Compartir
Publicidad
Ulefone Power 2, análisis: 6.050 mAh de tranquilidad por menos de 200 euros
Móviles Android

Ulefone Power 2, análisis: 6.050 mAh de tranquilidad por menos de 200 euros

Publicidad
Publicidad

Ulefone no es un fabricante demasiado prolífico en nuestro mercado, aunque la clase de teléfonos que sólo puede nadquirirse mediante web tiene su público. En su catálogo hay varias líneas de teléfonos, entre los que se encuentran la saga Power, que está dedicada a los móviles con gran batería.

Justamente a esta familia pertenece el Ulefone Power 2, un smartphone de gama media con varios puntos a destacar, entre los que se encuentra, como no, su batería. En este análisis vamos a ver cómo se ha comportado el terminal durante los días que lo hemos podido analizar.

Ulefone Power 2, especificaciones técnicas

No son pocos los smartphones de gama media que hemos analizado, así que probablemente no te sorprenderá lo que veas, pero lo que sí se puede deducir de la tabla que vamos a ver a continuación es que es un terminal perfectamente capaz de realizar cualquier tarea, al menos sobre el papel. Vamos a conocer un poco más a fondo lo que hay en las entrañas de este Ulefone Power 2.

Ulefone Power 2, especificaciones
Dimensiones físicas 155 x 77,6 x 9,9 mm
210 gr.
Pantalla 5,5 pulgadas
Resolución 1.920 x 1.080 píxeles, 401 ppp
Procesador MediaTek MT6750T
Octa-core 1,5 GHz
Procesador gráfico Mali-T860
RAM 4 GB
Memoria 64 GB + microSD hasta 256 GB
Versión Android 7.0 Nougat
Conectividad Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/
LTE CAT6
GPS con soporte A-GPS
GLONASS
Bluetooth 4.0
Radio FM

LTE
Sensor de huellas
USB-C
Cámaras Trasera: 13 MP (interpolados a 16 MP)con apertura f/2.2
Frontal: 8 MP (interpolados a 13 MP)
Batería Batería Li-Po, 6.050 mAh, no extraíble
Acceso a Google Play Sí, de serie
Precio 164,30€

En buena parte de la tabla podemos ver que las especificaciones encajan con las de un gama media, algunas de ellas, además, estarían más en el rango del sector medio-alto. Empezando por la pantalla, nos encontramos con que tiene un tamaño de 5,5 pulgadas y resolución FullHD, lo que nos deja con una densidad de 401 ppp.

El procesador que gestionará las tareas es un chip MediaTek, concretamente el modelo MT6750T, un octa-core a 1,5 GHz que debería ser más que suficiente para la mayoría de las tareas. A este procesador le acompaña 4 GB de RAM y un almacenamiento de 64 GB ampliable con tarjetas microSD de hasta 256 GB, cantidades bastante generosas para su precio.

El Ulefone Power 2 cuenta con unas especificaciones bastante decentes, pero destaca especialmente en su batería, cuya capacidad es de 6.050 mAh.

En conectividad echamos de menos el NFC, que está sustituido por HotKnot, el cual permite el intercambio de archivos cuando su pantalla toca la de otro dispositivo con la misma característica. En cuanto a lo demás, tenemos LTE CAT6, Bluetooth 4.0, GPS con GLONASS, y hasta Radio FM para aquellos usuarios que quieran escuchar su emisora favorita sin usar sus datos.

En el apartado fotográfico tenemos una cámara trasera de 13 MP interpolados a 16 MP (al menos el fabricante es sincero en este aspecto) con apertura f/2.2 con capacidad de grabación en FullHD. En cuanto al sensor trasero, tiene una resolución de 8 MP interpolados a 13 MP.

Trio Capturas 1

Su batería es de unos muy generosos 6.050 mAh que además dispone de carga rápida de 9V/2A, de la que hablaremos más adelante. El software, por fortuna, corre a cargo de Android 7.0 Nougat con mucha personalización, sobre todo estética, pero de la que hablaremos más avanzado el análisis, tanto de su aspecto como de sus funciones extra.

Teniendo en cuenta que el teléfono no llega a los 200€ de precio, tenemos unas especificaciones bastante decentes y, lo que más llama la atención, una batería realmente grande, más digna de una tablet que de un teléfono. Echamos de menos el chip NFC, y el HotKnot no es algo que vayamos a usar demasiado, sobre todo si no hay otro smartphone con esta característica.

Grueso y pesado, así se siente este Ulefone Power 2

Img 0186

Cada marca tiene una forma propia de entender el diseño de sus smartphones, aunque dentro de un límite, eso sí. Podemos encontrar teléfonos que atraen miradas por su atractivo, otros que buscan reducir sus bordes y grosor para no molestar en el bolsillo. El Ulefone Power juega en una liga distinta.

Para empezar, no se trata de un teléfono especialmente atractivo, aunque tampoco podemos calificarlo de feo. Al mirarlo, tenemos claro que no nos dice "mírame, soy un móvil de lujo", pero es cierto que no es lo que busca. En la parte delantera, además de la pantalla, podemos ver los elementos que solemos encontrar en cualquier smartphone, tales como los sensores y la cámara para selfies.

Debajo de la pantalla tenemos un botón físico que nos recuerda a la era pre-Galaxy S8, y no sólo por la forma, sino porque es un botón que puede pulsarse, con la diferencia de que no hay botones capacitivos flanqueándolo (de ello hablaremos más adelante, prometido). Los bordes son de un grosor normal, aunque el superior pudo haberse ajustado un poquito más.

Img 0172

En la parte trasera nos encontramos la cámara, el flash y el logo de la compañía. El borde superior nos muestra el conector mini-jack, mientras el inferior nos deja ver el micrófono, el altavoz y el conector microUSB (que no es tipo C, ojo). En el lateral derecho tenemos los botones de bloqueo y volúmen, dejando el izquierdo para la bandeja en la que podemos incluir la SIM y la microSD.

En cuanto a los botones de volúmen y bloqueo, tienen un buen recorrido y no se nota holgura alguna, aunque quizás podrían ser un pelín más duros, pero eso es cuestión personal de cada uno. En la mano el terminal se siente pesado, grueso y resbaladizo, lo cual puede ser una combinación peligrosa de cara a una caída del teléfono. Lo mejor de que sea tan gordo es que la cámara no sobresale en absoluto.

El Ulefone Power 2 es un terminal grueso y pesado, pero el problema radica en que es muy resbaladizo, lo que facilita que se te caiga de las manos

Que sea grueso y pesado (9,9 mm y 210 gramos), a título personal, no me preocupa, y menos en este caso, que se le puede perdonar teniendo en cuenta la batería que incluye, pero el hecho de que sea tan resbaladizo puede afectar a la experiencia de uso. En más de una ocasión casi se me cae al sujetarlo con una mano para pulsar el botón 'home', lo que casi me obliga a sujetarlo con ambas manos si no quiero que el móvil golpee el suelo con tod su peso.

En general es un teléfono que visualmente no va a llamar demasiado la atención y que al tenerlo en la mano hay que acostumbrarse a lo resbaladizo que es. Aun así, si alguien se compra el Ulefone Power 2 no va a ser por bonito, sino por motivos mucho más prácticos, como lo es la autonomía.

Pantalla con un brillo suficiente, pero que flaquea en exteriores

Img 0189

El Ulefone Power 2 equipa una pantalla de 5,5 pulgadas y resolución FullHD que, a priori, no dará problemas a la hora de ver contenido de cualquier tipo con su densidad de 401 ppp. Al entrar en la gama media, es frecuente entre los fabricantes que ofrezcan una pantalla, como mínimo, decente.

Si nos fijamos en los ángulos de visión, por mucho que miremos de lado, no se percibe que los colores se apaguen ni pierda brillo, la visibilidad en todo momento es bastante buena, incluso con el brillo al 30% la visibilidad es muy buena. En interiores el contenido se puede ver bien por debajo del 50%, aunque habrá que subirlo un poco más si entra mucha luz.

En exteriores la pantalla del Ulefone Power 2 pierde bastante, pero no por la calidad, sino porque el brillo, incluso al 100% da la sensación de ser insuficiente para ver el contenido, aunque si te sitúas en una sombra la cosa mejora notablemente. En cuanto a la sensibilidad táctil, sin problema aquí, sin ser la más rápida del mercado, responde bastante bien en todas las situaciones, con un retraso mínimo.

Un rendimiento bastante decente, una autonomía que roza el sobresaliente

Trio Capturas 2

Está claro que la evolución de los procesadores durante estos años (incluso los MediaTek) junto a la de Android están haciendo que incluso los menos exigentes esperen un buen rendimiento para la mayoría de tareas del día a día. El chip MT6750T del fabricante taiwanés es el cerebro que dirige al Ulefone Power 2.

Por supuesto, no es un procesador al que se le pueda exigir que lo haga todo en un tiempo récord, y es que hablamos de un chip de gama media que se centra, sobre todo, en la eficiencia energética sin olvidarse del rendimiento. Para acompañar a este chip de MediaTek contaremos con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento ampliables con tarjetas microSD de hasta 256 GB.

Para las tareas más sencillas, el teléfono se mueve con completa fluidez, ya sea para navegar por los menús, gestionar tus redes sociales o el correo electrónico. En cuanto a los juegos, los soporta bastante bien, aunque en el Asphalt 8 con calidad gráfica alta se notan caídas de fps de vez en cuando, lo que hace recomendable bajar la calidad ligeramente.

Lo que sí se va a notar en las aplicaciones más exigentes es que la carga es algo lenta, pero es una limitación del procesador con la que ya se podía contar. Por suerte, aunque en algunos casos le lleve algo más de tiempo permitir que podamos usar la app, en ningún momento hemos experimentado un cierre forzado.

Lo que, de lejos, es el punto más fuerte del Ulefone Power 2 es su autonomía, y es que ya nos podemos hacer una idea al ver que la pila que viene instalada es de 6.050 mAh, una capacidad que sería más fácil verla en una tablet que en un smartphone. Además dispone de una carga rápida que, sin ser la más veloz del mercado, puede llenar la batería en algo más de dos horas.

Poder llegar al final del segundo día y que todavía tengas suficiente batería para pasar, al menos, medio día más con un uso más o menos reducido es una sensación realmente agradable. A lo largo de estos días que he pasado con el terminal he visitado muy poco al cargador, porque con un uso medio-bajo he llegado a los tres días, y todavía podía afrontar la noche y la mañana del día siguiente.

Incluso si dedicas varias horas a los juegos, podrías llegar al final del día con carga suficiente como para no tener que enchufar el teléfono hasta que te llegue la hora de dormir. Con un uso escaso del teléfono, se puede conseguir alrededor de cuatro días antes de tener que enchufarlo, y eso, teniendo en cuenta la problemática en cuanto a autonomía de los móviles, es positivo.

Para hacernos una idea en cuanto a cifras, con un brillo medio del 50% puedes conseguir nada más y nada menos que 10 horas de pantalla si no le dedicas demasiado tiempo a los juegos. Pocas veces el apellido Power ha tenido tanto sentido en un smartphone como en este, y es que en autonomía es prácticamente un sobresaliente.

Duo Capturas 1

Buen software, pero muy personalizado estéticamente

Aunque la tendencia de la mayoría de fabricantes es acercarse cada vez más al aspecto de Android stock (sin perder su identidad, claro), hay algunos que se resisten bastante a hacerlo, como es el caso del Ulefone Power 2. La parte más positiva es que viene de fábrica con Android 7.0 Nougat y el parche de seguridad del 5 de abril (recibido hace pocos días).

Si echamos un vistazo a su aspecto, vemos que cualquier parecido con Android puro en cuanto a los escritorios y sus iconos es pura casualidad. La personalización en este aspecto se centra en un tema de iconos, fondos de pantalla propios y el aspecto de la cortina de notificaciones. Puede parecer más bonita o más fea según la persona, pero el cambio está ahí.

Por suerte esto no afecta a la fluidez con la que se mueve el teléfono por los escritorios y menús de ajustes, aún a pesar de tener unas cuantas funciones extra. Hablando de esto, es buena idea mencionar algunas de ellas, pues a aquel que quiera comprarlo le será de ayuda saber que existen.

Trio Capturas 3

Lo primero es que por defecto la forma de moverse es la barra de navegación típica, pero ésta puede esconderse pulsando el icono de la izquierda y volverlo a sacar deslizando desde el borde inferior hacia arriba. Si decides no usar los botones de software, el botón físico puede hacer todas esas funciones, que detallaremos un poco más abajo..

Tiene otras funciones que, en principio, tienen como destino ayudar a llegar a ciertas funciones con mayor rapidez. La primera de ellas es 'Float Gesture', que muestra un botón flotante con algunas funciones para activar, por ejemplo, el modo juego, modo lectura o ventanas flotantes como la de música o vídeos.

Trio Capturas 4

Otra de esas funciones es 'One Hand FloatView', que hace que al deslizar desde la esquina inferior izquierda hacia el centro de la pantalla se muestren funciones que, al deslizar en la zona más interior del menú circular, te proporcionará en la parte más exterior opciones de ajustes rápidos, de vista flotante o aplicaciones recientes. Para hacernos a la idea, es similar a apps como Omni Swipe.

Por último, otra función que puede venir bien al usuario es Parallel Space, cuya app viene integrada en el sistema. Esta es la aplicación que te permite tener más de una cuenta en la misma app "clonándola", de forma que, por ejemplo, puedes usar Facebook o Twitter con dos direcciones de correo distinto.

El resto de funciones propias no son nada del otro mundo, pero están dedicadas a usar determinadas funciones mediante gestos, ya sea en la pantalla o pasando la mano cerca del sensor de proximidad. El funcionamiento general del software es bastante bueno, incluso las funciones propias, que están bien implementadas.

Un botón físico frontal que hace de sensor de huellas con funciones extra

Img 0187

Como decíamos, el sensor de huellas se encuentra en la parte frontal y, además, se trata de un botón físico que puede ser pulsado de la misma forma que se hace en los Samsung. En este caso, además, puede sustituir a la barra de navegación si no quieres usarla, pero al no tener botones capacitivos a su lado, tendrás que aprender sus gestos.

Si lo que quieres es retroceder, basta con dar un toque simple; si lo que quieres es acceder a la lista de apps recientes, debes hacer un toque prolongado; para ir directamente a la pantalla de inicio tienes que pulsar completamente el botón. Si dejas pulsado el botón por completo, se abrirá Google Now.

El botón físico frontal del Ulefone Power 2 puede sustituir, con gestos, a la barra de navegación. Como sensor de huellas es rápido, pero a veces se demora en desbloquear la pantalla.

De vez en cuando, al pulsar para ir a la pantalla de inicio, si no realizas este gesto rápidamente, puede interpretar que has dejado tocando el botón y te llevará a la lista de apps recientes. Teniendo en cuenta que es un teléfono muy resbaladizo, es un poco difícil pulsar el botón sin que te interprete que has dejado tocando.

Este botón, como sensor de huellas, funciona bastante bien, está a caballo entre el del Umi Z y el de OnePlus 3. El reconocimiento es bastante rápido, pero en varias ocasiones se demora uno o dos segundos en desbloquear el teléfono, pero la experiencia es, en general, positiva.

Una cámara decente para salir del paso

Normalmente, cuando nos encontramos con un teléfono de bajo precio y unas buenas características, nos esperamos que el recorte venga en el apartado fotográfico, dando como resultado una experiencia un poco agridulce. Si bien el caso del Ulefone no es una excepción, la calidad general de las imágenes que toma son suficientes para salir del paso.

Contamos con una cámara trasera de 13 MP (interpolados a 16 MP) y una delantera de 8 MP (interpolados a 13 MP), con lo que esperábamos que las imágenes fueran ligeramente desastrosas. Cabe decir que de día las fotografías son de una calidad decente, e incluso diría que buena, con un rango dinámico suficiente, que flaquea en lo mismo que todos, más o menos en la media de este tipo de teléfonos.

Img 20170411 103856

Si ampliamos mucho la imágen podemos ver las claras limitaciones del sensor trasero de este Ulefone Power 2, donde el detalle empieza a ser menor y hasta sale a relucir el ruido. Si no la ampliamos en absoluto, estos defectos quedan casi completamente tapados por una buena recepción de luz y una velocidad de captura decente.

Si hablamos de la velocidad de enfoque, sin ser de las más rápidas del mercado, tiene una velocidad bastante aceptable, aunque le cuesta un poco más en fotos a objetos cercanos. Lo que sí hemos podido notar también es que, una vez enfocada, de repente se desenfoca, teniendo que volver a repetir el proceso. No sucede muy a menudo, pero alguna foto puede salirte mal por este detalle.

Img 20170411 103433

Pasando a la fotografía nocturna, como todo hijo de vecino, la calidad de las fotos cae, pero aun así mantiene la dignidad. A cambio de mostrar una cantidad moderada de ruido, disfrutamos de un poco más de detalles que en otras cámaras de terminales del mismo rango, aunque no se lleva muy bien con la luz directa de las farolas, como podrás ver en las imágenes.

Img 20170411 003331

La velocidad de captura durante la noche es bastante normal, algo más lenta que durante el día, algo que resulta lógico. La fidelidad de color durante esta parte del día es bastante buena, aunque al ampliar cualquier foto puede observarse de forma más clara la cantidad de ruido.

Img 20170411 003754

Si pasamos a la interfaz de la cámara, no hay nada nuevo bajo el sol, es muy similar a la de otros smartphones chinos de su tipo, cuya apariencia recuerda bastante a la que tenía en versiones casi olvidadas de Android. No obstante, las funciones más básicas están a mano y se mueve con una fluidez aceptable, cosa que no pasaba con el Umi Z.

Ulefone Power 2, la opinión de Xataka Android

Normalmente, cuando se habla de smartphones chinos de marcas no muy conocidas, la gente espera que sean de baja calidad, pero por suerte hemos superado esa época, aunque alguna excepción hay por ahí. Con este Ulefone Power 2 no hay necesidad de ser pesimista, es un teléfono que sabe comportarse, pero debemos ser conscientes de sus limitaciones.

Durante estas aproximadamente dos semanas que he podido probar el Ulefone Power 2, la experiencia ha sido agradable, funciona bien, hace unas fotos decentes y, lo mejor de todo, tiene una autonomía muy buena. Cierto es que se hace algo grueso y pesado en la mano y en el bolsillo, pero es un precio menor a pagar por 6.050 mAh de batería.

El Ulefone Power es un buen teléfono que destaca en la autonomía, aunque el precio a pagar es que sea más grueso y pesado que otros. En cuanto a su personalización, hubiera sido mejor que no introdujeran su propio tema.

Su sensor de huellas me ha dado una sensación bastante buena, bastante mejor que el Umi Z y su hermanastro el UMIDIGI Z Pro, tarda muy poco en reconocerte la huella, aunque es cierto que se demora un poco en desbloquear la pantalla, nada que tenga que preocupar. Quizás en este aspecto estaría a medio camino entre el Umi Z y el OnePlus 3, y no es malo con un teléfono de menos de 200€.

La parte más negativa del teléfono es esa personalización que, aunque no influye en la fluidez del dispositivo, se hace algo fea, pero acabas por acostumbrarte. Otras partes regulares son esas funciones que, más allá de probarlas, no las vas a usar casi nunca, pero tampoco te van a estorbar en tu funcionamiento diario.

En definitiva se trata de un buen teléfono cuya mayor fortaleza se encuentra en la batería, aunque ello signifique que deba tener un aspecto más tosco que otros terminales. A continuación te dejaremos las puntuaciones que le hemos dado a este Ulefone Power 2 para que puedas valorar, junto con el resto del análisis, si te merece la pena o no comprarlo.

7


Diseño6,5
Pantalla7
Rendimiento7
Cámara6,5
Software6,5
Autonomía9,5

A favor

  • Una autonomía que roza el sobresaliente
  • Buen rendimiento
  • El sensor de huellas, y el botón en general, funciona bastante bien

En contra

  • Gordo y pesado, si se quiere gran autonomía es el precio a pagar
  • El aspecto visual de los iconos, casi mejor haber dejado los de Android Stock
  • Ausencia de NFC

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos