Compartir
Publicidad
Publicidad
Vernee Mars Pro, análisis: la diferencia con su antecesor la encontramos en su interior
Análisis

Vernee Mars Pro, análisis: la diferencia con su antecesor la encontramos en su interior

Publicidad
Publicidad

Vernee, aunque no tiene demasiada presencia en el mercado internacional, sí que cuenta con unas cuantas propuestas que pueden ser interesantes. Hace unos nueve meses analizamos el Vernee Mars, un teléfono que, más allá de tener cierto parecido con un iPhone 6 Plus, resultaba bastante competente.

No obstante, esta vez vamos a por su sucesor natural, el Vernee Mars Pro, un smartphone chino económico que crece en especificaciones y viene con ciertas mejoras. Como veremos en este análisis, tiene bastantes similutudes, como es la presencia del sensor de huellas en un lateral o el aspecto físico en la parte trasera.

Vernee Mars Pro, especificaciones técnicas

Vernee Mars Pro, especificaciones
Dimensiones físicas 151 x 74 x 7.6 mm
161 gr.
Pantalla 5,5 pulgadas
Resolución 1.920 x 1.080 píxeles, 401 ppp
Procesador MediaTek Helio P25
Octa-core 2,5 GHz
Procesador gráfico Mali-T880
RAM 6 GB
Memoria 64 GB + microSD hasta 256 GB
Versión Android 7.0 Nougat
Conectividad Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/
GPS con soporte A-GPS
Bluetooth 4.0
Radio FM
LTE
Sensor de huellas
USB-C
Cámaras Trasera: 13 MP (IMX258) con autofocus, apertura f/2.0, PDAF, flash LED de doble tono, HDR
Frontal: 5 MP (Samsung S5K5E2)
Batería Batería Li-Po, 3.500 mAh, no extraíble
Precio de salida 211,50€

Diseño: elegante y cómodo, pero poco original

Img 0466

Cuando hablamos de este aspecto en el análisis del Vernee Mars, mencionábamos que tenía un aspecto muy similar al del iPhone 6 Plus, y en este caso estamos ante la misma situación. No obstante, notaremos alguna diferencia en el aspecto físico (más allá del color) que hará diferente a este Vernee Mars Pro de su hermano mayor.

La única diferencia es que, en esta ocasión, no hay un cristal 2.5D, lo que le ayuda a que se sienta ligeramente más fino en la mano, aunque también le quita esa suavidad al tacto en los bordes. Si nos fijamos en la disposición de los puertos y botones, no habrá cambio alguno, se sitúan en el mismo sitio.

Por lo tanto, a la hora de coger el teléfono, vamos a necesitar tener algo de cuidado para no posar alguno de los dedos en el sensor de huellas lateral cuando la pantalla está apagada, pues el terminal lo detectará, la encenderá y aparecerá el mensaje de que la huella no es correcta (en caso de que no lo sea, claro).

Img 0460

En cuanto a los botones de volumen y encedido, se sitúan en el mismo borde derecho que el sensor de huellas, concretamente encima de él. Aquí nos encontramos con un problema, y es que se acercan demasiado a la esquina superior, lo que provoca que haya que mover la mano para acceder a los diferentes botones. En este caso hubiera sido bastante mejor situarlos en el borde izquierdo, así mejoraría bastante la comodidad del teléfono.

Cuando lo tenemos en la mano, nos encontramos con un teléfono que resulta cómodo (salvo si quieres acceder a los botones de encendido y volumen) y fino, pero resbaladizo debido a su espalda de aluminio. En conclusión para este apartado, sigue siendo un teléfono elegante, pero no cambia nada del Vernee Mars que analizamos a finales del año pasado.

Pantalla casi todoterreno

Img 0486

Al igual que sucede con su antecesor, el Vernee Mars Pro cuenta con una pantalla de 5,5 pulgadas y resolución FullHD, más que suficiente para la mayoría de usuarios. Como es habitual en los móviles a día de hoy, en interiores no tendremos problemas para ver el contenido, incluso si usamos un brillo bajo.

En el momento en el que entra luz solar por la ventana, será necesario subir el nivel de brillo por encima del 30% para distinguir bien lo que aparezca en pantalla. Los colores se representan con bastante fidelidad, aunque con el brillo máximo los blancos son ligeramente más apagados si lo comparamos con otros teléfonos.

La pantalla del Vernee Mars Pro, como sucede con todos, se ve muy bien en interiores, pero en este caso conserva la compostura en exteriores mejor que otros smartphones.

Si nos vamos a los exteriores, seguiremos teniendo buena visibilidad de la pantalla sin tener que configurar el brillo al máximo. Eso sí, si la luz del sol incide directamente en la pantalla, incluso al poner a tope el brillo, tendremos algunos problemas para distinguir el contenido.

En cuanto al panel táctil, aquí no nos encontraremos con ningún tipo de problemas, en todo momento se ha mostrado fluida y sin retraso ni congelación alguna. Responde a los toques y a los diferentes gestos con bastante rapidez, algo que con un teléfono que supera ligeramente los 200 euros es ya algo normal.

Un gran rendimiento para el día a día

Triocapturas 1

El rendimiento es un apartado al que se le suele dar bastante importancia, especialmente a día de hoy, que queremos que el smartphone haga las cosas de inmediato. En este terminal nos encontraremos con el Helio P25 y 6 GB de RAM que aseguran (sobre en papel y en la práctica) un buen desempeño en todo momento.

Si nos ponemos a navegar por las pantallas principales y aplicaciones más sencillas (correo, redes sociales, etc), no tendremos absolutamente ningún problema, el movimiento es completamente fluido y las apps se ejecutan con rapidez. En este apartado, como se puede suponer, no ha habido ningún cierre forzado.

En el apartado de rendimiento no tenemos queja alguna, como mucho muestra alguna caída de FPS en juegos muy exigentes.

La prueba de fuego, sin embargo, estaba en los juegos más exigentes, y aquí el Helio P25 en conjunción con 6 GB de RAM han demostrado ser más que capaces de ofrecer una experiencia satisfactoria. Es cierto que en algunos hay una ligera caída de FPS si lo comparamos con chips de gama alta, pero sigue siendo más que apto para juegos de todo tipo.

En cuanto al sensor de huellas, nos encontramos con que, al estar en un lateral, no resulta tan cómodo como puede ser la parte delantera, e incluso la trasera. El mayor problema es que en no pocas ocasiones lo tocaremos sin querer y el móvil avisará de que no es la huella correcta.

Si colocamos bien el dedo, la respuesta es rápida, pero nos encontramos con que hay que ser extremadamente preciso para que nos lo reconozca a la primera. En varias ocasiones he tenido que meter el PIN porque los intentos de desbloquear el terminal se habían agotado.

VERNEE MARS PRO

VERNEE MARS

PROCESADOR

Helio P25

Helio P10

RAM

6 GB

4 GB

ANTUTU

65827 puntos

24.797 puntos

GEEKBENCH

Single-Core: 921 puntos Multi-Core: 4.046 puntos

Single-Core: 690 puntos Multi-Core: 2.705 puntos

Autonomía: por encima de la media, pero sin alardes

Si nos pasamos a la autonomía del Vernee Mars Pro, nos encontramos con una batería de 3.500 mAh que rinde bien, aunque quizás se podía esperar un poco más dado su generosa capacidad. No habrá problemas en llegar al final del día, incluso cuando hacíamos un uso un poco más moderado, era posible llegar al día y medio.

Durante los días que lo he estado usando, he llegado a tener una duración media de entre 6 y 7 horas de pantalla (si nos fijamos en la captura de más abajo, vemos que PCMark está de acuerdo con nosotros) antes de tener que ponerlo a cargar. En ese tiempo he consultado el correo electrónico, las redes sociales, he chateado y he jugado alrededor de una hora a diversos juegos, así que el resultado no es malo, pero habría esperado un poco más.

Donde sí he quedado bastante satisfecho es en cuanto al tiempo de carga. El Vernee Mars Pro dispone de carga rápida, y en este caso es capaz de llegar desde el 20% hasta el 100% en algo menos de hora y media, lo cual considero bastante positivo. Además de eso, durante el proceso el teléfono apenas se calienta si no lo usas.

Duocapturas 1

Android bastante limpio con algunos toques de Vernee

Triocapturas 2

Una de las cosas más acertadas que puede hacer un fabricante chino si no es capaz de ofrecer una capa de personalización bien implementada y útil es dejar a Android tal y como está. Esto es justamente lo que ha hecho Vernee en el Mars Pro, dejar el sistema casi sin tocar, y esto es algo que notaremos en la fluidez.

Como recordatorio, ejecuta Android 7.0 Nougat y cuenta con el parche de seguridad del 5 de junio de 2017. Dado que no hay capa de personalización, lo único que encontraremos de Vernee es algún fondo de pantalla y algunas opciones en los ajustes que no influyen negativamente en la experiencia de usuario.

Vernee ha hecho bien siguiendo con Android puro y sólo añadiendo un toque de personalización, de esta forma no empeora la experiencia de usuario.

Dentro del menú nos encontraremos algunas cosas como la personalización de la barra de navegación (incluida la posibilidad de esconderla cuando queramos), algunos gestos y algo de personalización del icono de batería. No obstante, hay una característica que quiero destacar, el modo 'e-ink'.

Img 0489

Desde la barra de notificaciones podemos activarlo fácilmente, y cuando lo hacemos la pantalla se queda en blanco y negro (como puede versee en la foto de más arriba). El escritorio principal cambia para ofrecer el widget de reloj y un máximo de seis aplicaciones que podemos poner o quitar usando el menú de tres puntos o pulsando sobre el simbolo de 'más' en cada espacio que nos quede libre.

En el mismo icono de menú podemos modificar el brillo de la pantalla y el sonido. Si queremos salir sólo hay que darle a la flecha superior izquierda y aceptar. En general, la experiencia por la interfaz y los ajustes es muy buena, no hemos tenido problema alguno al entrar y salir de ajustes, acceder a las apps recientes, etc.

Una cámara en la media: bien de día y poco rango dinámico

Img 20170811 201130 5

En cuanto a las especificaciones de la cámara del Vernee Mars Pro, nos encontramos con un sensor de 13 megapíxeles, apertura f/2.0, flash de doble tono y PDAF (de hecho, usa el mismo sensor IMX258). En cuanto a la cámara delantera, tiene una resolución de 5 megapíxeles.

Viendo estas especificaciones, es de esperar que veamos un desempeño decente, y así es en este caso si las condiciones son favorables. De día, como es de esperar, las fotos tienen buena calidad, pero vuelve a fallar en cuanto al rango dinámico se refiere, dejando las zonas iluminadas muy quemadas o las sombras demasiado oscuras. Eso sí, donde vemos alguna mejora es en la velocidad de disparo, que es algo mayor.

Hdr 2

Si queremos solucionar el problema del rango dinámico, entonces habrá que tirar del modo HDR, que te soluciona bastante la papeleta, pero sin esperar que haga milagros. Es capaz de "iluminar" las zonas oscuras hasta cierto punto sin pérdida de detalle si el elemento no está demasiado lejos.

Img 20170816 155942 6

En los interiores nos encontramos con unas imágenes de buena calidad, con una buena representación de los colores y nivel de detalle. Eso sí, si no hay mucha iluminación, vemos que empieza a aparecer algo de ruido que, por otra parte, suele ser algo normal.

Img 20170808 012624 0

Durante la noche veremos que la calidad desciende bastante, algo común en los móviles. Seguimos encontrándonos con imágenes que no tienen demasiado ruido y con una iluminación bastante decente gracias a la apertura f/2.0. Nuevamente, volvemos a encontrar una ligera mejora en la velocidad de enfoque y disparo.

