Compartir
Publicidad
Publicidad
El Samsung Galaxy S8 sacrifica el botón de inicio por un diseño sin marcos, ¿realmente vale la pena?
Móviles Android

El Samsung Galaxy S8 sacrifica el botón de inicio por un diseño sin marcos, ¿realmente vale la pena?

Publicidad
Publicidad

Samsung este año ha dado un paso importante en la evolución del diseño de sus terminales al eliminar de raíz el botón físico que había sido uno de los santo y seña de sus teléfonos desde siempre.

En el Galaxy S8 y S8+ hemos visto finalmente, en el día de hoy, como ha prescindido del botón físico home que ha pasado a ser uno virtual. Este cambio llega justamente en el momento en el que uno de sus rivales, Huawei con su P10, ha puesto el botón en la parte frontal para implementar incluso gestos en el mismo. Nos preguntamos a continuación cual es la mejor opción, ¿si seguir con el botón físico en el frontal? ¿o sumarse a la tendencia actual del S8?

Lo positivo de pasar del home físico al virtual

La mayor ventaja de prescindir del botón físico home, es el espacio que gana el panel o pantalla para proporcionar un aspecto ratio de 18,5:9 que le permitirá estar a la par de lo conseguido por LG con su G6; éste se ha vanagloriado de poder ofrecer otro tipo de formato que se lleva mejor con una mejorada experiencia de usuario para todo tipo de contenido multimedia.

A nivel práctico, es más que llamativa la mejora en este sentido para tener un smartphone más largo y que tampoco es aquel de años anteriores en el que, como te pasaras de pulgadas en pantalla, necesitabas un bolsillo más que amplio para poder llevarle sin que fuera incómodo.

Frontal

El otro punto que gana muchos enteros, al eliminar al botón físico home, es la ganancia en estética visual al poder ofrecer un frontal de un teléfono que se distancia del diseño de anteriores teléfonos, basados casi en esa alternativa “edge” a la que fue la “estándar” de siempre.

Samsung gana de nuevo en aquello de que “cada dos años hay que innovar en las líneas de diseño de un terminal”, así que después del S6 y S7, centrados en lo “edge” como el principal argumento para el cambio, ahora nos trae un S8 que, gracias al reducido espacio usado en los marcos inferiores y superiores, ofrece un estilo visual distinto a lo que hemos presenciado de los gama alta de la compañía.

Largo

El móvil toma un aspecto más curvado e incluso podríamos decir que “ahuevado” si centramos la mirada en las curvas de las esquinas superiores, y las propias del propio panel o pantalla que también son curvadas, tal como ha hecho el LG G6.

Así que eliminar el botón físico home casi podríamos decir que la compañía coreana ha matado dos pájaros de un tiro, por un lado en el estético y por el otro, el de ofrecer un mejor ratio pantalla-a-frontal, aunque si Samsung hubiera sido capaz de integrar el sensor de huellas en la pantalla, podríamos estar hablando de haber matado a tres, con el consiguiente salto de calidad en varios frentes.

Lo negativo de la desaparición del botón físico

Seguramente que los directivos de Samsung se comieron un poco las uñas esperando que la tecnología capaz de integrar el sensor de huellas en el frontal hubiera estado disponible en su tiempo, pero no fue así según sabemos de un rumor, y finalmente tuvieron que improvisar para colocarlo en la parte trasera.

Posiblemente que colocar el sensor de huellas en un nuevo lugar es una de las peores consecuencias de la decisión de prescindir del botón físico home en el frontal del teléfono. Ahora los usuarios tendrán que acostumbrarse a usar el sensor ubicado en la parte trasera, cuando en los anteriores modelos de la línea S estaban ya hechos a realizar la acción desde el botón en la parte frontal, y olvidarse de poder desbloquearlo cuando esté en una mesa con pasar simplemente el dedo.

Atras

Esto nos lleva al siguiente matiz, y que es bastante curioso por los movimientos que presentan algunos de los competidores directos. El P10 de Huawei es el primero de la compañía china que ha llevado el lector a la parte frontal, con lo que se posiciona como una alternativa para aquel cliente que se ha acostumbrado a usarlo en ese espacio y no quiere pasar a la trasera.

Si encima contamos con la opción del P10 que ofrece gestos en el botón físico para imitar lo conseguido con los Pixel y algunos Nexus, la marca china tendrá un valor añadido más en su móvil, al que todavía Samsung no se podrá sumar hasta que en el Note 8 o Galaxy S9, según sabemos de un rumor, incorporen la tecnología de sensor de huellas en pantalla que finalmente no llegó a tiempo; incluso se sabe que el Note 8 podría incluir un botón de inicio virtual sensible a la presión.

La verdad que hubiera sido un smartphone bien redondo si el sensor de huellas estuviera implementado en la pantalla, ya que ese cambio de pasar del físico al virtual, habría sido perfecto al contar en el frontal con la capacidad de desbloquear el teléfono y no obligar al usuario a que vaya memorizando la ubicación exacta del sensor cuando ha de posar sus dedos y no equivocarse con lo que sería la lente; que por cierto, va a necesitar ser limpiada más que dos o tres veces al día.

La decisión de tomar un camino u otro

Fron

Al igual que el tema de las baterías, donde existen una discusión bastante álgida en fabricar teléfonos más finos, pero que sigan teniendo una gran capacidad en autonomía, los teléfonos sin biseles están consiguiendo que aquellas marcas que estén planteándose lanzar un gama alta, como podría ser el caso actual de Google con su Pixel 2, y más después de ver como Andy Rubin tiene un móvil con casi sin marcos en el frontal, lo tengan más difícil, ya que parece una obligación el ofrecer al usuario de todas esas ventajas dichas con un móvil con 18,5:9, sin casi biseles y que use los botones virtuales.

Tendremos que ver cuál será la posición de Apple por lo que respecta a este botón, ya que también se encontrará en la situación de pasar de uno de los elementos que siempre han estado vinculados al diseño de sus teléfonos y al software que da paso a la interacción con los mismos.

De momento, nos quedamos con que son más las ventajas que se obtienen al prescindir del botón físico home, aunque para ello ha de ser casi obligatorio el incorporar el sensor de huellas en pantalla, y es aquí donde se ha quedado a medio camino Samsung con su Galaxy S8.

En Xataka Android | Samsung Galaxy S8 y S8+, comparativa: así compite lo mejor de Samsung entre la gama alta Android de 2017

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos