Mucha autonomía y carga lenta, o carga muy rápida y autonomía justa. Xiaomi reabre el debate de las baterías
Móviles Android

Mucha autonomía y carga lenta, o carga muy rápida y autonomía justa. Xiaomi reabre el debate de las baterías

Conocíamos ayer los nuevos Xiaomi Redmi Note 12, incluyendo las variantes Redmi Note 12 Pro y 12 Pro+, así como un Redmi Note 12 Explorer con la carga más rápida del mundo (210 W). Precisamente este aspecto es el que reabre el viejo debate sobre las preferencias en cuanto a batería.

Si hace unos meses era el iQOO 10 Pro de Vivo el que pulverizaba los récords con una carga completa en 10 minutos, este nuevo móvil de Xiaomi toma aún más ventaja con una carga en 9 minutos. Sin embargo, podría perder algo de sentido si tenemos en cuenta su batería de 4.300 mAh y los peligros de la carga rápida.

Nadie quiere estar tres horas cargando el móvil, pero...

Carga Rapida

La carga rápida no es una novedad de 2022. De hecho, surgió hace ya unos años cuando potencias de 25 o 30 W empezaron a estandarizarse y a llevar ese adjetivo. Sin embargo, hoy en día ver a un fabricante hablar de esas velocidades y catalogarlas como "carga rápida" produce incluso risa si se observan modelos con potencia de 120 W, 150 W, 200 W o los recientes 210 W del Redmi Note 12 Explorer.

Poder cargar el móvil completo en pocos minutos es una absoluta bendición para todos aquellos que, sea de forma frecuente o casual, disponen de poco tiempo para cargar el dispositivo por tener que salir de casa. Sin embargo, ¿qué de bueno tiene cargar tan rápido el móvil si luego va a haber que enchufarlo antes de la cuenta?

Una batería de 4.300 mAh como la del Redmi Note 12 Explorer no es que sea una mala batería tampoco. No hemos podido además probar el terminal para dar fe de la autonomía que ofrece y de su variación dependiendo del uso. Sin embargo, queda evidentemente lejos de los 5.000 mAh que ya es estándar en la industria y que incluso el resto de Redmi Note 12 incorporan (pese a que sus velocidades de carga sean inferiores).

"Tengo prisa por salir, pero lo cargo en solo 10 minutos. Ups, no he regresado a casa y ya está agotada la batería."

Por tanto, sin llegar a ser un drama tener una capacidad por debajo de los 5.000 mAh, es evidente que al final tocará sufrir más por evitar que se agote. Si estamos en casa, en la oficina o cualquier otro lugar con un enchufe cerca, sin problema. Se vuelve a cargar en pocos minutos y listo. Pero mucho cambia el cuento si no tenemos acceso al cargador y vamos a estar varias horas así.

En mi opinión personal (y creo que en la de muchos), parece tener más sentido una batería más amplia que alcance para pasar una larga jornada lejos del enchufe incluso si hemos salido de casa con el porcentaje de batería por debajo del 100%.

A esto debemos sumarle los peligros de la carga rápida. Los fabricantes (no solo Xiaomi) se empeñan en hablar de ciclos de carga para demostrar que es un sistema seguro, la física nos dice que es imposible mantener la misma longevidad en una batería que se carga a esas velocidades.

Y es que es inherente que, pese a que se incorporen sistemas de refrigeración, la temperatura de la batería siempre se va a elevar durante la carga y a mayor velocidad, más sube esta. Si ya de por sí este componente es de los que más rápido tienden a desgastarse, con la carga rápida se acelera aún más el proceso.

Otro punto a tener en cuenta es el asunto económico y más viendo cómo se están poniendo las tarifas de la luz. Si bien es cierto que el consumo de energía del cargador podría llegar a ser ridículo como norma general, es evidente que un adaptador de mayor potencia elevará las cifras de la factura más que uno 'normal'.

Por tanto, lo ideal sería cargar los móviles a la menor potencia posible. Aunque no podemos ser tan necios a la evidencia, y es que tampoco es cuestión de irse a los extremos y tardar 12 horas en cargar un móvil. Por tanto, un término medio siempre es lo mejor tanto para la comodidad de uno mismo como para alargar la vida de la batería.

Con esto queremos decir que al final el uso esporádico de la carga rápida no tiene por qué ser malo. ¿Sufrirá un mayor deterioro la batería en esos usos puntuales que de forma habitual? Sí, pero son eso, casos puntuales. Y si hilamos con lo dicho anteriormente, tener una mayor capacidad de batería ayudará a que al final esta cumpla su cometido de no dejarnos tirados cuando estamos lejos del enchufe.

En cualquier caso, y solo faltaría que no, cada cual es libre de dar preferencia a la cualidad que mejor le venga. ¿Prefieres batería o carga rápida?

Temas
Inicio