Compartir
Publicidad
Nokia regresa y esta vez con Android: lo bueno, lo regular y lo malo
Móviles Android

Nokia regresa y esta vez con Android: lo bueno, lo regular y lo malo

Publicidad
Publicidad

Después de muchos rumores y una vez que el acuerdo no competir con Microsoft ha caducado, Nokia ha vuelto al mundo de la telefonía móvil. Y esta vez, como debería haber sido cuando se equivocaron al elegir Windows como sistema operativo, con Android.

Todos los que vivimos el nacimiento del boom de la telefonía móvil, antes de los smartphones, recordamos a Nokia. Es una marca icono, a pesar de llevar varios años desaparecida. Y es por eso que han vuelto no solo con smartphones sino con un feature phone icónico, el 3310. Seguro que será un superventas, aunque con márgenes pequeños. La nostalgia vende.

El regreso de Nokia: lo bueno

En 2011 Nokia andaba bastante perdida. No había logrado entender el cambio del mercado y los smartphones se estaban comiendo todo el pastel. Symbian, su sistema operativo desarrollado para este tipo de terminales no lograba dar la talla y perdía cuota de mercado a pasos agigantados. Para combatirlo decidieron cambiar de sistema operativo y tenían que elegir entre Android y Windows.

Al final decidieron Windows. Y mucho tuvo que ver que el CEO de Nokia en dicho momento era Stephen Elop, antiguo directivo de Microsoft, aunque luego dio explicaciones. Lo cierto es que la apuesta fue un fracaso y la división de móviles acabó en la compañía de Redmond solo dos años después.

Nokia1

En el camino quedaron algunos experimentos de Nokia como el Nokia X (un Android sin Google), pero por fin tenemos a Nokia donde debería haber estado en 2011: con un sistema operativo ganador, con mucha calidad y gran cantidad de aplicaciones.

Ya sea por la nostalgia o porque cuantos más jugadores haya mejor, la vuelta de Nokia es una buena noticia. Y, además, que vuelva con Android es una noticia excelente para los que disfrutamos con este sistema operativo. Hay que estar de enhorabuena.

Nokia regresa pero no es Nokia, lo regular

Lo cierto es que desde que Nokia vendió la división de móviles a Microsoft ya no es una empresa de móviles. Perdió a sus empleados especialistas en dicho mercado, sus fábricas y se centraron en el otro negocio: equipos de red de telefonía móvil. De hecho compraron Alcatel-Lucent hace no mucho, centrando aún más su negocio principal.

Pero en el acuerdo de venta con Microsoft no vendieron su marca. Y Nokia como marca de móviles sigue teniendo un valor. Así que merece la pena fabricar móviles Nokia, aunque no sea su negocio principal. Ante una situación así lo mejor es licenciar la marca y es lo que han hecho.

Por tanto los nuevos Nokia no son realmente de Nokia, sino de HMD Global Oy (HMD) y fabricados en China por Foxconn. Es decir, estamos ante algo parecido a la nueva Alcatel, que en realidad es una marca que produce la empresa china TCL y que tiene poco que ver con los creadores de móviles de finales de los 90.

Nokia3

Sin embargo hay alguna diferencia. HMD está formada por exempleados de la división de móviles de Nokia y Microsoft. Es decir, aunque los nuevos Nokia no serán diseñados y fabricados por Nokia detrás está gente que sí hacían terminales Nokia la década pasada. Y han logrado la cesión de la marca para hacer smartphones durante 10 años por parte de Nokia y también por parte de Microsoft, ya que para la venta de feature phones era la compañía americana la que tenía la licencia de la marca hasta 2024 (de ahí el lanzamiento del nuevo 3310). Dentro de lo malo (Nokia realmente no está haciendo móviles de nuevo) estamos en la mejor situación (detrás están sus ex-empleados).

Pocos modelos Nokia y sin gama alta, lo malo

En esta primera hornada de smartphones Android Nokia ha lanzado tres modelos, el Nokia 3, 5 y 6. Lo cual tiene buena pinta pues podríamos pensar que atacan los tres segmentos principales, gama de entrada, media y alta. Pero no, estamos ante gamas de entrada y media. Atacando un sector donde hay mucha población y opciones.

Esta no es la revolución que esperábamos de Nokia

Lo que necesitábamos de Nokia era una vuelta de tuerca al mercado, es entregar todo el conocimiento de la gente que hace unos años no pudo desplegar todo su ingenio para atacar como se debía el mercado de los teléfonos inteligentes. Pero sacar terminales de gama de entrada y media no es lo que hará que Nokia revolucione el mercado, ni mucho menos.

Lo que necesitamos de Nokia es un producto rompedor, innovaciones como las que presentó en su día con el ya famoso 3310, que logró popularizar los teléfonos móviles. Es cierto que ahora entran en un sector maduro pero si quieren llegar a ser lo que fueron no pueden atacar únicamente las gamas más económicas. Y por eso, en mi opinión, Nokia será un jugador irrelevante si no logran destacar con algo especial. Esto es, desde luego, lo más negativo de la vuelta de Nokia.

En Xataka Android | Llega el Nokia 3, la versión más asequible y pequeña de la familia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos