Compartir
Publicidad

¿Cómo deshacerte completamente de la personalización de un fabricante?

¿Cómo deshacerte completamente de la personalización de un fabricante?
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las cosas que a veces nos molesta a los fans de Android es que los fabricantes personalizan bastante el sistema operativo. Cuando las modificaciones son ligeras, no suele haber problema, hasta se agradece a veces los accesos directos en la barra de notificaciones. Pero en otras ocasiones son excesivas.

Os vamos a contar como eliminar completamente estas personalizaciones de los fabricantes, tanto del sistema operativo como de las aplicaciones que vienen de serie y normalmente no se pueden desinstalar (bloatware).

Primer paso: root

Lo primero que debemos saber es que lo que vamos a hacer es modificar profundamente el sistema operativo que nos ha proporcionado el fabricante. Por tanto necesitamos permisos de superusuario, lo que se conoce normalmente como root.

Obtener estos privilegios suele ser más o menos sencillo, pero depende de cada terminal. Por tanto recomendamos explorar foros como HTCMania o XDA Developers para encontrar la forma adecuada de lograr ser root en vuestro dispositivo.

Segundo paso: buscar una buena ROM

Lo bueno de que Android sea libre es que muchos desarrolladores han creado sus propias versiones de Android, más o menos personalizadas, para muchos terminales. Si queremos librarnos de la versión que ha puesto nuestro fabricante lo normal es buscar otra versión más fiel a la filosofía original de Android.

Por tanto debemos buscar en los foros especializados de nuestro terminal las ROMs que hay disponibles. Cuanto más popular sea el terminal, más habrá, y que tenga cierta antigüedad también ayuda. Es decir, es mucho más fácil obtener una ROM para un terminal Samsung del año pasado que, por ejemplo, para un Huawei o que el último flagship de la marca coreana.

Siempre podemos tirar de la más popular, por ejemplo CyanogenMod. La experiencia de esta ROM es muy buena, está muy pulida y de aspecto es muy similar a Android puro. Las personalizaciones que mete son básicamente para configurar el terminal hasta límites que no permite la versión original, pero sin meter diseños extraños y software que no nos interesa.

La instalación de estas ROMs suele ser siempre igual, aunque depende del terminal. Normalmente cuando hicimos root también desbloqueamos el bootloader e instalamos un recovery, desde el cual podemos instalar la nueva ROM. Eso sí, perderemos todos los datos del dispositivo.

En definitiva, metiendo una ROM nueva estamos cargando un sistema operativo sin que el fabricante del terminal haya tocado nada. Los que han decidido lo que lleva y lo que no son los desarrolladores de dicha ROM, que normalmente hacen configuraciones mucho más fieles a lo que es Android puro (AOSP) que lo que hacen los fabricantes que siempre quieren distinguirse por algo más que el hardware y acabados.

Las múltiples posibilidades que ofrece Android

Esto que estamos haciendo no se puede hacer con otros sistemas operativos más cerrados y es una de las cosas bonitas de Android. Podemos meter sabores distintos de nuestro sistema operativo, aunque con algún truco, y es por eso que tanto me gusta Android.

¿Que no te gusta lo que te ofrece LG, Samsung o Sony? Pues le metemos una ROM a nuestro gusto. ¿Que nos gusta pero no queremos que haya tantas aplicaciones que no podamos desinstalar? Pues también suele haber ROMs de los fabricantes modificadas quitando las cosas molestas. O incluso siendo root podemos desinstalar aplicaciones de fábrica que no nos gustan, aunque siempre hay que tener cuidado.

Eso sí, debemos tener en cuenta que si hacemos cualquiera de estas cosas (tanto instalar una ROM de un tercero como si modificamos la ROM del fabricante) esto perdemos las actualizaciones OTA y para cargar una nueva versión de nuestro sistema operativo deberemos actualizar la ROM a mano, lo cual puede ser tedioso. Pero muchas veces merece la pena.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio