Compartir
Publicidad

HTC Desire 816, análisis

HTC Desire 816, análisis
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

HTC continúa rehaciendo su cartera de teléfonos, en base a su nueva línea de diseño, marcada por la línea One y las buenas críticas recibidas. Así, en la línea Desire nos quedan para este año una media docena de teléfonos que se mueven entre las 4.3 y las 5.5 pulgadas.

Tras analizar otros teléfonos de la marca, nosotros os traemos hoy el mas grande de estos, el HTC Desire 816, un teléfono que fácilmente podríamos llamar phablet, situado de forma bastante clara en la gama media en cuanto a especificaciones.

HTC Desire 816, análisis en vídeo

Diseño

El Desire 816 es un teléfono grande, a pesar de que 5.5 pulgadas no es de las diagonales más grandes que existen, ni siquiera dentro de HTC con su One Max. Nada de metales, está construido en un plástico liso en su parte trasera, con acabado más rugoso en el marco de los laterales y la parte que asoma en el frontal. Nosotros hemos probado el modelo en blanco, pero también está disponible en azul oscuro y un gris casi negro, ambos muy elegantes.

165 gramos en un teléfono tan grande se acaban diluyendo y parecen pocos

El aspecto general es muy bueno y la primera sensación en mano no es peor, aunque acaba haciendo pequeños crujidos si lo apretamos ligeramente. El teléfono pesa 165 gramos, que no son pocos, pero que se acaban diluyendo en tantos centímetros de teléfono. El diseño en general es muy sencillo, lo cual nos gusta, la parte trasera es completamente plana, y en el frontal hay poco, casi lo justo: altavoces, cámara frontal y la banda.

HTC Desire 816

Vemos los altavoces Boomsound, un precio alto a pagar por un sonido de calidad. El teléfono crece, es sensiblemente más alto que el Note 3, que tiene 0.2 pulgadas más de diagonal. Además se conserva la banda negra, esta vez sin la excusa posible de que se utiliza para antenaje y demás, pues el 816 no es de metal. Esta banda es gruesa, de un centímetro, que acompaña con 4 milímetros a los lados y otros 7 en la parte superior. Miniaturizar es difícil, pero aquí parece que ni se ha intentado.

La calidad del plástico es buena, resiste bien a los golpes, pero la tapa trasera tan lisa parece poco impecable frente a arañazos y mantenerla alejada de ellos es casi misión imposible. En la parte derecha tenemos una pestaña, pues el terminal no se abre, que nos da acceso a la SIM, en formato nano (la más pequeña de todas, prepárate a cambiarla antes) y a un hueco para tarjetas microSD de hasta 128 GB.

HTC coloca el botón de bloqueo cada vez en un lugar distinto. Esta vez, arriba a la izquierda: muy lejos
HTC no se aclara con los botones. Cada vez los pone en un sitio, con una disposición distinta, fuera de cualquier patrón razonable. Vemos botones de volumen a la izquierda, en una posición correcta, pero el de bloqueo se sitúa justo encima de este, quedando en una posición de difícil acceso. A menudo nos encontramos haciendo movimientos raros con la mano, reposicionando el teléfono en la palma, para llegar a este y volver a usarlo. En el HTC One Max, otro grande, están al contrario completamente: todos a la derecha y el de bloqueo abajo de los de volumen. En el One se repite la historia: en el M7 está en la parte superior, lejos, a la izquierda; en el M8 está en la parte superior, esta vez a la derecha. ¿Cuál es la explicación? No lo sabemos.

HTC Desire 816, botones

En este modelo nos encontramos botones de acción en pantalla, con disposición a lo Nexus, como es habitual en la marca. A la izquierda el botón atrás, en medio inicio y a multitarea a la derecha. Si deslizamos hacia arriba desde cualquier posición en esta barra nos encontramos con Google Now: estamos muy cerca de cualquier búsqueda.

Dando un repaso por el resto de características, vemos un procesador Snapdragon 400 de cuatro núcleos Cortex-A7 (los de bajo consumo) funcionando a un máximo de 1.6 GHz. Esto lo hace algo más potente que, por ejemplo, un Moto G, con el que comparte la Adreno 305. Además aumenta la RAM con 1.5 GB, que siempre se agradecen, haciendo que el teléfono pueda llevar más procesos en danza, ahorrándonos tiempo.

HTC Desire 816, nanoSIM y SD

Otro problema aquí es la cantidad de memoria disponible. El teléfono viene con 8 GB de interna, lo cual es, a estas alturas, muy poco para un uso normal. El problema aquí es el precio de las memorias, pues han de ser de alta calidad para que el sistema cargue los datos rápido.

Vemos una pantalla HD, con 267 ppi, cámara principal de 13 y frontal de 5 megapíxels. Android 4.4 a bordo, LTE, WiFi monobanda 802.11n y una batería de 2.600 mAh cierran este Desire 816, muy equilibrado.

HTC Desire 816, especificaciones
Dimensiones físicas 156,6 x 78,7 x 7,9 milímetros
165 gramos
Pantalla Super LCD2 de 5,5 pulgadas
Resolución HD 1.280 x 720 (0,92 Mp), 267 ppp
Procesador Snapdragon 400 MSM8928 Quad Core Cortex-A7 28nm @ 1.6 GHz
Procesador gráfico Adreno 305
RAM 1,5 GB DDR3
Memoria 8 GB + microSD hasta 128 GB
Versión Android 4.4.2 (KitKat)
Conectividad Wireless 802.11b/g/n 2.4GHz
DLNA
Bluetooth 4.0
LTE
Puertos de expansión MicroUSB OTG
MicroSD (hasta 128GB)
Cámaras Frontal: 5Mpx (1.920x2.560), formato 4:3
Trasera: 13 Mpx (4.224 x 2.368), formato 16:9
f/2.2, autofoco y flash, objetivo de 28mm
Batería Batería Li-pol, 2.600 mAh
Acceso a Google Play Sí, de serie
Precio de salida 295 euros
Otros datos Viene con un cargador de 1A y cable microUSB-USB 2.0
Ranura nano-SIM
Incorpora LED de notificaciones
Relacionado HTC Desire 816

Pantalla

dsc_1320_copia.jpg

La pantalla lleva un panel de 5.5 pulgadas Super LCD2, es decir, con la tecnología que montaba HTC en el HTC One X, su teléfono franquicia en 2012. La resolución es HD, 1.280 x 720 píxels, lo que arroja unos 267 puntos por pulgada que no están nada mal dentro de un gama media. Si bien una pantalla Full HD añadiría definición extra al teléfono, también lo haría más lento y probablemente caro (de lo que, como ya veremos, ya tiene algo).

Así que para un gama media nos gusta esta pantalla, tiene buenos brillos máximos, siempre dentro de lo que podemos esperar: bajo el sol no se ve especialmente bien. Los ángulos de visión son buenos, aunque ya sabemos cómo es el LCD: los blancos son muy blancos, pero los negros también.

La pantalla no es excesivamente grande. Otros teléfonos con la misma diagonal, como el G3, se pueden llegar a usar con una mano. En este, por lo que comentábamos de los marcos y los grandes bordes, es misión imposible llegar a todas partes con una sola mano.

Rendimiento y autonomía

dsc_1314-650.jpg

El Desire 816 rinde bien. Se mueve con soltura y abre todo tipo de aplicaciones y juegos. La resolución está bien, pero no es mucha, y eso ayuda. Además 1.5 GB de RAM van de sobra para este tipo de teléfono. El hardware está equilibrado.

Pero no es un gama alta. Eso se nota. HTC sabe hacer las cosas bien. Con el M8 tienen uno de los teléfonos con la respuesta de pantalla más rápida en el mercado, pero en teléfonos más contenidos no es así. Nosotros hemos probado este teléfono durante varias semanas, y comparando con la respuesta de un gama alta, la diferencia es grande, aunque te acostumbras y no es problema ninguno.

El Snapdragon 400 da la talla en su medida, teniendo en cuenta que se trata del modelo de cuatro núcleos Cortex-A7 a 1.6 GHz. Hay que tener en cuenta que hay muchos modelos de Snapdragon 400 en varias arquitecturas diferentes y no son todos el mismo. Unos vienen con el diseños propios de Qualcomm, los Krait, o estos que salen directamente de ARM.

El sonido Boomsound suma puntos a una experiencia multimedia muy agradable
La Adreno 305 también es una buena GPU, que se queda en términos de potencia al lado de una Mali 400-MP4, como la que montaba el Galaxy SIII en su Exynos 4412.

Los altavoces delanteros, Boomsound, no suenan especialmente fuertes. Pero la calidad no es eso. Estos altavoces nos dan un sonido que realmente sorprende, perfecto para ver vídeos o escuchar algo de música. Los graves son buenos, mucho más potentes que en un teléfono convencional.

HTC Desire 816, boomsound navbar

Si bien no hemos tenido oportunidad de probar el LTE de este teléfono, las velocidades bajo 3G no son malas. El GPS funciona bien, no tarda mucho en posicionar y la precisión puede llegar hasta errores de tres metros, aunque quizás calienta demasiado el teléfono, lo que es equivalente al consumo de batería.

La batería no es pequeña, aunque en un teléfono de este tamaño nos habría gustado verla algo más grande
Batería que, por otra parte, podría alargarse algo más. Con un uso muy intensivo es probable que no nos llegue a todo el día, nosotros hemos llegado a marcar entre 4 y 4 horas y media de pantalla activa, pero no siempre es así y depende de usos. Si estamos bastante tiempo navegando se acorta, aunque si no eres de estar todo el día pegado al teléfono es probable que aguante un hasta par de días. Su tiempo de carga con el cargador que lo acompaña es de aproximadamente unas dos horas y media.

HTC etiqueta de NFC opcional este dispositivo, pero en la variante que nos ha llegado (desconocemos si hay otra, quizás en otros mercados) no disponíamos de tal característica. Una pena cuando se tienen, que es el caso, accesorios con emparejamiento por NFC, como altavoces a mano. Esto hace un flaco favor al ecosistema NFC en general.

HTC Desire 816, rendimiento
AnTuTu Estandar: 21.607 puntos
Antutu X: 21.412
Quadrant 13.112 puntos
3DMark Ice Storm @720p v1.2: 5.860
IS Extreme @1080 v1.2: 2.914
Unlimited v1.2: 4.836
Epic Citadel
@1.200x720p
High Performance: 59.5 FPS
High Quality: 58.3 FPS
Ultra HQ: 34.1
BenchmarkPI 279 milisegundos, #6.304
Vellamo HTML5: 2771
Metal: 796
Multicore: 1.354

Cámara

HTC Desire 816 cámara

HTC deja aquí a un lado el UltraPíxel, nos vemos con el sensor de 13 megapíxels que monta en otros de sus smartphones como en el One E8, la versión plástica del One (M8).

La cámara nos ha gustado, especialmente en condiciones de buena luz, donde saca una buena cantidad de detalle, aunque el rango dinámico no sea especialmente alto. Aquí no siempre, puede ser útil alguno de los modos de disparo que incorpora, como el HDR. Comparando con un Note 3, que lleva la misma cantidad de megapíxels, podemos ver menos detalle y un mejor procesado en este, que también tiene sentido debido a la mayor potencia y, obviamente, precio.

imag0217.jpg
A plena luz del día el detalle y calidad de la imagen son muy buenos.
imag0208.jpg
El rango dinámico no es muy grande y la luz de unos focos nos pueden quemar la foto.

La posición de la cámara no es muy rara, muchos fabricantes deciden situarla en esa misma esquina, aunque me sigue pareciendo un error. Es muy fácil taparla con los dedos al sujetar el teléfono para hacer una foto, o que cuando vayamos a hacer una foto el cristal esté sucio por algún despiste previo. Si no nos damos cuenta en el momento, nos puede arruinar la foto, fundamentalmente de noche, creando destellos en los puntos de luz.

imag0159.jpg
Los resultados del modo HDR en ocasiones sorprenden.

El enfoque y disparo es quizás el habitual en teléfonos de esta potencia, alrededor de un segundo. No está entre los lentos, y tampoco suele desenfocar el disparo. Como en casi todo, una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejamos unas cuantas, y un vídeo test en condiciones de luminosidad alta, media y baja.

También hay que mencionar la cámara delantera, que cobra especial interés si tenemos en cuenta que el sensor es de 5 megapíxels, más allá del par que se incluye habitualmente. Esto tiene un nombre, y lo estamos viendo repetido en casi cada lanzamiento de terminales gama alta: los dichosos selfies. Por lo que estamos al día aquí.

Software

Cuando empezaron los rumores apuntaba a que HTC sacaría este 816 con Android 4.2, la versión más usada de Jelly Bean y de todo el sistema operativo, ya algo pasada. Finalmente HTC nos sorprendió con KitKat, Android 4.4.2, dejando este teléfono a la última.

Sense 6.0 es una capa bonita, ligera y práctica, que aporta valor a Android

Sobre Android, vemos Sense 6.0, la última capa de personalización de HTC. Se trata de una capa ligera y bonita, y pocos fabricantes pueden decir eso. Se adapta muy fielmente a los usos que nos da la versión limpia del Android de Google, eso sí, con su BlinkFeed en lugar de Google Now.

screenshot-blinkfeed.jpg
De hecho, Sense nos permite elegir algunas cosas, como la tonalidad de la interfaz plana y minimal que nos acompaña. Podemos elegir entre cuatro temas, con resaltados en distintos colores, o los ajustes rápidos y su disposición.

Si bien BlinkFeed puede ser útil para recoger la actividad en nuestras redes sociales y servicios que utilicemos (LinkedIn, Instagram, Facebook, Twitter o incluso Fitbit), dependerá del usuario que lo sea finalmente - en mi caso terminó desactivada la función -.

Uno de los problemas aquí es que tenemos que tener instalada la aplicación del servicio en cuestión, además de en ocasiones un paquete extra, para que funcione. Por ejemplo entonces, no podemos usar desinstalar el cliente oficial de Twitter aunque utilicemos uno de terceros, y todavía tendremos que tener instalado el paquete de blinkfeed para Twitter. Con Facebook más de lo mismo.

Si bien HTC actualiza el teléfono recién salido de la caja, todavía no sabemos nada de de Android 4.4.4, la última actualización menor del sistema, ni de los Zoe, la los minivideos con sonido de HTC. Todavía le falta alguna que otra optimización al sistema, pues hemos tenido varios cierres forzados durante su utilización, que por otra parte ha sido bastante prolongada.

HTC incorpora algunas aplicaciones interesantes, y muy básicas, que seguramente sea útil para muchos tener de serie. Por ejemplo, tenemos una aplicación de tiempo, una suite de ofimática famosa como Polaris, un gestor de tareas, una linterna, un cuaderno de notas, y un modo niños multiplataforma firmado por Zoodles. Comentar que el servicio de sincronización con PC de HTC no está nada mal, también con aplicación para Mac.

HTC Desire 816, la opinión de Xataka

En definitiva, se trata de un teléfono que sin duda recomendaría... de no ser por los precios en los que suele moverse HTC. Si bien anunciaron que llegaría por 295 euros, ahora mismo lo vemos en algunos sitios superando los 400 350. Precio por el que podemos comprar casi cualquier cosa, incluso en torno a 300 euros hay otros gamas alta no tan viejos que se lo pueden poner difícil. Como el LG G2, sin ir más lejos. Aunque seguramente se vaya ajustando al mercado conforme se vaya regularizando su disponibilidad.

Por otra parte, HTC tiene una buena cartera de accesorios de calidad para este teléfono, lo cual siempre es un plus a tener en cuenta, como baterías externas o enlaces Bluetooth para equipos de sonido.

Salvo el tamaño del teléfono en relación a la pantalla, que en parte es el precio que pagamos por los altavoces frontales; el botón de bloqueo, aunque te acabas acostumbrando si estás hecho a este tipo de teléfonos; la carencia de NFC o los 8GB de memoria interna (salvables mediante microSD), la valoración de este teléfono es buena. Sin excesos, pero con pocos defectos.

7.7


Diseño6.5
Pantalla7.5
Rendimiento8
Cámara7.5
Software8.5
Autonomía8

A favor

  • Diseño limpio
  • Buenos altavoces frontales
  • LTE
  • Sense 6.0

En contra

  • Demasiado marco, grande para 5.5 pulgadas
  • Botón de bloqueo de difícil acceso
  • De momento, muy caro
  • Sin NFC
  • 8 GB de memoria interna nos parecen pocos

Más en Xataka:

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por HTC. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos