Compartir
Publicidad
Y si Xperia X Performance llegase para jubilar la serie Z
Móviles Android

Y si Xperia X Performance llegase para jubilar la serie Z

Publicidad
Publicidad

XXX, no es ninguna aplicación sexual que se haya presentado en el MWC 2016, es la triple apuesta de Sony por reinventar una serie que había dejado de lado hace años, que recuerda a Ericsson. En un movimiento que nos ha descolocado bastante a quienes pensábamos que íbamos a ver más de su Z, ha lanzado los modelos Xperia X, XA y X Performance.

Cada uno de los tres modelos va dirigido a un segmento de mercado muy concreto pero todos comparten una línea de productos adicionales que Sony ha descrito como "inteligentes". El Xperia X Performance es el más completo, tanto que no hemos dudado en meterlo directamente en la comparativa actualizada de los gama alta Android.

La duda es, ¿ha quedado algún hueco para la serie Z o esto es un adiós por la puerta de atrás?

Unas especificaciones para competir por todo

A falta de saber un poco más y de probarlo, por sus números se puede afirmar que estamos ante el mejor dispositivo de la historia de la compañía. Es el primero en portar el procesador recién estrenado Qualcomm Snapdragon 820, mejorando el Snapdragon 810 del Xperia Z5 Premium. Como el de estas navidades, incluye una RAM de 3G y 32 GB de memoria interna. Todo en solo 5 pulgadas.

También toma ventaja a los modelos previos en cuanto a las cámaras. Ambos comparten esa trasera de 23 megapíxeles con autoenfocado híbrido por hardware y software al que además le han añadido otro automatismo "predictivo" que reduce la velocidad de disparo. Pero también le mete una delantera con sensor de 13 megapíxeles que debería superar con creces a toda la serie Z5.

Y tampoco hay por dónde cogerlo en fabricación ya que el Xperia X Performance mantiene esa línea elegante con diseño OmniBalance, incluye lector dactilar en el lateral como no podría ser de otra forma y ha recibido la certificación IP68, es decir, resistencia casi máxima.

Xperia 2

Con este hardware lo normal es que Sony hubiera salido hoy a comerse el mundo y a presumir como han hecho LG y Samsung, cuyos G5 y S7 fueron el centro de las presentaciones. Pero no, los japoneses han colado este terminal entre medias de otros dos que además son casi idénticos, sin darse ninguna importancia. Y eso ya es para sospechar.

Jubilar o no a la serie Z

A Jun Makino, que se ha pasado por Twitter después de la presentación, le han preguntado si hay un Xperia Z6 en camino. Se ha dedicado a echar balones fuera y lo único concreto que ha dicho es que "la serie Z5 lo está haciendo muy bien".

No se debe haber repasado al detalle los últimos datos fiscales de la empresa porque 2015 ha sido un auténtico desastre para la división de móviles de Sony. La caída de los Xperia fue de entre un 10% y un 15% cada uno de los trimestres, la peor prácticamente en navidades, y volvió a niveles de venta de 2012. Todo eso en un ejercicio en el que se han comprado más terminales Android que nunca.

Xperia X

Desde el Sony Ericsson Xperia X10, que llegaba en 2010 con Android 2.1 Froyo y la sopa de letras posterior, los Z han marcado el rumbo de Sony Mobile para bien o para mal. Han logrado mantener una base de clientes más o menos estable, satisfecha con su hardware y sus cámaras aunque bastante descontenta con el ritmo de actualización a las sucesivas versiones del sistema operativo. Pero ha sido incapaz de seguir el ritmo de los rivales coreanos al tiempo que ha visto cómo los chinos le han ido superando sin contemplaciones.

Las ventas de 2015 son el detonante de un cambio de estrategia y alguien tiene que pagar el pato. Si la nueva serie X triunfase podrían reconducir todos sus proyectos a esta línea y estirarla como un chicle para copar todos los segmentos, dejando caer a sus predecesoras en el olvido sin remordimientos.

¿Serie X de inteligencia o de consumo?

Sí cabe la posibilidad de que estemos ante un paso lateral y que, por tanto, todavía tengamos un hueco para ver la serie Z en todo su esplendor en el futuro. Será en el caso de que produzcan dos líneas paralelas en las que la diferencia no esté tanto en lo técnico, sino en lo estético y los complementos.

Sony Cam

La clave podría estar en esta frase de Makino: "hemos introducido la serie X añadiendo inteligencia para que os ayude". En efecto, toda la presentación y la maquinaria de marketing de Sony se está centrando en vender como un todo en uno los terminales y los periféricos asociados. Me refiero a la nueva generación de manos libres Ear o los gadgets Eye, Agente y Protector.

Si algo le está funcionando bien a la casa de PlayStation son los videojuegos y en ese mercado actualmente se saca mucho dinero de las ventas particionadas. Al igual que LG, fían gran parte de su éxito a crear un ecosistema que ilusione a la gente con un producto versátil y vivo, que puede estar en evolución durante bastante tiempo en lugar de ser un estanco desfasado. Y si el cliente se deja otros 200 o 300 euros en añadidos después de pagar por el terminal, más beneficio para el fabricante.

Un escenario posible para este 2016

Tras analizar la situación, mi impresión es que Sony no va a dejar de lado su serie Z. Pero sí tengo la sensación de que no vamos a volver a ver una tríada formada por el estándar el Compact y el Premium (o el plus en la generación anterior) porque este Xperia X Performance se solapa con uno de ellos.

Su problema es que ha dejado pasar el MWC para ponerse al día en los tope de gama Android, que ahora va a parecer exclusiva de Samgung, LG, Xiaomi cuando enseñe lo suyo y algún invitado más. Este modelo va a tener que plantar cara al S7 y al G5 como el Z5 hizo con sus predecesores, pero sin llevar la marca de pureza.

Xperia 3

¿Y qué van a hacer con los Z? Habiendo usado ya Snapdragon 820 y su última innovación en enfoque para la cámara tienen que tener algo muy gordo preparado para superarse o será un modelo bastante parejo. ¿Dejarán su presentación para el IFA y su lanzamiento para fin de año? Allí también tendrán rivales duros como el Galaxy Note 6 o el nuevo Mate de Huawei, y en esas fechas siempre hay que meter a Apple en la ecuación.

Sony tenía que mover algo y ha tomado la decisión de salirse de la batalla por los números y hacer la guerra por su cuenta. Realmente, como todos en esta edición. Veremos dónde acaba cada uno.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio