Compartir
Publicidad
Honor 8X, primeras impresiones: un "gigante" de 6,5 pulgadas también puede ser cómodo y compacto
Móviles Android

Honor 8X, primeras impresiones: un "gigante" de 6,5 pulgadas también puede ser cómodo y compacto

Publicidad
Publicidad

Anticipándose a lo que se filtró en un principio, no ha sido el día 11 de octubre, sino el día 2 el elegido para hacer oficial la llegada a Europa del Honor 8X. El móvil de gama media que se esperaba como actualización del Honor 7X, y del cual podemos compartir nuestras primeras impresiones del Honor 8X tras haberlo probado.

Como ya repasamos en su presentación oficial en China, se trata de un terminal que incluye el procesador de Huawei para la gama media de este año, que crece en tamaño con respecto a su predecesor y que da opción a más RAM. Lo hemos exprimido lo posible en nuestra toma de contacto, os contamos qué tal.

6,5 pulgadas y sensación AMOLED en un IPS

El efecto colateral de que los buques insignia se hayan empeñado en alcanzar el 4K y otras resoluciones tan altas es que el FullHD+ se ha estandarizado hasta tal punto de que no es extraño verlo en un gama media. Es el caso del Honor 8X y nos resulta una resolución acertada, que da un nivel de detalle más que suficiente, así como de contraste y brillo en la medida que hemos podido probar.

Sí es cierto que viene calibrada algo fría, al menos si dejamos el ajuste de color "vívido" (que deja unos colores más saturados pero dentro de un nivel correcto). La ventaja es que los muchos ajustes que EMUI proporciona en cuanto a la calibración de la pantalla permiten que la ajustemos bastante a nuestro gusto.

Honor 8x Ajustes

La pantalla es grande, como grande es por tanto el móvil. Pero logra ser bastante contenido al no ser excesivamente grueso ni pesar mucho teniendo en cuenta el volumen, en parte gracias a reducir marcos (y sobrepasar el 84% de aprovechamiento del frontal por parte de la pantalla).

Es un móvil grande, pero no es excesivamente grueso ni pesa mucho teniendo en cuenta el volumen

Buena sensibilidad táctil y algo justa en relación a los ángulos de visión, ya que el sombreado aparece a poco de ladear o inclinar el terminal con respecto a nuestra línea de visión, aunque sin perder nitidez. De hecho, pese a ser un panel IPS da la impresión de ser AMOLED, por estos reflejos y por la saturación y la temperatura que comentábamos antes.

Tiene notch, aunque puede ocultarse yendo a los ajustes y a su correspondiente opción. De hecho, EMUI se muestra con todo su abanico de extras con respecto a la versión stock de Android en su versión 8.2.0, con esas opciones para pantalla y otras para audio (aunque no las hemos podido probar de momento).

Hilando con esto, las transiciones y las aperturas no van tan fluidas como si se tratase de un procesador mayor con la misma combinación de software. No podemos hablar de lag porque no es algo molesto y es apreciable sólo si tenemos en cuenta configuraciones más potentes, pero quizás los 6 GB de RAM del modelo superior signifiquen una diferencia en la experiencia a este nivel y una opción a considerar para quien, dentro de la gama media, quiera optar a lo más potente.

Honor 8x Juego

Tenemos también la habitual dosis de software añadido, en este caso una carpeta de juegos, Facebook y alguna app propia añadida a las que duplican las utilidades de las de Google. Dependerá de cuál se trate el poder desinstalarlas o no, las de terceros sí pueden borrarse pero las propias según el caso (y las de Google no).

Hemos podido jugar un poco y no ha habido ningún problema al abrir y ejecutar juegos de media/alta exigencia gráfica como el Asphalt 8, aunque puntualmente sí ha habido algunos momentos en los que se apreciaba algo de lentitud (en menús y partidas). Pero en apps de streaming y multimedia, que también pueden ser exigentes, no hemos percibido esto.

Algo se calienta cuando hacemos este uso intensivo, pero no es exagerado y tampoco molesta. Es un ligero aumento de temperatura que se reparte en toda la trasera del terminal debido a la conductividad del cristal y del metal de los bordes, pero que no parece suponer un problema y no va a más aunque no se deje de usar el móvil.

