Botones hasta la muerte: detesto la navegación por gestos y estos son mis motivos
Sistema operativo

Botones hasta la muerte: detesto la navegación por gestos y estos son mis motivos

Unos son de Colacao, otros de Nesquik, de Cocacola o de Pepsi, de Android o de iOS, y de navegación por gestos o la barra de navegación de toda la vida. Yo pertenezco a este segundo grupo y, aunque seguro que no estoy solo, cada vez son más los que dan el salto a la navegación por gestos.

He intentado hacerme con la navegación por gestos muchas veces y al final siempre he acabado volviendo a los botones. No es odio irracional, sino la sensación que en verdad no estoy ganando nada a cambio de estar complicándome la vida innecesariamente. He aquí los motivos por los cuales la navegación por gestos todavía no es para mi y quizá tampoco lo sea para ti. No pasa nada, por ahora todavía podemos elegir.

En Android eramos muy de botones

Android nacía como un sistema operativo para cámaras -y sus botones- aunque el lanzamiento del iPhone supuso el cambio de planes para centrarse en el control táctil, la botonera siempre estuvo muy presente. Mientra que el iPhone tenía un botón, los móviles Android del Pleistoceno podían tener hasta cinco: inicio, volver, menú, buscar, llamar...

Botones
En Android siempre gustaron mucho los botones

De los botones físicos que hacían clac-clac al pulsarlos pasamos a los botones capacitativos, ubicados de forma estratégica debajo de la pantalla y que, si bien convivieron con algunos viejos botones como el de buscar, terminaron homogeneizándose en tres: inicio, recientes y volver.

El problema de los botones capacitativos es que estaban fijos, lo cual era asumible para móviles aunque no demasiado óptimo para tablets, al poder quedar muy lejos al rotar el dispositivo. Así, Android Honeycomb estrenaba la System Bar o barra de tareas, el abuelo de la barra de navegación.

Barranav
La barra de navegación se estrenaba, en cierto modo, en Android Honeycomb

De este modo, la botonera estaba siempre a mano independientemente de la orientación del dispositivo. Desde Ice Cream Sandwich, en 2011, cada vez más móviles dejaron de lado los botones capatitativos para apostar por la navegación en la propia pantalla.

Así nos mantuvimos sin cambios durante años, hasta que Apple anunció el iPhone X con Face ID y sin ningún botón y de repente a Android le entró prisa por incluir algo similar. La primera aproximación llegaba de forma oficial (ya había invenciones similares en algunas capas) en Android Pie. Esta primera navegación por gestos era un poco light, con dos botones, uno para volver y uno con el cual podías mostrar las apps recientes, volver a inicio y demás tareas.

Navgestos
En Android Pie llegó la navegación por gestos, con dos botones. Luego se perdió el segundo botón.

La próxima versión de Android, Android Q o Android 10, llevaba los gestos un paso más allá, acabando también con el botón de volver. En su lugar, puedes hacer un gesto en uno de los laterales del móvil para hacer aparecer una flecha mágica que te llevará atrás.

Si bien a día de hoy la mayoría de móviles te dejan elegir entre las tres opciones: botonera clásica con tres botones, navegación por gestos y a veces la navegación por gestos con dos botones, parece claro que la barra de navegación va camino de la extinción. Si no fuera porque sigue siendo imprescindible por cuestiones de accesibilidad, seguramente no estaría ya en Android, y lo cierto es que dista mucho de ser perfecta.

Por qué no me gusta la navegación por gestos

Hoy en día es habitual que los móviles vengan con la navegación por gestos como opción predeterminada, aunque no es ni mucho menos perfecta. Es más, durante su uso he podido encontrar hasta seis cosas que la navegación por gestos de Android podría mejorar, al menos si va a terminar convirtiéndose en el único modo de interactuar con los móviles del futuro.

En Android nadie se pone de acuerdo

Gestos
La navegación por gestos de MIUI 9.5

Mientras que en iOS lo que dice Apple va a misa, en Android siempre hay interferencias por parte de los fabricantes, lo cual no es algo necesariamente malo. El problema es que, si bien la barra de navegaciones es siempre igual, la navegación por gestos puede variar bastante de un móvil a otro, especialmente si nos vamos más allá de los básicos.

En todos los casos podrás volver atrás deslizando desde un lateral y mostrar las apps recientes deslizando hacia arriba, pero otras tareas como abrir la multitarea o activar el modo de una mano (si existe) pueden variar, haciendo que sea un infierno manipular varios móviles con gestos ligeramente distintos. Afortunadamente, con el paso del tiempo los gestos se están homogeneizando y esto no es hoy en día un gran problema.

Con launchers de terceros funciona muy mal

Gestosnova
Nova Launcher soporta gestos pero los gestos de Android no soportan Nova correctamente

¿Usas un launcher en Android distinto al que viene con el móvil? Entonces prepárate para tener una experiencia con los gestos de segunda clase. Desde que Google introdujo los gestos oficialmente en Android 10, estos no funcionan correctamente con los launchers de terceras partes, como Nova. Los creadores de Nova lo explican en esta entrada en su blog.

Es posible usar Nova Launcher y la navegación por gestos, pero la experiencia es bastante desgradable: en lugar de tener una fluida animación por la cual una aplicación se maximiza y minimiza de forma suave, la vista de recientes aparece de golpe. Han pasado ya tres años y seguimos igual.

Es demasiado fácil darle para atrás sin querer

Volver

Lo malo de replicar los gestos de iOS en Android es que el iPhone nunca tuvo un botón de atrás, pero sí lo tuvimos en Android. Así, mientras usamos aplicaciones tenemos que volver atrás con frecuencia al no tener un botón en la aplicación en la mayoría de los casos. Y, el gesto de volver atrás es uno de los peores que hay, impreciso, propenso a errores y muy discutible sobre su ventaja frente a un botón.

Por un lado, el gesto de volver atrás tiene la ventaja de que puedes llevarlo a cabo donde quieras, aunque esto se puede volver en tu contra. Volver atrás por error puede tener consecuencias catastróficas si lo haces durante un proceso de compra, en un juego o en otra situación donde intentar deslizarte por una lista termina llevándote a la página anterior. Esto con los botones no pasa.

Como el doble toque en recientes no hay nada

Android Nougat estrenaba una pequeña maravilla: el atajo para alternar entre las dos últimas aplicaciones tras hacer un toque doble en el botón de Recientes. Desde entonces se ha convertido en mi Alt-Tab particular mientras uso dos aplicaciones y la función de productividad que más uso, por encima de pantalla dividida, pantalla flotante u otros inventos.

Como es obvio, no es posible hacer esto con la navegación por gestos. Puedes deslizar hacia un lado desde la parte inferior para cambiar a otra app (y es uno de los mejores y más intuitivos gestos, en mi opinión), pero simplemente no es igual de rápido o preciso.

Los botones son más intuitivos

Navbotones
Los botones no son intuitivos, pero están ahí e invitan a la exploración. ¿Qué pasa si lo pulso? ¿Y si hago una pulsación larga? ¿Y si hago un toque doble?

Nadie nace sabiendo como usar un móvil, con o sin botones. ¿Qué demonios es el botón del cuadrado, círculo y triángulo? Seamos sinceros, la barra de navegación no es nada intuitiva, pero al menos es visible. Aunque no sepas qué es, siempre puedes pulsar cada botón y ver qué hace.

Ahora bien, ¿qué tiene de intuitivo sobetear el móvil en direcciones concretas desde lugares concretos? Sí, todo el mundo puede acostumbrarse con un poco de práctica, pero no puede decirse que deslizar desde un borde sea una forma intuitiva de volver atrás. Al menos, no lo es más que pulsar un botón que tiene solo esa función, volver atrás.

Tardo más en hacer casi todo

Deslizar

Probablemente todo lo anterior se podría resumir en un único punto: no me parece que la navegación por gestos sea más rápida. Teniendo en cuenta el tiempo que se tarda en deslizar de aquí para allá y de deslizar un poco, pero no mucho, para hacer esto y aquello, no me parece que se gane tiempo en usarla. Lo que sí gano es algo de frustración cuando estoy cogiendo el móvil de una forma un poco extraña y el gesto no sale bien o si vuelvo atrás sin querer.

A elegir entre la forma de toda la vida que me funciona bien y la navegación por gestos que queda bonita en su uso ideal (con el lanzador oficial del móvil), pero no tanto cuando se aplica su uso a la vida real, no puedo evitar preguntarme si merece la pena la molestia. Me he repetido esa pregunta varias veces desde hace años y a día de hoy la respuesta sigue siendo la misma: no. Botones hasta la muerte.

Temas
Inicio