Screenshot 20170802 161727

Donde veremos la mejora más notable es en la interfaz, que ha dejado de ser esa aberración que se parecía a la interfaz que tenían las cámaras en KitKat para ser algo más decente. El problema es que para acceder a los diferentes modos tenemos que meternos en los ajustes y seleccionarlo, hubiera sido mejor tener un icono en la zona superior, que hay sitio. Al menos es más limpia y más fluida, esperemos que continúen por ese camino.

Vernee Mars Pro, la opinión de Xataka Android

Si hay que ser sincero, si tuviéramos un Vernee Mars y un Vernee Mars Pro del mismo color y los pusiéramos juntos, no hay forma de distinguirlos a primera vista (ni a segunda, ni a tercera) sin desbloquear la pantalla y empezar a toquetearlos. Hubiera sido una buena idea distinguirlos físicamente de alguna forma que no sea el color.

Volvemos a tener un terminal elegante y cómodo, lo cual es bueno, pero es que han repetido los mismos errores, como colocar el sensor de huellas y los botones en el mismo lateral. Esto provoca que para subir o bajar el volumen, o para apagar el dispositivo, hay que cambiar de posición la mano de lo arriba que se encuentran.

Por desgracia, el Vernee Mars Pro repite los errores de su antecesor, especialmente en cuanto a diseño se refiere.

Buena parte de las críticas que se puede tener hacia este terminal tienen que ver con su aspecto físico, y no porque sea feo (que no lo es), sino porque no se diferencia nada de su antecesor, que ya contaba con un generoso parecido al iPhone 6 Plus. Esto puede hacer que un usuario mire hacia otro terminal antes que a este si busca algo nuevo.

Pero estos reproches hacia el Vernee Mars Pro no lo hacen un mal teléfono, que cuenta con unas cuantas virtudes, como el aumento en la potencia, una batería más generosa (contando con el mismo grosor, ojo). Hablando de la batería, que hace que el Mars Pro tenga una buena autonomía (nada fuera de lo normal), la carga rápida es digna de mencionar. Poder cargar 3.500 mAh en hora y media es un punto muy positivo.

Una de las mejores cosas de este Vernee Mars Pro es su rendimiento, es capaz de moverse con fluidez tanto en aplicaciones sencillas como en juegos exigentes.

El rendimiento en general del dispositivo es impecable, no hemos visto ninguna aplicación en la que vaya demasiado lento (sólo una ligera caída de FPS en algún juego muy exigente), no hay cierres forzados y las ejecuta con rapidez. Claro, no está a la altura de un gama alta actual, pero el que se compre este móvil no va a quedar decepcionado.

El apartado de la cámara ha sido una pequeña decepción, repite los mismos errores que su antecesor, y podrían haber aprovechado las capacidades del helio P25 para mejorar en este aspecto, pero han perdido la oportunidad. La mejora (considerable) en la interfaz puede aliviar este sentimiento en parte, pero siempre nos quedará la sensación de que podría haber dado más de sí.

En términos generales, tenemos un buen teléfono, con virtudes y defectos muy marcados. Ahora habría que preguntarse si merece la pena el Vernee Mars Pro por encima del Mars normal, porque no son demasiado diferentes. A continuación, como siempre, dejaremos las valoraciones para que decidas si puede ser una buena compra o directamente lo descartarías.

7,12


Diseño7
Pantalla7
Rendimiento7,25
Cámara6,75
Software7,25
Autonomía7,5

A favor

  • Un diseño muy elegante y atractivo
  • Una buena autonomía acompañada de una carga bastante rápida
  • Android con muy poca personalización
  • El modo 'e-ink' puede ser muy práctico

En contra

  • Diseño calcado al del Vernee Mars
  • Cámara con un rango dinámico pobre
  • Ausencia de NFC
  • Sensor de huellas en una posición incómoda y funcionamiento errante

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por Gearbest. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos