Publicidad

Nokia 3, primeras impresiones: apuesta total por Android a un precio difícil de batir
Móviles Android

Nokia 3, primeras impresiones: apuesta total por Android a un precio difícil de batir

Publicidad

Publicidad

Nokia está de vuelta, y esta vez con Android. A pesar de todas las novedades que se han visto, sin duda el regreso de la compañía finlandesa es el hecho por el que será recordado este MWC 2017. Todavía es pronto para saber si estamos ante un nuevo triunfo o una nueva decepción, pero de momento sus propuestas tienen muy buena pinta, como es el caso del Nokia 3.

Para esta primera hornada de dispositivos, Nokia ha querido centrarse en los segmentos medio y de entrada, equipos con prestaciones equilibradas, precios ajustados y garantía Android para llegar al gran público. El Nokia 3 es el smartphone más sencillo de la gama, también el más pequeño y lo que es más importante: el más barato. Hemos probado el Nokia 3, estas son nuestras primeras impresiones.

Lo asequible también puede ser premium

Nokia 3

Antes de entrar en materia destacamos que el precio oficial del Nokia 3 es de 139 euros, todo un chollo si lo comparamos con muchas propuestas de la competencia. Sin embargo, en HMD ya nos advirtieron de que el precio podría variar según el país por el tema de los impuestos, aunque esperamos que no aumente excesivamente en su llegada a España.

Las especificaciones técnicas son un apartado clave en un smartphone. De ellas depende que obtengamos una buena experiencia de uso, pero no hay que subestimar el poder del diseño. Estamos acostumbrados a que teléfonos baratos se sientan baratos en la mano, pero con el Nokia 3 la sensación entre lo que transmite el diseño y su precio provisional o características está más desequilibrada, pero es un desequilibrio positivo.

Cuando fui al stand de Nokia para ver lo nuevo de la marca finlandesa, esperaba encontrarme con dos smartphones más interesantes, los Nokia 5 y Nokia 6, y un tercero, el Nokia 3, mucho más básico en el que los recortes de precio serían apreciables a simple vista, pero me equivoqué. Es más, nada más verlo pensé que en realidad era el Nokia 5.

El Nokia 3 no parece un terminal de gama de entrada. La combinación de aluminio y policarbonato nos recuerda a la serie Lumia y sus buenos acabados lo hacen pasar por un terminal de gama superior.

El Nokia 3 no parece un terminal de gama de entrada. Los acabados de su diseño, que por cierto está realizado en aluminio y policarbonato, muy al estilo Lumia, pasan por los de un móvil de gama superior y la sensación en mano es muy buena. Los bordes redondeados contribuyen a un agarre cómodo y la construcción transmite solidez, mientras que su tamaño compacto hace de él un terminal manejable y ligero.

Nokia 3

Hablando de tamaño, el Nokia 3 apuesta por una pantalla IPS de 5 pulgadas en diagonal y resolución HD, una combinación no precisamente puntera pero sí muy equilibrada. Las imágenes se ven nítidas, la respuesta es rápida y el brillo alto. No obstante, al estar en un interior no hemos podido ver qué tal se desenvuelve bajo la luz solar pero, según nos han comentado en el stand (también se puede ver en la página oficial), cuenta con un filtro polarizador para minimizar reflejos.

En este caso no hay rastro de lector de huellas en el frontal, un detalle que lo aleja de sus hermanos mayores. En lugar de eso, Nokia coloca las tres teclas capacitivas fuera de la pantalla.

Ser el hermano pequeño tiene desventajas

Nokia 3

Ha quedado claro que el diseño nos ha sorprendido para bien, pero no hay que perder de vista que su condición de hermano pequeño se traduce en unas características técnicas bastante básicas.

El procesador es quizás el punto más flojo. Se trata de un Mediatek 6737 de cuatro núcleos al que Nokia ha acompañado de 2 GB de memoria RAM. La memoria interna se queda en unos ajustados 16 GB, por lo que el uso de MicroSD se hará necesario para prácticamente todos los usuarios.

En la batería encontramos una unidad de 2.650 mAh, capacidad que a priori parece adecuada a sus características. Nokia no apuesta por el estándar USB-C, si no que se conforma con un puerto MicroUSB. El resto de puertos físicos se reducen al minijack situado en la parte superior del chasis y las dos bandejas (SIM y MicroSD) situadas en el lateral izquierdo.

Nokia 3

Con respecto a las cámaras, destacar que cuenta con la misma cámara tanto en la parte trasera como en la frontal. Se trata de un sensor de 8 megapíxeles con lente f/2.0 y enfoque automático. De nuevo estamos ante una configuración algo ajustada que se aleja bastante del pasado de la marca en el que las cámaras eran uno de sus puntos fuertes, aunque no olvidamos que estamos ante el más sencillo de la gama.

De momento la cámara no está del todo pulida y desde Nokia no nos permitieron extraer ninguna imagen, pero nos dejó buenas sensaciones para un equipo de su nivel; el enfoque es rápido y el modo HDR automático da buenos resultados. Habrá que esperar para poder probarlo más a fondo.

El Nokia 3 sufre las consecuencias de ser el hermano pequeño y su hoja técnica es la más básica de la serie aunque, a falta de probarlo más a fondo, debería ser más que suficiente en las tareas del día a día.

Volviendo al tema del rendimiento, a falta de someterlo a los benchmarks de turno, estamos ante una configuración básica que sin embargo debería ser más que suficiente para cubrir las tareas del día a día. Durante la prueba, el sistema respondió muy bien, con transiciones fluidas incluso al exprimir la multitarea o reproducir juegos algo más exigentes. Eso sí, aquí el software también ayuda.

Android puro, esta vez sí

Nokia 3

No es la primera vez que Nokia prueba suerte con Android, ya lo hicieron con aquellos desafortunados Nokia X que pasaron desapercibidos por el escaparate. Esta vez Nokia ha puesto toda la carne en el asador con su regreso y, no contentos con apostar por la plataforma Android, han destacado una y otra vez que sus terminales vienen con Android puro, es decir, que no incluye ninguna capa de personalización ni bloatware de ningún tipo y esto contribuye a una experiencia de uso más fluida.

Nokia apuesta por la experiencia Android: no hay personalización o bloatware y prometen actualizaciones puntuales, lo que supone una clara ventaja sobre muchos de sus competidores

Concretamente, este Nokia 3 viene con Android 7.0 Nougat y Nokia ha prometido parches de seguridad mensuales. El problema de las actualizaciones es especialmente grave en terminales de gama media-baja, por lo que si este Nokia 3 recibe actualizaciones puntuales tal y como ha prometido la marca, tendrá una clara ventaja sobre muchos de sus competidores.

Con esta jugada, Nokia se convierte en una opción muy interesante para los amantes de la experiencia Android 'stock' y un enemigo muy real para marcas como Motorola, que también ha hecho de la limpieza de su software su principal argumento contra la competencia.

Eso sí, teniendo en cuenta su hardware, el Nokia 3 no se va a actualizar eternamente. Llegará un momento en el que deje recibir actualizaciones de forma oficial y entonces perderá su mayor atractivo. Habrá que ver cómo lo gestiona Nokia cuando llegue el momento.

¿El primer paso hacia un segundo éxito o un estrepitoso fracaso?

Nokia 3

No hace mucho especulábamos con lo que habría pasado si Nokia hubiera apostado por Android en lugar de Windows Phone y, aunque a toro pasado es muy fácil ver los errores, lo más seguro es que hoy no estaríamos hablando del regreso de Nokia, si no que la marca finlandesa nunca se habría ido.

La competencia actual es feroz pero, aunque lleguen tarde, Nokia sigue siendo Nokia, y eso es algo difícil de olvidar.

Dicen que más vale tarde que nunca y finalmente Nokia lo ha apostado todo al caballo ganador. Con casi un 82% de cuota de mercado, está claro que Android es el sistema operativo líder. Sin embargo, en este negocio, además de saber ver las oportunidades, hay que llegar a tiempo, y aquí Nokia llega muy tarde.

Nokia 3

La vida sigue y, durante los años en los que Nokia coqueteaba con Windows Phone y acaba siendo comprada por Microsoft, el panorama Android ha crecido hasta llegar a la casi completa saturación, sobre todo en las gamas media y de entrada donde se sitúa este Nokia 3.

En este sentido, Nokia regresa en un momento en el que la competencia es numerosa y ofrece propuestas muy interesantes. Sin embargo, no es menos cierto que Nokia sigue siendo Nokia: la marca que fue líder durante muchos años y era sinónimo de calidad, y eso es algo difícil de olvidar.

El Nokia 3 se queda algo corto en el plano del hardware, pero lo compensa con un software a la última y un precio ajustado.

El Nokia 3 se queda algo corto en el plano del hardware, pero lo compensa con un software a la última y, sobre todo, un precio ajustado. Este es sólo el primer paso, todavía queda que construyan un catálogo más amplio que también tenga en cuenta la gama alta y que su estrategia de venta y soporte esté a la altura, pero de momento Nokia tiene en su mano los ingredientes para triunfar en esta nueva etapa.

En Xataka Android | Nokia regresa y esta vez con Android: lo bueno, lo regular y lo malo
En Xataka | Nokia 5 y 6, primeras impresiones: ni plástico mítico ni súper cámaras, la nueva Nokia es sencillez, diseño y pureza

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir