Qué mirar para acertar en la compra de un teléfono Android reacondicionado

Qué mirar para acertar en la compra de un teléfono Android reacondicionado
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Hay quien a la hora de cambiar de móvil no opta por un teléfono nuevo, si no que apuesta por un modelo reacondicionado: por un lado se trata de una opción más sostenible para cambiar de terminal al darle una segunda vida a un dispositivo que ya ha sido usado, por otro te ahorras un buen dinerillo. Ahora bien, como cuando compras un coche de segunda mano, este es un campo lleno de minas decisiones para que tu compra sea un éxito. Sigue leyendo para descubrir qué es importante a la hora de comprar un teléfono reacondicionado.

Reacondicionado vs segunda mano

Aunque es cierto que muchos de los puntos que vamos a ver en este artículo sobre teléfonos reacondicionados aplican para la segunda mano, hay diferencias importantes entre ambos estados.

Un teléfono reacondicionado es un terminal que ha sido devuelto a la tienda o a la marca por el comprador. Puede que sea porque no estuviera satisfecho con su compra, porque hubiera desperfectos en el embalaje, pero también por algún problema. Dentro de este saco de reacondicionados entra también los teléfonos de exposición (algo que se especifica), previsiblemente con muchas horas a sus espaldas aunque aparentemente luzcan casi como nuevos.

En cualquier caso, antes de volverlos a poner a la venta como reacondicionados, se comprueba su estado y se realiza el mantenimiento pertinente para velar por su buen funcionamiento. Como consecuencia, los comercios pueden ofrecer algún tipo de garantía.

Como no es lo mismo un teléfono de exposición que uno que se ha quedado en la tienda por tener caja un poco rota, lo habitual es que los comercios clasifiquen los reacondicionados en grados o estados. Así, El Corte Inglés opta por letras de la A a la D y los extras de "a estrenar" y "casi a estrenar", Amazon opta por "nuevo", "como nuevo", "muy buen estado" y "buen estado". No está de más echar un vistazo a las clasificaciones de las tiendas para saber qué puedes esperar del estado del teléfono.

Otra cuestión diferente son los teléfonos de segunda mano. En este caso han tenido (al menos) un dueño que lo ha estado usando durante cierto tiempo y ha optado deshacerse de él, o bien de forma directa, en plataformas como Wallapop, Milanuncios o Vibbo, o bien con un intermediario. En este caso la valoración del estado es algo más subjetivo, ya que dependerá de la buena fe y conocimientos del vendedor.

Si optas por la segunda mano, lo ideal es que puedas echarle un vistazo y probarlo tú antes de la compra, contar con ciertas garantías de la plataforma y, si todavía está en plazo, que el vendedor te entregue la factura de compra por si tuvieras que ejecutar la garantía.

Captura De Pantalla 2023 01 16 A Las 16 40 16

¿Qué garantía tiene?

Mientras que un teléfono de segunda mano puede que todavía tenga garantía activa ante fallos de fábrica (que recordemos es de tres años desde la entrada en vigor de la normativa recogida en el BOE- Real Decreto-Ley 7/2021 de abril de 2021), para lo que insistimos, necesitarás que el dueño original te facilite la factura o ticket de compra, los productos reacondicionados tienen su propia garantía.

La ley de consumo anterior no aplica a reacondicionados, en cuyo caso la garantía legal es de al menos 12 meses, si bien algunos comercios la extienden hasta 36 meses, es decir, tres años como si de un producto nuevo se tratara. Así que es buena idea conocer la extensión de la garantía que ofrece el comercio en cuestión para ese producto y guardar el ticket pertinente.

Una diferencia importante entre teléfonos nuevos y reacondicionados es que en caso de hacer uso de la garantía, en el segundo no es posible reclamar la sustitución.

Cuántos años lleva en el mercado

Quizás alguien se compre un Samsung Galaxy S22 hoy o que se lo hubiera comprado cuando salió a la venta. En la práctica, en el segundo lo habría estado usando un año más, lo que debería preocuparte si compras en el mercado de segunda mano, tanto por su deterioro por la garantía. En reacondicionados lo verdaderamente relevante es de qué año sea el modelo.

Puede que antes de poner un teléfono reacondicionado a la venta le hayan tenido que cambiar la pantalla, la batería o algún que otro elemento, pero la esencia del hardware que va a integrar va a ser el mismo. Y si el hardware está obsoleto, no va a ser una buena compra aunque esté esté nuevo. En estos tiempos que corren, descubrir el año y ficha técnica de un teléfono es tan fácil como googlearlo y echar un vistazo a la web del fabricante. ¿Que ya no está disponible? Tranquilidad, seguro que te encuentras con una de las muchísimas post de producto que tenemos en Xataka.

Así, puede haber un teléfono que tenga dos años que vaya regulero y otro con tres años que experiencia una experiencia fluida. Una recomendación general es apostar por teléfonos de gama alta. Primero, porque de buenas a primeras es raro encontrar modelos modestos, pero segundo y motivo principal, porque soportan mejor el paso del tiempo.

Componentes

Aunque lo suyo es que las aplicaciones y servicios del futuro sean más eficientes en su funcionamiento y consumo energético, por lo que sin pensar mucho podemos creer erróneamente que quizás se muevan bien en un dispositivo con cierto tiempo en el mercado y un hardware apañado, seguro que no es la primera vez que actualizas una aplicación en un teléfono que ya tiene un par de años y descubres que va peor. Sin detenernos ni profundizar en tecnicismos como arquitectura o componentes, es importante tener claro que el software nuevo va mejor con hardware nuevo, porque ha sido diseñado para este. Y si el hardware no es nuevo, que al menos vaya sobrado de RAM y que cuente bajo el capó con un chip potente, ya que envejecen mejor.

¿A partir de qué fecha un teléfono es viejo? Aquí no hay una cifra clara y cerrada como con la garantía, así que por experiencia personal y de forma general recomendaría un modelo de gama alta que lleve dos años o menos en el mercado. Pero no todo es blanco o negro, porque entra otra cuestión fundamental: el tiempo de actualizaciones.

Sistema operativo y años de actualizaciones

Android

Tradicionalmente los iPhone han sido los reyes del mercado reacondicionado porque cumplen varias de las premisas anteriores, a saber, son de gama alta, es fácil saber de qué año son y lo más interesante: ofrecen cinco años de actualizaciones. ¿Y los fabricantes Android? Se ha puesto las pilas, en parte obligado al verle las orejas al lobo con los deseos de la UE, pero lo tiene difícil: la fragmentación juega en su contra.

Contar con la última versión de Android nos permite disfrutar de todas las novedades, tanto en seguridad como de funciones disponibles, que puede ejecutar tu teléfono. Es importante no confundirlas con las actualizaciones específicas del sistema o de seguridad, que funcionan de manera independiente, lo que se traduce por ejemplo en que Samsung actualice un problema con el GPS de teléfonos con ocho años en el mercado. Una cosa es un update pequeño que no cambia de versión de Android y otro una versión nueva, con todo el desarrollo y optimización que llevan detrás.

Cuando estas actualizaciones dejan de estar disponibles, tu teléfono es más vulnerable ante potenciales problemas y ataques. En definitiva, comprar un teléfono sin soporte activo de actualizaciones no es una buena idea. Por este motivo es fundamental que te cerciores de la versión actual del teléfono que te interesa y cuántos años de actualizaciones le quedan.

¿Cuántos años de actualizaciones ofrecen los principales fabricantes Android?

  • Google: todos los Pixel lanzados desde el Google Pixel 6 recibirán tres años de actualizaciones principales y cinco años de parches de seguridad. Modelos más antiguos, como el Google Pixel 5a, reciben en ambos casos tres años de soporte.

  • Samsung. Las políticas de actualización dependen del modelo que elijas. Así, los modelos de gama alta y gama media-alta reciben cuatro años de actualizaciones principales y cinco años de parches de seguridad. En el caso de la gama media serán dos años. En [este enlace](Samsung ha actualizado la página con información sobre sus parches de seguridad, acabando con la ambigüedad sobre cada cuánto tiempo terminarán actualizándose los terminales en las gamas bajas o en su cuarto año: dos veces al año.) puedes consultar la frecuencia y los modelos que reciben sus actualizaciones de seguridad.

  • LG. Aunque ya no fabrica teléfonos, se compromete a ofrecer para los LG G, V, Velvet y Wing tres años de actualizaciones y dos para los demás, los mismos periodos y para los mismos dispositivos en materia de actualizaciones de seguridad.

  • Nokia. Proporciona tres años de actualizaciones de Android para los Nokia X10 y X20 y dos para el resto, mismos periodos y modelos para las actualizaciones de seguridad.

  • OnePlus. Para los flagship de 2023 promete cuatro años de actualizaciones principales y cinco de actualizaciones de seguridad. De años anteriores, ofrece tres años de actualizaciones Android para su gama alta, dos años para la gama media y uno para su gama de entrada. En cuanto a actualizaciones de seguridad, son cuatro para la gama alta y tres para los demás.

  • Oppo. Ofrece cuatro años de actualizaciones de sistema y cinco de parches de seguridad para los modelos insignia a partir de 2023. Para el resto, en principio, serán dos años de actualizaciones principales Android y tres de seguridad.

  • Vivo. Tres años de actualizaciones de Android para los nuevos Vivo , y dos o menos para el resto. En cuanto a actualizaciones de seguridad, serán también tres para los Vivo y no hay información del resto.

  • Xiaomi. Ofrece tres años de actualizaciones de Android para su gama alta (Xiaomi 11T y posteriores), y dos o menos para el resto. En el caso de actualizaciones de seguridad, son cuatro años para la gama alta y al menos dos para los demás.

  • Realme, Huawei, Honor, Sony y Motorola. Sin noticias, por lo que cabe esperar que su gama alta reciba hasta dos años de actualizaciones de Android. El panorama pinta peor para sus gamas media y baja.

En qué tiendas comprar un teléfono reacondicionado

Teniendo todo lo anterior en cuenta, comprar un teléfono reacondicionado puede ser un éxito con el que además puedes ahorrarte bastante dinero. Eso sí, para mayor tranquilidad y seguridad y teniendo claro que nada es 100% garantía de éxito, mejor apostar por una tienda conocida con una política de reacondicionados clara. Estas son algunas de las más importantes:

Inicio