Publicidad

Cómo convertir tu viejo móvil Android en una cámara de seguridad
Seguridad

Cómo convertir tu viejo móvil Android en una cámara de seguridad

Publicidad

Publicidad

Tener un smartphone es disfrutar de una puerta abierta a una enorme cantidad de funciones, también de dispositivos aglutinados dentro de un mismo aparato. Es un reproductor multimedia, sirve como cámara de fotos, ofrece acceso a Internet, nos pone en contacto a todos los que usamos un teléfono inteligente y también se le puede sacar un funcionamiento extendido cuando el móvil dejó de tener uso como dispositivo principal.

Resulta lógico acumular varios smartphones ya que, aunque nos empeñemos en extender su tiempo de uso, tarde o temprano alguno acaba en el cajón. Y tampoco tendría por qué ser así ya que un Android "viejo" mantiene una segunda vida. Por ejemplo, es una consola de juegos para un niño, también puede convertirse en una Dash Cam o cámara para el coche. Y con un par de aplicaciones, y una pizca de configuración, podemos convertir un antiguo Android en una cara de seguridad o vigilancia.

Encuentra el mejor sitio para vigilar

Samsung Galaxy Note 8

No es que las cámaras de seguridad resulten muy caras ya que hay modelos que ofrecen un gran servicio por un precio que ronda los treinta euros. Pero, si ya tenemos un dispositivo capaz de suplir una de esas cámaras, ¿por qué no utilizarlo? Es lo que ocurre con cualquier smartphone Android que tenga una cámara trasera funcional. Esto es, el móvil debe ser capaz de hacer fotos y también vídeo; además de que resulta imprescindible que se conecte a Internet (de esta forma se accede al vídeo en directo).

Antes de preparar el móvil para que haga de cámara de vigilancia hay que encontrar el sitio adecuado para colocarlo. En este sentido, la cámara trasera debe enfocar al área a vigilar procurando que el teléfono se vea lo menos posible y que este no se encuentre demasiado alejado de un enchufe (necesita estar conectado a la corriente).

Para usar el móvil como cámara de seguridad este necesita estar lejos de la vista y quedar cerca de un enchufe

La conexión WiFi debe estar activa siempre que el móvil Android esté funcionando como cámara de vigilancia; por más que pueda funcionar de manera offline si tiene suficiente almacenamiento para guardar las grabaciones (aunque no recibiremos alertas en caso de que detecte movimiento ni tampoco podremos acceder en tiempo real a la emisión, algo fundamentar para mantenernos tranquilos fuera de casa). Una buena recomendación es comprar una tarjeta SIM prepago por si acaso se fuera la luz de casa: con lo que tenga de batería el móvil, y su conexión de datos, obtendremos un sistema de vigilancia autónoma muy económico.

Una vez hayas determinado el mejor sitio para colocar el smartphone (en una estantería apuntando a la puerta, por ejemplo), toca prepararlo a nivel de software. Para ello nada como utilizar algunas aplicaciones.

Camy: tu cámara de vigilancia personalizada

Camy Camara Seguridad

Tras haber probado varias aplicaciones de este estilo, nuestra primera recomendación es Camy, una app que funciona a la perfección para el uso que buscamos: transformar un antiguo móvil en una cámara de vigilancia. Y lo hace de manera muy sencilla: basta con instalar la aplicación Camy en el Android que hará de cámara de seguridad. Después, se instala la aplicación en el móvil con el que accederemos a la emisión en directo. Y listo: una simple captura de código QR da acceso al control a distancia de la grabación.

Podemos ver qué ocurre en casa desde cualquier parte ya que Camy ofrece la emisión en directo a aquellos móviles que se hayan registrado mediante el QR. Además, ofrece servicio de grabación, podemos cambiar entre la cámara trasera y la delantera, dispone de detección de movimiento y hasta podremos utilizar la cámara de vigilancia de noche; ya sea gracias al filtro incluido de baja iluminación o activado el flash de la cámara a distancia.

Camy Camara Seguridad

Camy vale mucho la pena: es de descarga gratuita (con anuncios), es apta para Android y también para iOS, ofrece sus funciones sin coste y dispone de un servicio premium con el que se añade algún extra, como la emisión en 1080p. Eso sí, puedes utilizarla perfectamente sin abonar un céntimo. Te la recomendamos.

Camy

Camy

Alfred: cámara de vigilancia

Alfred Camara Seguridad

Nuestra segunda aplicación recomendada es una gran conocida en Android, también es de las más utilizadas y que mejores críticas posee. Esta popularidad queda acorde con todo lo que ofrece la aplicación: es potente, versátil, la emisión en vivo funciona sin cortes y permite suplir una cámara de vigilancia con cualquier móvil Android antiguo (por encima de la versión 4.1+).

El funcionamiento de Alfred es muy similar al de Camy: hace falta el móvil que captura el vídeo y otro que servirá como visor. Para emparejarlos basta con hacer sesión utilizando la cuenta de Google una vez la app está instalada en ambos. Y, mientras Alfred esté abierta en el Android antiguo, podremos acceder al vídeo en directo desde los móviles que hagan de visor.

Alfred Camara

Vigilar la casa con la cámara trasera y también la delantera, recibir alertas gracias a la detección de movimiento, Alfred transmite vídeo y también sonido, tiene vigilancia nocturna y dispone de función Walkie Talkie para establecer una llamada entre ambos dispositivos. De esta manera resulta posible avisar a quien esté en casa. O asustar a los ladrones, por intentarlo que no quede.

Alfred

Alfred

Con estas dos aplicaciones hay más que suficiente a la hora de utilizar un móvil Android antiguo como cámara de seguridad. En el caso de que busques más opciones, puedes descargar algunas de las siguientes:

Una última recomendación: conecta el sistema de vigilancia en el móvil sólo cuando vayas a ausentarte de casa. Pese a que las aplicaciones son seguras, nunca está de más tomar precauciones; evitando así que cualquiera pueda visualizar lo que haces mientras estés en el domicilio.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios