Compartir
Publicidad
Publicidad
Pixel C, la productividad llega a los tablets
Tablets

Pixel C, la productividad llega a los tablets

Publicidad
Publicidad

Ayer Google al menos nos tenía reservada una sorpresa, después de unas semanas intensas de filtraciones: su nuevo tablet Pixel C. El nuevo Pixel de Google no está basado en ChromeOS sino en Android. Es un tablet convertible muy interesante que viene a cambiar varios conceptos dentro del mundo tablet de Android.

Y es que los tablets en general llevan un tiempo de capa caída (aunque sigue habiendo cosas interesantes). Apple los ha querido reinventar con su modelo iPad Pro y Google no se quiere quedar atrás.

Pixel C, un tablet potente y convertible

El Pixel C es un tablet de 10,2 pulgadas con unas especificaciones punteras. La resolución es de 2560×1800 píxeles, dando una densidad de 308 píxeles por pulgada y un brillo de 500 nits.

El procesador no se queda corto. Viene con un quad-core NVIDIA X1, GPU Maxwell, 3 GB de memoria RAM LPDDR4 y con almacenamiento interno de 32 y 64 GB. Potencia para aburrir.

El acabado es claramente de gama alta. Diseño unibody de meteal con una barrra multicolor que ya se vio en el anterior modelo Pixel (que tenía ChromeOS y no Android). El puerto es USB tipo C.

La principal novedad de este tablet es que se puede comprar un teclado opcional que lo convertiría en un portatil al estilo Microsoft Surface (o también iPad Pro). Es decir, estamos en este nuevo segmento de productividad, de gente que usa el tablet de vez en cuando con teclado para trabajar.

La mayor pega es que todo este hardware viene a precios relativamente altos. 499 dólares el modelo de 32 GB, 599 dólares el de 64 GB y sobre todo, 149 dólares el teclado opcional. Todo está fabricado por Google directamente, no como los Nexus que se apoyan en un fabricante tradicional que no oculta su marca.

Portátil Android, después de tantos intentos Google les da soporte oficial

El gran paso que da Google con este Pixel C es que permite que los tablets Android sean convertibles. Hasta ahora Android está pensado para ser usado de forma táctil, los teclados externos son un complemento soportado, pero nada de Android está pensado para que se use así.

En los años que lleva Android en el mercado de los tablets ha habido varios intentos por hacer este tipo de convertibles, el máximo exponente los Asus Transformer, pero ni el sistema operativo ni las aplicaciones han acompañado: no estaban pensados para darle este uso.

Pixelc2

Sin embargo ahora Google da el paso lanzando un convertible, además potente. Android 6.0 por tanto está pensado para que pueda usarse con un teclado en modo apaisado y pronto los desarrolladores de aplicaciones pensarán en este tipo de usuarios. Google ha dado un paso al frente y el resto le seguirán.

Está claro que los tablets estaban de capa caída y había que darles un giro. El primero que lo hizo fue Microsoft y ahora este mes hemos visto las dos propuestas de Apple y Google. De nuevo el ataque frontal es a los portátiles clásicos. Si los tablets ya se los han comido en el segmento de entretenimiento el siguiente paso será en el de productividad. ¿Será suficiente un tablet Android para trabajar? Hemos reflexionado alguna vez sobre el tema y la conclusión es que en muchos casos sí, pero no en todos.

¿Y qué pasa con ChromeOS?

La otra gran noticia del Pixel C es que Google abandona (al menos de momento) ChromeOS para sus convertibles. Siempre ha habido un gran debate de por qué Google tenía dos sistemas operativos, sobre todo cuando uno funciona muy bien (Android) y otro sólo tiene éxito en EEUU y de forma relativa (ChromeOS).

Mucho se ha especulado sobre la fusión de ambos sistemas. Microsoft por ejemplo ha fusionado sus sistemas de escritorio, tablet y móvil con Windows 10 y nos muestra el camino. Google de momento no ha dado el paso pero sí ha decidido usar Android para su tablet convertible.

Pixelc3

En el futuro imagino que ChromeOS será discontinuado. No hay que olvidar que básicamente es un kernel Linux con un navegador web por encima. Básicamente el mismo navegador web que ya existe en Android. Por tanto todo lo que se puede hacer en ChromeOS se puede hacer con Android (y más cosas ya que existe un sistema operativo bastante completo por debajo).

¿Funcionará Pixel C?

La gran pregunta es si Pixel C funcionará en el segmento que ha sido presentado, el de la productividad. En teoría lo tiene todo para triunfar: un sistema operativo implantado, potencia, apoyo del creador del sistema operativo, buenos materiales... sin embargo está por ver que las empresas apuesten por este tipo de soluciones (tanto Pixel C como iPad Pro) de una forma masiva.

Las empresas están muy acostumbradas a Windows y los cambios son complicados. Quizá muchos trabajadores estarían contentos con este tipo de soluciones pero tengo la impresión de que si se imponen los convertibles la mano ganadora la tiene Microsoft con su Surface.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos