¿De verdad necesitas una VPN? Cuándo tiene sentido contratar una (y cuándo no)
Tutoriales

¿De verdad necesitas una VPN? Cuándo tiene sentido contratar una (y cuándo no)

¿VPN sí o VPN no? Hay quien considera que una VPN es imprescindible y un escuadrón de indecisos que se debaten entre usar una VPN gratuita, una VPN de pago o ninguna de ellas. Si tú también estás indeciso, te ayudamos a decidirte contándote cuándo merece la pena contratar una VPN y cuándo no.

Las VPN de pago te ofrecen más de todo pero, obviamente, tienen la pega de que necesitas rascarte el bolsillo cada mes. Las VPN gratis, además de estar más limitadas, son más proclives a cobrarse el sueldo por otros medios, como vendiendo tus datos. Hay algunos casos en los que merece la pena hacerte con una VPN de pago. Te contamos cuáles.

Por qué pagar por una VPN

A nadie le gusta pagar a no ser que sea exactamente necesario, y eso mismo se aplica a las conexiones VPN. Pagamos ya por nuestro PC o móvil, por nuestra conexión a Internet, la luz, y lo último que queremos es añadir un pago extra encima para conectarnos a Internet. Y, sin embargo, los servicios de VPN proliferan como setas, de modo que al parecer tienen su público.

Esto es así pues las VPN pueden ser de mucha utilidad para muchas personas, mientras que otras probablemente no usen nunca alguna, al menos conscientemente. No son para todo el mundo, pero si te encuentras en uno de los siguientes casos, es bastante probable que te compense hacerte con una VPN de pago:

  • Si vas a acceder a contenidos en streaming como Netflix y demás. Un límite habitual en las conexiones VPN gratis es que la velocidad esté limitada y tengamos un límite de tráfico mensual que se acabaría muy rápido si lo usamos para ver series y películas en Netflix y servicios similares. Mucha gente usa una VPN para acceder a los servicios de streaming de otros países, y esto es algo que rara vez vas a lograr hacer satisfactoriamente con una VPN gratis.

  • Si la vas a usar para descargar. Si vas a descargar un buen volumen de datos, también se te va a quedar corta una conexión VPN gratis, y además casi seguro que la conexión va a ser algo lenta, así que tardarás más en hacerlo. En tal caso, deberás buscar una conexión VPN que te garantice una velocidad de descarga alta.

  • Para fingir estar en cierto país. Si por el motivo que sea necesitas conectarte como que estás en determinado país, podrás hacerlo con algunas VPN gratis como Tunnelbear, pero la transferencia de datos suele estar bastante limitada, así como la cantidad de países disponibles. Tu mejor baza es hacerte con una VPN que te asegure que tiene servidores en dicho país y que siempre van a estar disponibles para ti (lo cual es también más difícil en las conexiones gratuitas).

  • Por privacidad. Si tu objetivo para usar una VPN es obtener una mayor privacidad y que nadie pueda ver lo que haces o dejas de hacer en Internet, entonces lo normal es que optes por una VPN de pago que te garantice que no se guarda ningún registro. También encontrarás VPN gratis que te prometan lo mismo, aunque si es gratis o lo están monetizando de algún modo (vendiendo tus metadatos, por ejemplo) o quizá no tienen tampoco presupuesto para proteger la seguridad de la conexión.

  • Si quieres saltarte la censura estatal de tu país. Si vives en una región donde tu conexión a Internet está estrictamente censurada y además te preocupa que las autoridades puedan tomar represalias según el tipo de contenidos a los que accedes, una VPN de pago que no guarde registros es la mejor solución para ambos problemas: la censura y la supervisión.

En qué casos no merece la pena una VPN de pago

Vpnnope

Antes de que saques la VISA oro a pasear para comprar la mejor VPN con la que te encuentres, te recordamos que una VPN no es para todo el mundo. De hecho, la mayoría de las personas ni usan ni necesitan una conexión VPN, y mucho menos pagar por ella.

En cierto modo todo se reduce a si vas a aprovechar sus ventajas con frecuencia o no, aunque estos son algunos casos concretos en los que no te merece la pena pagar por una VPN y te sirve con una gratis (o ninguna):

  • Si la usas muy de vez en cuando. La mayoría de VPN se pagan mes a mes, de modo que si solo aprovechas sus ventajas muy de cuando en cuanto, es bastante posible que dicho pago no te salga a cuenta. Es más, si las usas poco, es posible que los límites de velocidad y tráfico de una VPN gratis te sean suficiente para tus incursiones.

  • Para esconder tu IP. Si lo único para lo que quieres una VPN es para enmascarar tu dirección IP, no necesitas pagar por una VPN. Obtendrás lo mismo con algunas VPN gratis o haciendo algo tan sencillo como conectarte a una conexión Wi-Fi pública.

  • Para probar cosas puntuales, como Twitter Blue. Es muy desesperante cuando cierto juego o función de una app está disponible solo en algunos países del mundo. En muchos casos puedes lograr activarlo en tu móvil usando una VPN, pero te servirá con una VPN gratis, sin necesidad de pasar por caja. Esto, claro está, si estamos hablando de pruebas esporádicas. Si lo vas a usar mucho, entonces es para pensárselo.

  • Si la usas para conectarte a redes Wi-Fi públicas. Un uso clásico de las conexiones VPN es proporcionarte una capa de protección adicional en redes Wi-Fi, algunas de las cuales ni siquiera están cifradas y no tienes ninguna garantía de que estarán registrando todo lo que hagas. Vas a tener una mejor protección de tu privacidad con una VPN de pago, sí, pero si es solo por esto, te sirve perfectamente con una alternativa como Warp, de Cloudflare.

  • Para saltar bloqueos. Si la censura generalizada no es un problema, sino que simplemente necesitas saltarte algún bloqueo esporádico en una web que otra, una VPN gratis te saca del apuro sin problemas y sin pagar nada.

  • Si te sirve con una VPN gratis. Todo lo anterior se resume en este punto: si te apañas con una VPN gratis, no necesitas pagar. De hecho, salvo por motivos de privacidad, es recomendable que empieces tu aventura con una VPN gratis y no te plantees pagar hasta que no se te haya quedado corta.

Temas
Inicio