Publicidad

OnePlus One con OxygenOS tras un mes de uso
ROMs Android

OnePlus One con OxygenOS tras un mes de uso

Publicidad

Publicidad

Tardó pero llegó. OnePlus ha sufrido bastantes retrasos con la actualización a Lollipop. Como ya sabéis lo hizo en dos sabores: CyanogenMod 12S y OxygenOS. La primera era una continuación del software original que llevaba este terminal, pero también es la última versión que veremos con soporte del fabricante chino. La segunda era la debutante, la que marcaría el camino de las próximas versiones. Decidí apostar por la última, la senda del futuro de OnePlus.

La elegí por la sencilla razón de mantenerme en la línea que OnePlus quería seguir. Con CyanogenMod 11S estaba muy contento pero me apetecía probar algo nuevo. Además, Alejandro (nuestro compañero aquí en Xataka Android) eligió la otra ROM antes que yo y al probar cada uno una versión diferente podíamos contrastar opiniones. He estado un mes usándola y la experiencia ha sido bastante decepcionante. Os lo explico.

Mucho ruido y poco oxígeno

OxygenOS fue presentado como el nuevo novio del OnePlus. Tras haber roto con CyanogenMod, el fabricante chino necesitaba una nueva pareja de baile para su teléfono. Hizo muy bien en elegir a sus socios: los chicos de Paranoid Android con una nutrida y contrastada experiencia en desarrollar ROMs. Más allá de Cyanogen, es uno de los equipos más competentes y poderosos. Juntos, crearon esta nueva versión con Lollipop de base.

Tardaron en sacarlo y, además, la instalación era un poco laboriosa ya que no podían servir una OTA directamente desde CyanogenMod 11S. Desde que supimos de la existencia de esta nueva ROM, OnePlus le ha dado mucho bombo y al final no ha sido para tanto. Ojo, no es una mala versión ni tiene fallos de optimización (aunque no está exenta de pequeños bugs) pero lo que vamos a tener con esta ROM no es nada del otro mundo, la espera no ha merecido tanto la pena.

20150514120856

Por mucho nombre que haya por delante, OxygenOS es en esencia Android Lollipop 5.0. El equipo responsable del software apenas ha añadido funciones a esta versión y lo que nos deja en un software muy parecido al que veríamos, por ejemplo, en un Nexus. De hecho,se han perdido un montón de funciones que estaban disponibles con KitKat en la anterior versión oficial del OnePlus.

No hay temas, se han eliminado las aplicaciones de explorador de archivos y galería de Cyanogen, tampoco está el software de audio... Si usabais todo ésto con anterioridad, ya os digo que mejor miréis a la versión 12S y os olvidéis de OxygenOS. Otra pérdida significativa es la aplicación de la cámara, si con KitKat llegábamos a hacer fotos en RAW, aquí nos tendremos que conformar con la insípida y algo corta aplicación de Google para la cámara.

Esto último es quizá lo que más he notado al saltar a OxygenOS: no contar con una aplicación de cámara decente es desesperante. La que lleva es bastante limitada y además tiene una interfaz que no funciona: una banda ocupa mucho espacio en la pantalla y el acceso a los controles es poco intuitivo. Pasos atrás en todas las direcciones en búsqueda de un Android más puro.

Oxygen 1

No todo se ha perdido, por fortuna, los gestos sobre la pantalla se mantienen pero, en mi experiencia con el OnePlus, son funciones que termino desactivando. Más de una vez se me ha activado el flash sin querer cuando tenía el móvil en el bolsillo. Encender la pantalla con un doble toque se mantiene, pero en cambio se pierde poder hacer ese mismo movimiento para apagarla.

Las opciones de personalización, como decía, son más bien escasas. Ya no hay temas y al final lo único que podemos modificar es el panel de energía donde podemos cambiar el orden de los iconos, pero no podemos meter o eliminar otros. Un "quiero y no puedo" que deja un sabor amargo.

La experiencia con OxygenOS tras un mes de uso

A pesar de las muchas pegas que le he puesto hasta ahora al a ROM, hay algo que es incuestionable: funciona muy bien. No hay problemas con las conexiones, todo se mueve de forma muy fluida y la autonomía del OnePlus no se ha visto afectada con la actualización. A pesar de que Lollipop tiene muchos detractores, en este caso el trabajo de optimización es soberbio. Funciona, pero sin atreverse a meter nuevas opciones.

En todo este mes, tan solo he sufrido un par de reinicios inesperados, algo que ya me pasó en su día con CyanogenMod 11S y que al ser algo muy puntual no puedo echarle en cara. Esta primera versión de OxygenOS, como decía más arriba, no está libre de bugs y uno de los más curiosos, y reincidentes, que me he encontrado ha sido que la aplicación de Reloj sufra un cierre inesperado cuando pierdo red y más tarde la recuperado. Nada grave, no afecta al funcionamiento de las alarmas ni tampoco pierde la hora.

Oxygen 2

Lo que más me preocupaba con el cambio era el consumo de batería. La realidad es que acabo el día con porcentajes muy parecidos a los que tenía cuando usaba KitKat. Si no le doy mucho uso (un fin de semana por ejemplo) puedo estar dos días con la misma carga sin problemas. Entre semana, donde es mucho más intenso, lo normal es que termine el día entre un 15 y un 5% de capacidad.

El resto se mantiene tal cual y la experiencia es idéntica a la que tendríamos con cualquier otro tope de gama con Lollipop a pelo. Funciona bien, podemos disfrutar de todo lo que ofrece la última versión de Android... Es una herramienta bien diseñada pero le falta alma. Si no fuera por la animación de inicio cuando enciendo el terminal, diría que es una ROM más.

Lo que más he echado de menos era la garra que tenía el OnePlus con CyanogenMod 11S. Más opciones de personalización, elementos que lo hacían únicos y que me hacían sentir que estaba usando este teléfono y no otro. Con Oxygen, tengo la sensación de usar un smartphone más con una ROM que bien podría haberla instalado por mi cuenta de cualquier desarrollador casero que tuviera una versión hecha con pocas opciones de personalización.

No tiene alma, es funcional pero ha perdido mucho encanto. Esperemos que en futuras actualizaciones esto cambie y que OxygenOS se convierta en una ROM más atractiva. De momento, CyanogenMod 12S es la opción más atractiva. Esperemos que a finales de año, cuando salga un nuevo OnePlus, aprovechen para ampliar funciones. Lo que han lanzado ahora parece más un producto rápido para salir del compromiso que no cumplieron: tener Lollipop 90 días después de que estuviera liberado.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir