La segunda juventud de las tablets Android: nadie quiere quedarse sin la suya

La segunda juventud de las tablets Android: nadie quiere quedarse sin la suya
15 comentarios

Cuando empezamos a ver llegar los primeros tablets con Android no tardaron en inundarlo todo. Casi todos los fabricantes tenían al menos un modelo y otros, como Samsung, contaban con varios entre sus filas. La idea de poder contar con un "teléfono gigante" en la mano durante los viajes, en el hogar, en la oficina, era realmente interesante. Pero sólo eran eso, teléfonos gigantes.

Con el paso del tiempo sólo unas cuantas marcas continuaron con su apuesta y otras, como HTC o como Motorola, o bien acabaron desapareciendo o bien decidieron que su camino era otro. Ahora, en pleno de 2022, parece que las tablets Android viven una segunda juventud. Regresa la apuesta de las principales marcas y otras se suman a la partida. Incluso Google parece volver a prestarles atención.

Vuelven las tablets Android, pero ahora son mejores

Realme Pad

Allá por el mes de junio del año pasado, casi 12 meses atrás, escribíamos que Google se había olvidado de las tablets Android. Lejos quedó aquel intento por aportar algo diferencial que protagonizó Honeycomb con una interfaz y unas ideas que acabaron fundidas, y enterradas, en las versiones posteriores. A pesar del atisbo de diferenciación de aquel Android 3.0 Honeycomb, todo volvió a donde estaba. Y los tablets volvieron a ser teléfonos con la pantalla muy grande.

Desde entonces, la apuesta por las tablets Android ha estado protagonizada por los fabricantes casi sin apoyo del propio creador del sistema operativo. Para muestra, el One UI de un Samsung que ha seguido embebiendo más y más características para exprimir grandes pantallas en sus dispositivos, de los pocos que apostaban en serio por el mercado en los últimos años.

Incluso Xiaomi, que tenía una apuesta seria con sus Mi Pad, desapareció del sector tras la Mi Pad 4 Plus en su momento, hace ya unos cuantos años. La propia Xiaomi es una de las que ahora regresa, también con una capa más especializada a bordo de su Xiaomi Pad 5 que además incorpora uno de los grandes valores de las tablets: el lápiz óptico personalizado.

Al Samsung que nunca se fue (y otras marcas de mucho menos postín) se le suma Xiaomi con la ya mencionada Pad 5. Pero hay más. OPPO cuenta ya con su propia tablet, lo mismo ocurre con Realme y exactamente lo mismo con Vivo. Todos estos últimos son dispositivos de nuevo cuño, incorporaciones por primera vez a un sector que ahora se siente revitalizado y que parece, al fin, plantarle cara a un iPadOS escindido de iOS que parecía tener todo el terreno abonado para la dominación total.

Google dice que también quiere jugar

Android12l

A las apuestas de los distintos fabricantes se suma también la propia Google que sitúa un Android 12L en el mercado para, aparentemente, recuperar el espíritu de aquel Android 3.0 bastantes años más tarde. Google ofrece ahora ventajas nativas para las grandes pantallas y los teléfonos plegables en una edición con características que se activan ante la presencia de éstos. Google recupera la fe en las tablets, y el mercado parece que vuelve a tener pulso.

Durante años, las tablets Android casi se reducían a 'o Samsung o modelos muy muy baratos'

Lejos quedaron las apuestas de las Motorola Xoom o de los ASUS Padfone que ilusionaron en su momento . Ahora tenemos entre manos nuevas generaciones de productos más potentes, mejor construidos y qué duda cabe que mejor apoyados desde el lado del software. El mercado de las tablets Android despierta en un momento en el que las apps de Google Play cuentan ya con la suficiente calidad para plantar cara a iPadOS y su App Store. Al fin tenemos una competencia que parece igualarse. Ya veremos si también lo hace en durabilidad. Pero para eso tendremos que esperar unos años más.

Pero como decimos, al menos ahora parece que hay ganas de competir. Parece que comprarse una tablet ya no es cuestión de elegir entre un iPad, una Surface o una de las del catálogo de Samsung. Las marcas multiplican sus opciones y el mundo de las tablets Android parece despertar de un sueño de más de una década en la que todo parecían tablets de baja calidad destinadas prácticamente al "usar y tirar".

Confiemos en que se mantenga esta apuesta y que veamos a Android competir al máximo nivel. Samsung ya lo hacía con sus Tab. Ahora le toca al resto. Pero al menos ahora hay "resto". Hace poco ni tan siquiera existía. O casi.

Temas
Inicio