Síguenos

Google Glass


Google Glass es uno de los proyectos más innovadores de los últimos tiempos, y desde su presentación a lo grande en Google I/O en junio de 2012 han ido apareciendo más y más datos sobre un producto que estará disponible a finales de año y del que ya hemos podido ver los primeros análisis preliminares.

Todo ello no hace más que confirmar el interés de un producto cuyo futuro es incierto —veremos si realmente sus posibilidades acaban cuajando en el mercado— y del que ya hemos visto su aspecto y muchos detalles de su funcionamiento.

Sin embargo aparecen ahora aún más datos de interés, que permiten conocer la interfaz de Google Glass “desde dentro”, con capturas de pantalla de los distintos mensajes y su aspecto visual tal y como los veríamos si tuviésemos acoplado el dispositivo tal y como Google lo ha concebido.

Especificaciones internas

La carcasa de diseño a la que se acopla Google Glass y que en realidad solo es un primer prototipo cuenta con un procesador OMAP dual-core sobre el que corre Android 4.0. Curiosamente no hay conectividad de voz —algo que creíamos que sí estaba incluido en el dispositivo— pero sí conectividad de datos a través de WiFi. El receptor Bluetooth y el sensor GPS son algunos de los componentes esenciales de un desarrollo que además cuenta con los tradicionales giroscopio y acelerómetro para establecer hacia dónde miramos y cuál es el ángulo de nuestra cabeza sobre la horizontal.

El pequeño visor óptico dispone de una resolución de 640×360 píxeles y a su lado está una cámara infrarroja que realiza el seguimiento de nuestro ojo. A partir de ahí el software, que es un subconjunto mínimo de Android sin apenas servicios adicionales, se encarga de proporcionarnos la información que necesitamos a través de un sistema muy similar a Google Now —de hecho, no queda claro si es el mismo servicio—.

Google Glass en acción

Interfaz de Google Glass 1

Podemos activar el dispositivo de diversas formas: girando la cabeza hacia arriba, activando un sensor de movimiento personalizable, o simplemente diciendo “Ok, Glass”, a partir de lo cual veremos una serie de opciones (las llamadas “Cards“) en el pequeño visor. Sugerencias como “saca una foto, graba un vídeo, llama a, o cómo llegar a“ se muestran para ayudarnos a completar la acción, pero también podremos realizar preguntas que se contrastarán con el sistema de reconocimiento de voz de Google y con un motor que como decimos parece totalmente basado en Google Now, si es que no es el mismo.

Para navegar entre las opciones que nos presenta Google Glass en pantalla cuando la voz no es suficiente podremos utilizar los gestos táctiles en un pequeño touchpad situado en la parte exterior de la carcasa.

Interfaz de Google Glass 2

Las posibilidades son notables a pesar de la limitada interfaz, y por ejemplo tras encontrar cierto resultado a nuestra búsqueda podemos mandar ese enlace o información a nuestro teléfono móvil o a nuestro tablet para consultar la información con mayor comodidad.

Servicios externos en Google Glass

La integración de servicios de terceras partes es otra de las muchas posibilidades que brinda Google Glass, y por ejemplo podríamos escribir un mensaje en Twitter o Facebook de forma relativamente sencilla cuando dichos servicios estén disponibles en la interfaz del dispositivo. Los desarrolladores tendrán que utilizar la Mirror API que la propia Google utiliza para este tipo de funciones, y a partir de ahí podremos acceder a todo tipo de servicios que saquen partido de la interacción con Google Glass, aunque no queda del todo claro qué tipo de control tendrá Google sobre esos servicios y cómo se gestionará el catálogo de servicios disponibles. ¿Habrá una App Store para Google Glass? Sería lo deseable, desde luego, pero ese apartado aún no está claro.

Interfaz de Google Glass 3

Lo que parece evidente a partir de las imágenes de la interfaz es que podremos acceder con mucha sencillez a todas las opciones de Google Glass, configurar sus diversos apartados o mostrar información relevante sobre el estado del dispositivo batería, conectividad disponible en cualquier momento.

Conclusiones

Aunque el precio inicial de Google Glass (sobre los 1.500 dólares) seguramente sea un freno definitivo para la gran mayoría de los potenciales interesados, es de esperar que dicho coste se reduzca de forma notable en los meses siguientes a ese lanzamiento, y en ese punto podremos comprobar también qué mejoras ha introducido Google en una solución realmente ingeniosa.

Ver galeria completa » Interfaz visual de Google Glass (7 fotos)

Vía | Slashgear
En Xataka Android | Un pequeño vistazo a la interfaz de Google Glass

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios