Probamos el VPN de Google: más seguridad para tu móvil a cambio de algunos inconvenientes

Probamos el VPN de Google: más seguridad para tu móvil a cambio de algunos inconvenientes

2 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Probamos el VPN de Google: más seguridad para tu móvil a cambio de algunos inconvenientes

Como añadido a sus planes de suscripción a la nube, Google ofrece un servicio de VPN a todos los que contraten un plan superior de One; o compren un Pixel 7. Aporta privacidad, impide que las webs rastreen el uso de Internet y es bastante rápido: hemos probado el VPN de Google para comprobarlo.

Con la enorme lista de servicios que ofrecen acceso a servidores VPN, Google ofrece su propia plataforma que, a su vez, incluye en dos de sus productos: Google One y los Google Pixel 7. En ambos casos el funcionamiento es el mismo, ya que este VPN activa una protección de seguridad y privacidad a las conexiones para así proteger al usuario, sobre todo en redes WiFi públicas. Bajo nuestras pruebas, el VPN de Google se ha comportado de manera correcta.

Sin registro de actividad y con IP oculta

Vpn Google

El VPN de Google está centrado en la privacidad y en la seguridad. Para ello, la empresa utiliza sus propios servidores para enmascarar la dirección IP del usuario facilitando que ninguna aplicación, web o servicio registre los datos de navegación. Tampoco lo hace Google: su VPN ni registra la actividad a través de las conexiones ni asocia el uso de Internet al perfil de usuario. Como bien especifica la empresa, Google utiliza software de código abierto en su VPN, perfectamente auditable.

Más allá de todas las características del VPN, su uso es muy sencillo y transparente: basta con activarlo para que se mantenga activo en el teléfono sin que enturbie en momento alguno su funcionamiento. No nos hemos encontrado problemas navegando por Internet, usando redes sociales, mensajería ni, incluso, plataformas de streaming multimedia: la velocidad del VPN de Google es alta. Siempre con una lógica pérdida:

  • Velocidad de bajada. 60 % menos con el VPN activo (de 284 a 171 Mbps).
  • Velocidad de subida. 60 % menos con el VPN activo (de 181 a 110 Mbps).
  • Latencia. 41 % más con el VPN activo (de 7 a 17 ms).

Todas las mediciones se realizaron con una red WiFi doméstica. También realizamos pruebas sobre red móvil en 5G de Movistar, pero no fueron concluyentes: el área de conexión resultaba muy variable. De media, las reducciones al activar el VPN de Google se mantuvieron en un nivel parecido al del WiFi.

Como ocurre con todos los VPN, la navegación se ve ralentizada. Esto implica que los juegos multijugador que necesiten baja latencia pierden atractivo con la conexión tunelada, también cae la experiencia general de Internet en zonas con baja cobertura. Para el resto de los casos no habría mayor problema.

Los servicios VPN no suelen ser apropiados para juegos online y otras tareas que requieran baja latencia. El de Google no es una excepción

Hemos utilizado el VPN tanto en nuestros Android como en el iPhone, el funcionamiento es similar. En ambos casos a través de Google One: basta con instalar la aplicación para que el VPN se active desde allí (en suscripciones de nivel superior). Nuestra experiencia con el servicio es positiva, aunque tampoco recomendaríamos una suscripción de Google One sólo por la mejora que implica el VPN. De adquirir un Google Pixel 7 sí que vale la pena utilizarlo, ya que forma parte de sus ventajas exclusivas.

Buen VPN para privacidad, mal si buscas desbloquear plataformas

Vpn Google

Las conexiones a través de servidores tunelados ofrecen mayor privacidad siempre que las empresas detrás de dichos servidores garanticen todos los datos que circulan por las conexiones. Es el caso de Google, su VPN es fiable. Ahora bien, no ofrece una de las ventajas que sí acostumbran a entregar los servicios de VPN: imitar las conexiones en otros países para desbloquear catálogos de plataformas como Netflix.

Vpn Google
Configuración del VPN desde Google One

Google no permite cambiar la dirección IP de su VPN, es el propio servicio el que asigna una IP privada. Bajo nuestras pruebas, se nos asignaron direcciones de Google en nuestro propio país de conexión. Esto implica que no podremos acceder a los servicios de otro país enmascarando una dirección IP de ese territorio. Una pega que la propia Google especifica en las funciones del servicio. Además, tener su VPN activo no reduce la publicidad en el teléfono (y podría disminuir ligeramente la autonomía).

El VPN de Google One, incluido también en los Pixel 7, nos ha parecido un buen complemento para quienes deseen no dejar rastro en Internet con sus móviles. No lastra en exceso la conexión, es muy estable, funciona tanto en Android como en iOS y es fiable. Suficientes ventajas como para usarlo si ya viene incluido en alguno de los dos productos que lo ofrecen.

Inicio