pelear), el mejor asistente por inteligencia artificial del mundo móvil y del hogar conectado. Assistant continúa evolucionando al tiempo que sus creadores añaden más y más capas a su funcionamiento.

Algunos Google I/O atrás, Google nos sorprendió dejando que Assistant llamase a un restaurante para reservar una mesa como si fuese un humano de pleno derecho. Pero hay otras funciones mucho más útiles en el día a día, como la que me está salvando de decir amablemente a los vendedores telefónicos que me dejen tranquilo. Hablo, cómo no, del filtro de llamadas de Assistant.

He bloqueado oficinas enteras de spameadores con Assistant

Es un hecho, ya no me acuerdo de lo que era tener que andar colgándole a los que deciden que la hora de comer (y de la siesta) es buena para llamarte y ofrecerte cambiar de compañía de teléfonos sin que tú lo hayas pedido. O de compañía de electricidad. O para que te cambies de banco. No me acuerdo porque ahora es Google quien habla con ellos. Es Google quien toma nota de qué quieren y yo decido, con la información en la mano, si contesto o no.

Hace ya algún tiempo decidí que era buen momento para dejar de marear la perdiz con marcas del ecosistema de Android y volví a la fuente. A los Pixel. Con un Pixel 5. Regresaba a ellos varios años después de meter en un cajón mi Nexus 5 y me encontré con una capa mucho más limpia de lo que recordaba. Y me encontré con funciones como la del filtro de llamadas de Assistant, que ojalá pronto esté disponible para todo el ecosistema.

Ojalá Google acabe liberándolo porque gracias a él he conseguido bloquear, número a número, oficinas enteras de spameadores. Números que te llamaban una vez, les ponías a Google al oído y colgaban. Y volvían a llamar desde el mismo número, idéntico pero cambiando sólo la última cifra. Un número en la mesa de al lado del anterior, o distinta salida desde la misma centralita. Ramón y Paco, Paco y Ramón, lo mismo son.

Dejando que Google conteste las llamadas por mí he conseguido que las llamadas de spam se hayan ido reduciendo paulatinamente hasta el punto que ahora no me llaman más de una vez a la semana. Y eso que estoy apuntado a la lista Robinson. Pero Google ha sido la solución definitiva. Porque en todo el tiempo que lo llevo usando sólo he recibido una transcripción. Una. Y sí, era de una comercial que quería que contratase la luz con otra empresa.

Mi madre tampoco atiende ya a los comerciales desde su Pixel

Bloqueados

Aunque el refrán suele decir que "de tal palo, tal astilla", en mi caso particular, el tecnológico, debería ser "de tal astilla, tal palo" (Una buena película con Dudley Moore, os la recomiendo). Porque es mi madre la que me usa de recomendador, la que se va comprando lo que yo le digo y la que ha caído, cómo no, en el ecosistema Pixel. Con un Pixel 6, por qué no decirlo.

Comiendo en cierto restaurante hace semanas, me vio desviar la llamada a Google mientras charlábamos de otras cosas y cuando le expliqué lo que hacía se le iluminaron los ojos de felicidad. "¿Yo puedo hacer eso?", me dijo. Le expliqué cómo hacerlo en su Pixel y listo, desde entonces ha hecho que los comerciales de operadores y otros negocios hablen con una inteligencia artificial que transcribe lo que le cuentan. De nuevo, no ha recibido ni una sola transcripción. Todos cuelgan antes. Y ella, como buena madre-aprendiz, los bloquea automáticamente tras colgar.

Filtro Llamadas Asistencial

Así que sí, espero que Google decida sacar su contestador de llamadas vía Assistant de los Pixel como ya hizo en su momento con el filtro de spam. Ojalá más usuarios puedan disfrutar de una función que me ha librado de un mundo comercial atosigante que no atiende a Robinsons ni a peticiones de "por favor, no me llamen más". Al final, los comerciales no tienen la culpa pues llaman a donde les dicen. Pero en mi mano está, desde hace tiempo, no volver a descolgarles el teléfono. Y vaya si funciona. De maravilla.

Imagen de portada | RawPixel en Freepik

Temas
Inicio