Honor 8x 02

Grande, cómodo y con buen ojo

Otro aspecto que también se ha contagiado entre la gama media es el reconocimiento facial. No hablamos aquí de ningún sistema avanzado como el FaceID de los iPhones o los que han incorporado Xiaomi y OPPO entre otros, pero al menos se añade este sistema al lector de huellas que figura en la parte trasera (un poco demasiado alto, por cierto).

Lo hemos podido probar aunque sólo en interiores, con diferentes cantidades de luz, y funciona bastante bien. No es excesivamente rápido y debido a la tecnología que lo facilita no es tan seguro como otros, pero el proceso de escaneo es sencillo y, al incorporar la función de despertar pantalla al levantar, es bastante cómodo. Aunque como ocurre en iOS hay que deslizar una vez nos reconoce el rostro.

En cuanto a la construcción y a las sensaciones al agarre, se trata de un terminal cómodo, en parte por la curvatura que dibujan los bordes. Está bien construido y mantiene unas líneas de diseño dentro del ADN de la marca y de la estética que reina ahora en smartphones, con un cristal que da el acabado reflectante y que no tarda en verse cubierto de huellas (aunque al menos parece no resbalar).

Con respecto a los bordes, comentar que en inferior vemos de nuevo un USB estándar y nada de tipo-C. Pero, para alivio de parte de los usuarios, hay minijack de audio a un lado de éste, el cual no hemos podido probar, pero sí podemos decir que el sonido por altavoces es de calidad media (pierde bastante a volúmenes máximos) y parece bastante potente.

Probando (un poco) la doble cámara

Poco podemos decir de la cámara, pero al menos hemos podido probarla con algo más de libertad que en otras ocasiones. La app no presenta novedades con respecto a lo visto en anteriores terminales tanto de esta marca como de Huawei, con la estructura en pestañas (con los modos retrato, apertura y noche entre otros), la navegación en swipes, y los añadidos en una pestaña accesoria entre los que se encuentran el HDR o el modo manual.

No es la navegación más cómoda, sobre todo si queremos alternar entre el disparo automático y uno de estos dos modos, pero al menos la app es estable y no hay tirones ni lags. Las fotografías en interiores salen con una calidad esperada teniendo en cuenta las lentes y los sensores que integra, con una pérdida de nitidez que no excede lo que suele verse en cámaras de gama media. La inteligencia artificial es otra opción presente en la app como vimos ya en el Honor 10 View, pero tenemos bastante déjà vu con lo que vimos en el Huawei P20 Pro y parece que se aplica una dosis extra de saturación y poco más (al margen de la detección de escenas).

Honor 8x App Camara

El desenfoque obtenido tanto con el modo apertura como con el modo retrato no parece haber evolucionado demasiado con respecto a terminales previos de la marca y de Huawei. La manera de realizarlos se mantiene, de modo que el modo apertura permite regular este mismo valor y aumentar o disminuir el desenfoque forzado (y no está disponible para la cámara frontal).

La cámara frontal da un resultado demasiado contrastado al menos en las condiciones que hemos probado, compensando poco la exposición cuando es un contraluz. Con luz favorable se defiende a nivel de detalle, y el modo retrato se aplica de manera aparentemente correcta (aunque lenta, y hay que andar con ojo por si sale la foto movida).

No hay estabilización óptica, pero sí electrónica y los vídeos salen bastante bien aunque probemos a movernos y a realizar giros bruscos. Aunque sobre este apartado entraremos más en detalle y pondremos muestras en el análisis en profundidad.

Honor 8x 03

Entrando con buen pie al terreno de juego

Por el momento el Honor 8X nos deja buenas sensaciones, con una fluidez relativa pero correcta dado el caso y siendo aparentemente un móvil versátil y completo. Habrá que ver si se mantienen estas sensaciones tras el análisis completo, que esperamos poder publicar próximamente.

Honor 8x Multitarea

¿Será un rival a la altura de la competencia? Tiene los ingredientes y puntos interesantes, pero el mercado es una guerra cada vez más dura y exigente y habrá que ver si los reclamos de este gigante son suficientes.

En la producción y edición del vídeo tenemos a Pedro Santamaría e Iñaki Agirrezabalaga.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio