Qué tipos de VPN existen y para qué sirve cada uno
Listas

Qué tipos de VPN existen y para qué sirve cada uno

Las VPN están en cierto modo de moda, pues vienen de regalo en algunas ocasiones como al comprar un Google Pixel 7, con algunos planes de Google One o con navegadores como Opera. Todas estas VPN mantienen las mismas siglas de red privada virtual (en inglés), pero pueden ser muy distintas entre sí.

Te contamos todos los tipos de conexiones VPN que existen y en qué se diferencian entre ellos, y no nos referimos únicamente a las diferencias técnicas, sino también a sus precios, modalidades de suscripción y servicios que ofrecen.

Tipos de VPN por su arquitectura

Tunelvpn
Ejemplo del uso de una VPN para conectar a una red local remota (como la Intranet del trabajo)

Las VPN son un mundo, pero en su esencia más básica no son más que una red privada a la cual se puede acceder a través de una red pública. Por ejemplo, con una conexión de este tipo puedes conectarte a la red local de casa con sus ordenadores, impresoras y demás, a través de Internet y de forma segura. Esto, sin que dichos dispositivos estén expuestos a su acceso directo a través de Internet.

Los tipos de VPN existentes depende de cómo de filo hiles en tu definición, aunque principalmente te encontrarás con tres tipos de redes VPN que cubren todos los casos de uso de este tipo de conexiones que veremos más adelante. Son los siguientes:

  • VPN de acceso remoto. Es el tipo de conexión VPN común para que los teletrabajadores remotos puedan conectarse a la red del trabajo de forma segura, accediendo a los contenidos compartidos en la red sin que estos sean accesibles a cualquier otra persona en Internet y con las medidas de seguridad y cifrados oportunas.

  • Conexiones VPN Site-to-Site. El objetivo aquí no es conectar a un cliente (por ejemplo, un trabajador) con una red local (por ejemplo, la red de la oficina), sino que sirven para conectar dos o más redes entre sí. Por ejemplo, sirve para conectar entre sí todas las oficinas de una empresa como si estuvieran todas en la misma red.

  • Conexiones Site-to-Site basadas en Extranet. Es igual a la anterior, con la única diferencia de que se usa para conectar redes de clientes, proveedores y socios comerciales externos.

Tipos de VPN por precio

No todas las VPN fueron creadas iguales. Algunas son gratis, mientras que por otras hay que pagar. Nadie da 0,03 euros a 0,02 euros, de modo que si usas una VPN gratis casi seguro que vas a tener algunas limitaciones, ya sean de tráfico, velocidad o funciones reducidas. Estos son los tres tipos principales de VPN por su precio:

  • VPN "gratis" de trabajo. Los teletrabajadores que usan una conexión VPN para conectarse a su oficina no necesitan pagar por ella, sino que es la propia empresa la que monta la infraestructura y acarrea con los gastos. El trabajador como tal solo debe conectrase a ella a través de un cliente de VPN.

  • VPN gratis. Una VPN gratis te permite probar el servicio con ciertas limitaciones y es suficiente cuando usas este tipo de conexiones de forma muy esporádica. Cuando una VPN es gratis, generalmente es porque confían en que los usuarios terminen pasándose a la suscripción mensual tras probarla o se financian de otro modo, por ejemplo vendiendo información sobre tu navegación. No son, por tanto, muy indicadas para quien busca usar una conexión VPN para mejorar su privacidad.

  • VPN de pago. Lo bueno, se paga. Usar una VPN para ver contenido en streaming consume una gran cantidad de datos, que cuesta dinero, y como tal debe repercutirse al cliente. Funcionalidades típicas de VPN de pago con respecto a las gratis son una mayor velocidad de descarga, transferencia de datos ilimitada (o mucho mayor a la modalidad gratis) y funciones de seguridad adicionales, como por ejemplo que no se guarde ningún registro de la conexión.

Tipos de VPN por servicios que ofrecen

Vpnchina
Esquema de cómo se puede usar una VPN para saltarse la censura estatal de un país

Por último, también podemos diferenciar las conexiones VPN por lo que nos permiten hacer, pues es muy distinta la VPN que usamos para trabajar que una que busca mejorar nuestra seguridad, ocultar nuestra dirección IP o acceder a contenido de streaming disponible en otros países. Estos son algunos de los tipos principales:

  • VPN para trabajar. Es la conexión VPN clásica con la cual nos conectamos a la oficina para acceder a los recursos compartidos como si estuviéramos allí.

  • VPN para ver streaming. Una conexión VPN -normalmente de pago- que nos permite conectarnos a Internet como si estuviéramos en otro país y es lo suficientemente rápida como para poder usarla para ver contenido en streaming que está disponible allí, pero no en nuestro país.

  • VPN para saltar censura o fingir estar en otro sitio. En la práctica es igual a la anterior, pues con nuestro dispositivo nos conectamos a un servidor en otro país y "fingimos" estar ahí, pero si no necesitamos velocidad punta o mucho tráfico de datos, nos puede ser suficiente con una VPN gratis que no esté optimizada para el streaming. Conectándonos "desde otro país" podemos saltarnos la censura estatal o desbloquear funciones en apps o servicios que no están disponibles en nuestro país.

  • VPN para esconder la IP. Una conexión VPN sencilla con la cual buscamos esconder nuestra dirección IP. En este caso nos suele valer con una VPN gratis, aunque es recomendable que comprobemos que nuestra IP realmente ha cambiado, pues a veces puede no ser así.

  • VPN para mejorar privacidad y seguridad. Es común también usar una conexión VPN para cifrar nuestros datos y que no sea fácil interceptar lo que hacemos en Internet. Especialmente importantes al conectarnos a redes Wi-Fi públicas sin cifrar, si la privacidad es el principal motivo para usar una VPN, suele ser mejor idea optar por una VPN de pago fiable.

Temas
Inicio