Compartir
Publicidad
Galaxy Note 7 volverá a ganar entre los phablets Android, pero sin riesgo en la lucha no hay gloria en la victoria
Móviles Android

Galaxy Note 7 volverá a ganar entre los phablets Android, pero sin riesgo en la lucha no hay gloria en la victoria

Publicidad
Publicidad

Ya está aquí: el rey de los phablets ha sido renovado. Tenemos con nosotros a un nuevo Samsung Galaxy Note, en esta ocasión el Galaxy Note 7 (no, no nos hemos confundido, al igual que Microsoft con Windows los coreanos se han saltado una numeración). Y esta vez simplifican, no habrá un Edge Plus por un lado y un Note por otro y no habrá segmentación por mercados.

Estamos, por tanto, ante la fusión definitiva de los terminales normales y los Edge, y veremos si la apuesta es completa el próximo año con el lanzamiento del nuevo Galaxy S8. Pero esto nos indica una cosa: a Samsung le está funcionando muy bien lo de la pantalla curva y no parece que vaya a volver a la senda de terminales sin esta característica, al menos en su gama premium.

Por otro lado ya os hemos contado todas las novedades. No hay más. El Samsung Galaxy Note 7 es básicamente un Samsung Galaxy S7 Edge algo más grande, con un puntero para tomar notas y el añadido del lector de iris. No hay grandes revoluciones.

¿Es suficiente, Samsung?

Samsung ha arriesgado poco en esta ocasión. Las ventas del S7 están funcionando y se han limitado a agrandar el terminal, meterle el famoso puntero y lanzarlo de nuevo al mercado. Las diferencias son tan pequeñas que quizá ahí se encuentre la explicación de saltarse la numeración de la gama Note.

Galaxy Note 7 097

Desde ese punto de vista es algo decepcionante. No hay grandes novedades respecto a lo presentado en febrero, estamos ante algo probado, que ya conocemos. No soprende. ¿Y será suficiente para arrasar en la gama phablets?

Seguramente sí. El éxito del Galaxy S7 le precede. Lo mantiene todo y le añade lo distintivo de la gama Note (tamaño y puntero). No hay riesgos, pero es que la apuesta es segura. La crítica y las ventas del S7 han indicado el camino a Samsung para no iterar en exceso. Es el momento de hacer caja, con las cifras de la compañía coreana por todo lo alto.

Quizá sea suficiente, pero es aburrido

El problema que puede tener mucha gente es que, aunque el terminal va a ser sólido y gusta mucho, pues ya gustaba el S7, la falta de novedad es preocupante. Puede aburrir. Y esto es peligroso pues las renovaciones de terminales dependen mucho de la pasión que levante.

Con este terminal, y quizá con el próximo S8, Samsung ha terminado el giro que comenzó cuando lanzó su experimental Note Edge hace dos años. Y también el que comenzó hace año y medio cuando lanzó el S6 y pasamos a tener terminales premium basados en cristal y metal y no tanto plástico. El experimento ha funcionado tan bien que ahora todos los terminales de gama alta van a ser curvos y de cristal. Pero el próximo año ya toca renovar.

Galaxy Note 7 096

Las cifras de Samsung son buenas, pero es ahora precisamente cuando tienen que empezar a trabajar en nuevos conceptos. De lo contrario, a pesar de que las ventas van a ser muy buenas, se puede empezar a agotar esta estupenda renovación que ha logrado sacarse de la manga Samsung. Recordemos que Samsung ya pasó por eso y no ha logrado remontar precisamente hasta este giro.

Si volvieran a caer en la monotonía ahora el momento es más peligroso, pues hay mucha y mejor competencia por todos los frentes. De momento la presentación del Note 7 es un toque de atención, no hay ideas nuevas. Esperemos que no sea así y que simplemente las tienen guardadas en un cajón para el próximo año.

Samsung Galaxy Note 7, primeras impresiones en vídeo

En Xataka Android | Samsung Galaxy Note 7, comparativa: así queda la gama alta Android con el phablet estrella de Samsung
En Xataka | Samsung Galaxy Note 7: mucha herencia de Galaxy S7 y un puntero como principal arma

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos