Compartir
Publicidad
India, ¿una alternativa real a China en smartphones?
Móviles Android

India, ¿una alternativa real a China en smartphones?

Publicidad
Publicidad

Ya no podemos decir que los smartphones indios sean algo desconocido o lejano para los usuarios occidentales. Uno de los fabricantes locales, Intex, se ha estabilizado ya en España con 3 móviles y un par de wearables con toda la intención de expandirse por Europa y América Latina en los próximos años. Este paso nos lleva a preguntarnos qué pueden ofrecer respecto a los chinos.

Hay una idea que no se nos puede escapar y que ayuda mucho a entender lo que está ocurriendo. Algunos fabricantes asiáticos han empezado a trasladar parte de su fabricación y de sus cadenas de ensamblaje a India. Ya sabemos lo importante que fue para China convertirse en la cadena de montaje mundial, y ese efecto puede estar trasladándose poco a poco.

La industria india y la deslocalización China

Intex no es solo una compañía de smartphones y esos tres modelos que va a lanzar en España en los próximos tres meses son solo una pequeña muestra de lo que se está cocinando en el otro gigante asiático. Es una compañía enorme, que facturó 1.500 millones de euros en el año fiscal 2015. Gracias, entre otras cosas a sus 50 millones de smartphones vendidos, pero también a sus otras 15 líneas de negocio.

"Los fabricantes chinos están cambiando las fábricas a India por las economías de escala y por su eficiencia" según Vikram Misri, embajador indio en España.

Y ni siquiera es el líder local. La compañía más importante del país es Micromax, de la que sí hemos oído hablar de forma más regular por el resto del mundo por su enorme capacidad de venta. Incluso creó una marca más joven y fresca para el mercado online, Yu, siguiendo el ejemplo que han tomado otras compañías como Huawei con sus Honor.

India Embajador

El embajador indio en España, Vikram Misri, ha afirmado que "los fabricantes chinos están cambiando las fábricas a India por las economías de escala y por su eficiencia". Asegura que producir en su país sale cada vez más barato. A medida que se va instalando cada vez más industria se reducen los costes tanto por volumen de producción como por el florecimiento de servicios asociados a su alrededor, que por tanto ya no es necesario traer desde fuera.

Aunque los chips se firmen en Estados Unidos, Taiwán o China, en India se fabrica, no solo se ensambla. El área de Noida, cruzando el río Yamuna desde Nueva Delhi, se está convirtiendo en su Shenzen particular. Es un punto de encuentro entre las oficinas de diseño, las plantas de fabricación y los servicios de posventa. A uno y otro lado se pueden encontrar plantas de compañías indias junto a las de forasteros como Samsung, HTC o Vivo. Xiaomi, sin embargo, dejó su producción en manos de Foxconn, que tiene sus subsidiarias en Andhra Pradesh, al otro extremo del país, junto al mar.

Es la consumación de la estrategia estatal "Made in India", un plan de desarrollo implementando por el gobierno que está consiguiendo atraer a los fabricantes de todo el mundo. Lo hacen por costes y también para abastecer a ese gigantesco mercado, el segundo más grande del mundo por número de smartphones vendidos, ya por delante de Estados Unidos.

Todo por la gama baja

India Yutopia

En España, el 50% de los smartphones vendidos actualmente cuestan entre 75 euros y 200 euros. Son datos de GfK que ha facilitado Alfredo Canteli, director general de la división local de Intex. Un argumento de peso para comprender por qué su entrada en Europa se ha hecho por este segmento.

Sin embargo, las compañías allí presentes son capaces de diseñar y fabricar smartphones de gama alta. El mejor ejemplo es el Yu Yutopia, que combina una pantalla Quad HD de 5,2 pulgadas, un procesador Qualcomm Snapdragon 810 más 4GB de RAM y una cámara con sensor Sony de 21 megapíxeles con estabilizador de imagen.

Pero hay algo que no cuadra. Si India es el fabricante, ¿cuándo tendrán sus propios chips? Estas compañías tampoco han escapado del dominio de los líderes de semiconductores, pero al menos han sido capaces de llevarles a su terreno, en cierto modo. Tanto Qualcomm como MediaTek tienen grandes instalaciones en Bangalore.

Tanto los defensores como los detractores de las externalizaciones y las deslocalizaciones coinciden en algo: esas fábricas pueden producir una transferencia de tecnología, de conocimiento, a partir de la que puede florecer una industria realmente local, propia.

Las ventajas actuales de India

India Movil Intex

Por tanto, tecnológicamente, los smartphones indios aun no están en disposición de competir con los chinos. Están utilizando los mismos componentes que el resto de ensambladoras, sin ningún tipo de innovación en alguno de los elementos como sí están aplicando los Vivo, Xiaomi o Gionee en sus tope de gama.

Tampoco parece fácil que logren alguna ventaja competitiva por precio ya que la mayoría de los fabricantes instalados en India también tienen fábricas en China. Un efecto que, además, prácticamente desaparece cuando esos productos salen de Asia en dirección al resto del mundo.

Pero hay dos factores en estos smartphones que sí suponen una diferencia positiva respecto a sus vecinos. La primera, su gusto por versiones de Android muy cercanas al stock frente a las pesadas capas de personalización de los fabricantes chinos, obsesionados durante años en disfrazar al androide en manzana. Si no se van al caso contrario y no dudan en apostar por Cyanogen OS o Sailfish OS.

La otra es que su lengua empresarial es el inglés, un aspecto que va a facilitar mucho más la interancionalización de sus productos y el fortalecimiento de comunidades en torno a sus marcas, si llegasen a producirse alguno de los dos casos. La importación es igual de arriesgada, pero al menos se entiende lo que pone en el paquete.

Cuestión de tiempo

India Intex

Por el momento, la mayoría de los fabricantes indios se han dedicado a competir en los precios bajos y han dejado a Samsung, Apple y Xiaomi repartirse el mercado de la gama alta.

De hecho, si algo pueden aportar a los mercados internacionales es una rebaja aun mayor de los precios de entrada. Proyectos como el Freedom 251 ya han demostrado que hay voluntad de seguir abaratando la oferta para competir mediante los servicios derivados y no con la venta de terminales como tal.

Aunque así también fue como empezó China, con aquellos móviles de SIM dual y mala calidad de marca blanca o desconocida. ¿Se convertirá el Made in India en una amenaza para su vecino y una alternativa para el comprador?

En Xataka Android | Intex aterriza en España con 3 smartphones, es la hora de la India
En Xataka Móvil | India pasa a ser el segundo mercado más potente de smartphones desbancando a Estados Unidos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio