Compartir
Publicidad

Samsung Gear 2 Neo, análisis

Samsung Gear 2 Neo, análisis
47 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Samsung confirmó en el pasado Mobile World Congress que tanto su nuevo Galaxy S5 como los vestibles de la nueva gama Gear llegarían a los principales mercados el 11 de abril, cosa que los coreanos han cumplido con puntualidad, y haciendo un alarde otra vez de su enorme capacidad de producción y logística.

Sabemos que 2014 es el año de los dispositivos vestibles, así que en Xataka Android nos hemos apresurado a hacernos con una unidad del nuevo reloj inteligente de Samsung, el Gear 2 Neo, que hoy os analizamos en profundidad para que podáis valorar de primera mano la utilidad de un smartwatch en nuestros días.

No es la primera aproximación de Samsung a este mercado, pues ya el año pasado estuvo a la venta el Samsung Galaxy Gear, un reloj inteligente que sin embargo pasó sin pena ni gloria, y que recibió muchas críticas al intentar abarcar mucho apretando poco, con una clara indefinición en las necesidades reales de un dispositivo de su clase.

El Gear 2 ha evolucionado y ha crecido, ya no es un globo sonda que no sabe por donde atacar este mercado, y con el permiso de Pebble es hoy en día una de las apuestas más serias entre los relojes inteligentes.

Samsung Gear 2 Neo

Evidentemente, sabemos que no se trata de un dispositivo con Android, sino con Tizen, pero esto se resume al sencillo sistema operativo que controla el reloj, pues la mayoría de sus funciones están destinadas a servir como complemento a la gama Galaxy de Samsung, convirtiéndose así en el mejor aliado de nuestros androides coreanos. Veamos pues qué nos ofrece el Samsung Gear 2 Neo.

Diseño y materiales

El Samsung Gear 2 Neo deja muy claro que como reloj no es nada convencional. Buena prueba de ello es que este fin de semana hemos tenido que explicar varias veces qué es y para qué sirve a quien reparaba en nuestra muñeca.

Sin embargo, su diseño ha mejorado mucho para que la ergonomía sea la adecuada de un dispositivo que llevaremos puesto prácticamente todo el tiempo. Ahora es más pequeño, más fino y más ligero, cómodo de usar y con correas que pueden intercambiarse como las de cualquier otro reloj.

Las dimensiones completas del Gear 2 Neo se quedan en los 37,9 × 58,8 × 10,0 milímetros, con un peso de 55 gramos. Su tamaño está muy conseguido y no se hace grande aunque se coloque en una muñeca muy fina, así que por esto no habrá críticas ni detractores. Por si alguna se lo pregunta, para una chica tampoco desentonaría.

Samsung Gear 2 Neo

En nuestro caso, el Gear 2 Neo está finalizado en plástico, cabe recordar que el Gear 2 con cámara, única diferencia entre ambos además de su acabado, está confeccionado en un acabado metálico. El plástico del Gear 2 Neo es mate y cuenta con un tacto similar al del teflón, que otorga muy buena sensación y repele la suciedad, algo necesario para un reloj que se mojará al lavar las manos y se tocará con los dedos en muchas ocasiones.

Por lo mencionado anteriormente, debemos dejar el dato ya aquí, y es que el Samsung Gear 2 Neo es resistente al agua y al polvo gracias a su certificación IP67.

El dispositivo sólo cuenta con un botón central bajo la pantalla táctil, que servirá para encenderlo y apagarlo, y al que podremos asignar una función para la doble pulsación. Lejos de eso y del puerto infrarrojo que está en la parte superior, poco más hay que comentar de su minimalista diseño, que ni siquiera muestra la marca Samsung en el frontal.

Samsung Gear 2 Neo

En un lateral está la abertura para el micrófono, mientras el altavoz se va al otro lateral. La cara interna del reloj muestra el sensor de ritmo cardíaco y el conector para la base de carga, realizada en plástico y que se conecta a la red eléctrica mediante un puerto microUSB estándar.

Si hay alguna pega en este apartado, quizás sea la falta de un conector jack para audio, pero este hecho se ha suplido con la posibilidad de vincular un auricular inalámbrico a través del Bluetooth, que también se usa para mantener la conectividad entre el reloj y el smartphone.

Es un reloj cómodo que no nos hace echar de menos las sensaciones de un reloj tradicional, y aunque evidentemente no tiene el glamour de un Omega o un Hublot, esto queda eclipsado por la cantidad de cosas que nos permite hacer un smartwatch como este.

Hardware, rendimiento y usabilidad

Siempre iniciamos este apartado de los análisis con un cuadro técnico y una batería de benchmarks, cosa que en este caso tendría muy poco sentido más allá de su pantalla AMOLED a todo color de 1.63 pulgadas y resolución 320 x 320 píxeles, con una densidad de 278 ppp que hace lucir de manera perfecta al reloj.

Como es evidente, el hardware del Gear 2 Neo está más que dotado para mover la interfaz que Samsung ha diseñado sobre Tizen, aunque para los amantes de los datos, repasaremos qué tiene dentro el nuevo reloj inteligente de Samsung:

  • Procesador de doble núcleo a 1 GHz
  • 512 MB de memoria RAM
  • 4 GB de almacenamiento interno no ampliable
  • Batería de 315 mAh

El comentado elenco se completa con un puerto infrarrojo para controlar nuestro televisor, conectividad Bluetooth 4.0 LE y los sensores para cuantificar nuestra actividad física: podómetro, acelerómetro, giroscopio y monitor de frecuencia cardíaca. El Gear 2 cuenta además con cámara de 2 megapíxeles.

Samsung Gear 2 Neo

El rendimiento del reloj es notable, su respuesta también, y la interactividad con él es muy sencilla. Para muestra un botón, y es que aunque la pantalla se mantiene apagada la mayor parte del tiempo, el propio reloj se enciende como por arte de magia al realizar el gesto de mirar la hora, cosa muy llamativa y además extremadamente útil.

La pantalla táctil es suficientemente grande como para permitir leer notificaciones o controlar el cuantificador de manera cómoda, y el sensor táctil responde con rapidez a los gestos y pulsaciones, sin ningún tipo de lag que deteriore la experiencia del usuario.

El sistema operativo está bien diseñado, permite configurarlo prácticamente todo y su uso es sencillo totalmente a través de gestos. Desplazar hacia los lados muestra las aplicaciones y opciones, desplazar hacia abajo vuelve hacia atrás, y el botón nos lleva de manera directa a la pantalla principal del reloj.

Por si esto fuera poco, podremos hacer casi cualquier cosa con nuestra voz, y es que gracias a la integración de S Voice se puede escribir y enviar un SMS, llamar a un contacto o preguntar directamente al reloj qué tiempo hace, aunque si lo hacéis en la calle corréis el riesgo de que os miren con incredulidad y os tomen por locos.

Samsung Gear 2 Neo

El puerto infrarrojo funciona bien aunque en este caso sí es algo lento. Eso sí, se conecta muy fácilmente a cualquier televisor para que podamos usar el reloj como mando a distancia. También funcionan como se espera los sensores para la cuantificación, cosa que comentaremos más en profundidad en el siguiente apartado.

La nota negativa del rendimiento ya os la esperáis la mayoría, y es que aunque Samsung cuenta que su optimización de recursos lleva al Gear 2 Neo a contar con una autonomía de 2 ó 3 días de uso intensivo que podría llegar a los 6 días de uso normal, lo cierto es que tenemos que hablar de dos días justos con uso intensivo y probablemente unos 4 en uso habitual.

Software, ¿para qué sirve un smartwatch?

Esa es la gran pregunta que surge al analizar un dispositivo de este tipo, y la contestación es la esperada: puede servir para muchas cosas, pero todo depende del enfoque y del software que le dé vida, pues el hardware ya lo tenemos y ya sabíamos hace tiempo que era posible.

En un mercado tan verde, es difícil conocer las necesidades reales de los usuarios, así que muchos han apostado por dispositivos muy diferentes, de los que curiosamente sólo ha triunfado Pebble, que resulta ser la solución más simple. La propia Samsung fracasó estrepitosamente con su primer Galaxy Gear, aunque han aprendido bastante con él.

Este nuevo Gear 2 Neo tiene claras sus convicciones, y parece que los coreanos han entendido por fin que un reloj no necesita imperiosamente una cámara, cosa que esta vez se ha relegado a su versión de mayor precio.

Samsung Gear 2 Neo

Por el contrario, se ha puesto el foco a las dos mayores utilidades de un dispositivo que llevaremos siempre en la muñeca, como son las notificaciones y la cuantificación, además del añadido lógico del control multimedia del smartphone vinculado.

El Gear 2 Neo funciona a las mil maravillas como reloj convencional, pero es que además permitirá leer rápidamente y de un plumazo cualquier notificación que llegue a nuestro smartphone, eso sí, limitando su compatibilidad a los terminales Galaxy más punteros de Samsung. También podremos contestar llamadas directamente hablando al reloj, o rechazarlas y avisar fácilmente del motivo mediante un SMS gracias a la integración de S Voice.

Por si esto nos parece poco, el nuevo reloj inteligente de Samsung también estará monitorizando cada segundo nuestra actividad diaria y nuestro descanso nocturno, además de contar con un modo de entrenamiento para realizar salidas en bicicleta, carreras o caminatas. Este modo nos muestra nuestra la información más relevante, como la frecuencia cardíaca, las calorías aproximadas que hemos consumido, la distancia recorrida, el ritmo o el tiempo que hemos entrenado.

Su funcionamiento como cuantificador es excelente, y podemos afirmar que midiendo la distancia de carrera en una cinta estática no se ha distanciado mucho del resultado final de la máquina.

Samsung Gear 2 Neo

El Gear 2 Neo también permite control de la reproducción multimedia del smartphone, e incluso nos permite reproducir música directamente desde su memoria de 4 GB, para lo cual podremos mover canciones muy fácilmente desde Gear Manager. Es posible vincularle al reloj unos auriculares Bluetooth, así que podremos salir a hacer deporte sin llevar el smartphone encima, independencia que en este caso muchos agradecerán.

Como añadido, tenemos que valorar y reseñar como se merece la personalización que se puede realizar al reloj, casi completa, y también la posibilidad de instalar aplicaciones a través de la tienda de Samsung, cosa que añadirá seguro mucho valor a medida que pase el tiempo.

Hoy en día la cantidad de aplicaciones disponibles es extremadamente limitada, con el hándicap de que la mayoría son de pago, aunque los principales desarrolladores ya trabajan para llevar sus creaciones al Gear 2 Neo, y seguro que Samsung Apps registrará muchas más entradas específicas para el Gear 2 Neo en los próximos meses.

Para utilizarlo con todas sus posibilidades deberemos instalar en nuestro smartphone el gestor Gear Manager, una aplicación muy cuidada e intuitiva que permite controlar y configurar el reloj en remoto desde el smartphone. Además, tendremos que instalar Fitness with Gear para sincronizar y gestionar con el terminal los datos de actividad física que recogen los sensores del Gear 2 Neo.

Samsung Gear 2 Neo, la opinión de Xataka Android

Tras usar el nuevo smartwatch de Samsung durante sólo 3 días hemos podido comprobar que este tipo de dispositivos no sólo estarán en la mayoría de muñecas en un plazo seguramente corto de tiempo, sino que también podemos corroborar de primera mano que puede sacárseles mucha utilidad.

A favor

  • Calidad de la pantalla
  • Buena ergonomía
  • Cuantificador y smartwatch todo en uno

En contra

  • Autonomía justa
  • Compatibilidad limitada a algunos Galaxy

Llevábamos mucho tiempo esperando un reloj inteligente que también cuantificase, pues es ilógico comprarse dos dispositivos diferentes para que ambos vayan colocados en el mismo sitio y realicen una actividad totalmente complementaria. Samsung ha acertado en este caso, y las posibilidades de los nuevos Gear 2 son además muy amplias.

El mercado está todavía inmaduro, pero creemos que la apuesta de Samsung es la que más se acerca de momento a lo que debería un reloj inteligente, con la posibilidad de comprobar notificaciones y controlar mínimamente las funciones del smartphone sin sacar a éste de su bolsillo, bolso o mochila, pero también monitorizando de manera silenciosa nuestra actividad para ayudarnos a cuidar nuestra salud y permitiendo utilizar aplicaciones que sacarán mayor partido a una pantalla que luce muy bien.

El Samsung Gear 2 Neo nos ha gustado mucho, aunque su precio de 199 euros en tienda sumado a la imposibilidad de utilizarlo con smartphones de otros fabricantes, seguramente echará para atrás a muchos usuarios que estarían encantados de echarle el guante a este reloj.

Si quisiéramos, podríamos discutir el precio, aunque a nosotros nos parece en sintonía con el mercado y con su funcionalidad, y no haremos demagogia comparando la utilidad de un reloj de este tipo con una máquina mecánica de precisión como es un reloj automático. Sin embargo, no discutiremos que su limitada compatibilidad le resta mucho atractivo, y animamos encarecidamente a Samsung a que abra el ecosistema permitiendo al Gear 2 llegar a más dispositivos.

En Xataka Android | Samsung Gear 2 Neo, análisis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio