Compartir
Publicidad
Publicidad
Alcatel Pop 4 Plus, análisis: un phablet sencillo pero solvente
Móviles Android

Alcatel Pop 4 Plus, análisis: un phablet sencillo pero solvente

Publicidad
Publicidad

Si hay algo que tiene de bueno Android es la enorme cantidad de terminales diferentes que se nos puede ofrecer, desde la gama más alta, con sus precios a veces prohibitivos hasta la gama de entrada para los presupuestos más ajustados. En este último grupo se encuentra el nuevo Alcatel Pop 4 Plus, que ha llegado recientemente a España.

La familia Alcatel Pop 4 se compone de 3 terminales: El Pop 4, el Pop 4S que llegará más adelante a nuestro país, y nuestro protagonista, el Pop 4 Plus. De los dos que ya están a la venta en España, el que analizamos es el phablet, similar en potencia, pero para un público amante de las pantallas grandes.

Alcatel es un fabricante que tiene una trayectoria muy amplia en Android, pero dado que no se han centrado en la gama más alta, no son tan conocidos como HTC, Samsung o Sony. Eso no significa que el fabricante francés sea malo, pues es perfectamente capaz de hacer teléfonos como el Idol 4 o 4S, que saldrán a la venta en algún momento.

Especificaciones técnicas

Teniendo en cuenta que las especificaciones son la perfecta tarjeta de presentación para mucha gente, es casi obligatorio empezar por este apartado. Debemos tener en cuenta que se trata de un gama de entrada, no esperes un hardware sorprendente para un teléfono que no llega a los 150€.

Alcatel Pop 4 Plus, especificaciones
Dimensiones físicas 151 x 77 x 7,99 milímetros
156 gramos
Pantalla 5.5 pulgadas
Resolución 1.280 x 720 píxeles, 267 ppp
Procesador Qualcomm Snapdragon 210
Quad-core 1.1 GHz
Procesador gráfico Adreno 304
RAM 1,5 GB
Memoria 16 GB + microSD hasta 32 GB
Versión Android 6.0.1 Marshmallow
Conectividad LTE, Wi-Fi 802.11 b/g/n/, WiFi Direct
GPS con soporte A-GPS
Bluetooth 4.0 A2DP
Radio FM
Cámaras Trasera: 8 MP con auto-enfoque flash LED, HDR y vídeo HD
Frontal: 5 MP con flash LED
Batería Batería Li-Ion, 2.500 mAh
Acceso a Google Play Sí, de serie
Precio de salida 149.99 euros

El procesador que mueve a este terminal es un humilde Snapdragon 210 a 1,1 GHz, un quad-core que, a pesar de parecer poca cosa, es capaz de mover el sistema sin muchos problemas. Quizás por el precio que tiene se podría haber esperado un procesador un poco mejor, como el SnapDragon 410, que al menos es de 64 bits, pero, como veremos, no va nada mal este tampoco.

Como phablet que es, este Pop 4 Plus tiene una pantalla de 5,5 pulgadas con resolución HD (1.280 x 720) que, aunque parezca poca cosa, debemos tener en cuenta que estamos ante un smartphone de 150€. Tiene 1,5 GB de RAM, algo justito, y un almacenamiento de 16 GB ampliables con tarjetas microSD, de los que quedan alrededor de 10,5 GB para el usuario.

Como smartphone de gama de entrada, tiene un hardware humilde, pero que no desentona con sus compañeros de gama. Se trata de un phablet económico con especificaciones equilibradas y un diseño más práctico que elegante.

La conectividad del dispositivo es la que se puede esperar de un teléfono de 150€, tiene LTE, Bluetooth 4.0, GPS con soporte A-GPS, e incluso radio FM, un elemento que más de uno valorará. En la lista no vemos ni sensor de huellas, ni NFC ni cosas del estilo. Quizás esto último hubiera estado bien tenerlo, pero no vamos a pedirle demasiado.

En cuanto a las cámaras, volvemos (una vez más) a contextualizar con el precio, así que nos encontramos con una cámara de 8 megapíxeles atrás y una de 5 megapíxeles delante. Ambas cámaras cuentan con su propio flash LED. De las cámaras hablaremos más abajo, porque quiero comentar algo que me ha chocado.

En cuanto a la autonomía, nos encontramos con una batería de 2.500 mAh, de la que también hablaremos más adelante. En principio, esos 2.500 mAh pueden parecer justitos teniendo en cuenta la pantalla del smartphone, pero no todo son números. Obviamente, no podemos esperar tecnología de carga rápida alguna.

El terminal, a nivel de hardware, no destaca en ningún sitio si nos ceñimos a los datos sobre el papel, pero debemos tener en cuenta en todo momento de este análisis que es un móvil de 150€. Es un smartphone para los que buscan algo sencillo para el día a día y quieran disfrutar de contenido multimedia en su gran pantalla.

Diseño funcional, sin pretensiones

Alcatel no es un fabricante que destaque espeialmente por el diseño en sus teléfono, quizás podamos poner como excepción a los teléfonos "reversibles" como el Idol 4 al tener un diseño elegante y esa particularidad de poder usar cualquiera de sus dos altavoces para las llamadas, pero en definitiva no hay ninguno que se pueda diferenciar de los demás.

Teniendo en cuenta que nuestro protagonista tiene un precio de 150€, no podemos esperar lo más premium del mercado. El material usado para construir este terminal es plástico, cuya calidad es buena. Al quitar la tapa, el plástico no es demasiado blando, pero tampoco excesivamente rígido, no parece que sea un plástico que se vaya a deteriorar en pocos meses.

En la parte delantera nos encontramos, como elemento predominante, su pantalla de 5,5 pulgadas. Los marcos no son excesivamente grandes, pero tampoco hay una reducción considerable. El marco inferior está bastante bien aprovechado si tenemos en cuenta que ahí se encuentran los botones capacitivos.

Dsc 0050

Bajo la pantalla, cuando ésta está apagada, se ve el botón central con forma de círculo, de manera que cuando está apagado da la sensación de imitar a un iPhone, pero cuando tocas cualquiera de los botones con la pantalla encendida, los 3 botones se iluminan. En la parte superior nos encontramos con lo típico (cámara, LED de notificaciones...), sumando un flash LED para los selfies.

En la parte trasera nos encontramos la cámara, que sobresale ligeramente, el flash LED y, en la parte inferior, un altavoz con una pequeña protuberancia para no obstruir demasiado el sonido cuando está sobre una mesa. La tapa trasera se puede quitar para acceder a las 2 ranuras para SIM y la de tarjetas microSD, pero la batería no se puede extraer.

Su diseño no es para los más amantes de los terminales premium, se trata de un terminal de plástico, eso sí, de buena calidad, que no destaca por su belleza, pero tampoco resulta desagradable.

En el borde superior nos encontramos con el jack de 3,5mm y un micrófono de cancelación de ruido, en el borde inferior y escorado hacia la parte izquierda, el conector microUSB y el micrófono, y en el borde derecho nos encontramos con los botones de encendido y volúmen, quedando el borde izquierdo totalmente limpio.

Los botones laterales tienen un recorrido bueno, no son demasiado duros ni demasiado blandos, y se distinguen relativamente bien. El principal problema que me he encontrado es que el botón de encendido está demasiado arriba (no olvidemos que hablamos de un phablet), por lo que no era muy fácil llegar a él con una sola mano sin tener que hacer virguerías.

En conclusión, es un terminal que en el apartado de diseño es más práctico que elegante y, aunque podrían haberse aprovechado mejor los marcos, no son tan exagerados como en otros terminales más caros.

Una pantalla en la media para su precio

La pantalla que tiene este Pop 4 Plus es de 5,5 pulgadas y resolución HD (1.280 x 720), dando como resultado una densidad de 267 ppp, y su tecnología es IPS. Como es de esperar, los colores son bastante naturales debido a la tecnología de esta pantalla, y el brillo es suficiente, aunque bajo la luz solar directa no lo pasará demasiado bien aunque el brillo esté al máximo.

Los ángulos de visión, si bien no son malos, tampoco son nada del otro mundo, pues cuando la miras más de lado ves cómo va oscureciendo un poco, pero teniendo en cuenta el precio del terminal, es una pantalla bastante aceptable, con una resolución suficiente y que no te defraudará si buscas algo barato.

Durante los días que lo he estado usando la respuesta a mis toques, si bien no ha sido mala, sí que he notado que le falta un poco de sensibilidad, dando la sensación de que a veces tengo que tocar la pantalla con un poquito más de fuerza. De cualquier modo, y volviendo a tener en cuenta el precio, la experiencia podemos considerarla buena.

Dsc 0048

Buen rendimiento para el día a día y una autonomía por encima de la media

En terminales de 150€ no se puede esperar que destaquen especialmente en estos apartados, pero también es verdad que no están nada mal si tenemos en cuenta como era la gama de entrada de hace, por ejemplo, 2 años. En general, para un teléfono de características modestas, puedo decir que estoy satisfecho.

El procesador que mueve a este Pop 4 Plus es el Snapdragon 210, un procesador de 4 núcleos a 1,1 GHz y de 32 bits. Quizás, teniendo en cuenta el precio, se podría haber apostado por un Snapdragon 410 y mejorar este apartado de forma notable. Le acompañan 1,5 GB de RAM que, una vez más, me parecen más bien justitos.

El el día a día, con las aplicaciones más o menos básicas, navegación por webs normales y movimiento por la interfaz, es un terminal, por lo general, bastante fluido. No he llegado a encontrarme con parones significativos durante los días que lo he usado, quizás sí algunos, pero nada preocupante para un móvil de 150€.

Grupo Capturas 1

En el apartado de juegos, en los más simples no me he encontrado con problemas, podía ejecutarlos sin problemas y podías jugar fluidamente, teniendo cuidado, eso sí, con el tema de que la pantalla no responde tan bien como la de un gama alta.

En algunos más exigentes como Asphalt 8, podía correr sin problemas con los gráficos que vienen por defecto, aunque eso sí, la pantalla de carga la verás más de lo esperado. Tarda en cargar, pero una vez dentro no te encontrarás con tirones durante la carrera. El giroscopio no reacciona excesivamente rápido, aunque no creo que te vaya a estropear ninguna carrera.

En cuanto a autonomía, creo que este es uno de los puntos más positivos que me he encontrado en este terminal. Si bien su batería de 2.500 mAh parece justita para una pantalla HD de 5,5 pulgadas, la realidad es que **he podido conseguir 1 día y medio de duración lo típico del correo, algo de Whatsapp y redes sociales. Si pasas algo de tiempo con juegos exigentes, tendrás que ponerlo a cargar al final del día.

En horas de pantalla, el terminal es capaz de aguantar un día entero con alrededor de 4 horas de pantalla activa, una cifra que no destaca, pero que es positivo para la capacidad de batería. Si bien 2.500 mAh parece una cantidad más bien escasa, la gestión del sistema es lo bastante eficiente como para entregar una buena autonomía.

Durante estos días lo he usado con el launcher que viene por defecto y no he usado en ningún momento el ahorro de energía, por lo que puedo decir que la autonomía me ha dejado contento para lo que esperaba, aunque nos hubiera gustado probarla más a fondo para dar datos más precisos pasado un tiempo.

Benchmarks Alcatel Pop 4 Plus
(Qualcomm Snapdragon 210)
3DMark Ice Storm Unlimited: 4209
Geekbench 3 Single-Core: 292 puntos
Multi-Core: 986 puntos
AnTuTu v6.1.4 21.197 puntos
Epic Citadel Ultra High Quality: 28.5 FPS
Vellamo Chrome Browser: 1.427 puntos
Metal: 724 puntos
Multicore: 928 puntos

Cámara decente de día, desastrosa de noche

Aquí llega un punto que me ha resultado muy chocante en un par de aspectos, pero antes de ello, vamos a recordar que la resolución de la cámara principal es de 8 MP con apertura (supuestamente) f/2.0, mientras que la delantera es de 5 MP con apertura f/2.4. En cuanto a vídeo, es capaz de grabar con una resolución máxima de 720p a 30 fps.

Ha llegado el momento de hablar de la experiencia con las cámaras. La delantera puede decirse que es bastante decente para un terminal de 150€, con unas fotos buenas en perfectas condiciones de luz. Con poca luz no tendrás más remedio que usar el flash LED, pero tiene el problema de ser demasiado potente, por lo que fácilmente te puede quemar las fotos, e incluso dejarte ciego.

La cámara trasera es un asunto aparte, ya que de día, como se puede esperar, hace unas fotos bastante salvables, incluso buenas. No tiene un rango dinámico muy allá ni capta el detalle de un gama alta, pero hablamos de un teléfono de gama de entrada, así que a plena luz del día las fotos no te quedarán mal.

Img 20160617 095253

El problema viene con poca luz, pues tengo la costumbre de poner a las cámaras en toda clase de situaciones. Las fotos las tomé en una zona de campo, donde había unas farolas iluminando un poco a lo lejos, pero lo suficientemente cerca para iluminar el camino, y resultado fueron fotos casi totalmente negras.

Incluso al hacer fotos a las propias farolas, captaba poquísima luz, lo que me resultó raro. Lo que hice la noche siguiente fue compararla con un HTC One S con CM 12.1, mi móvil más veterano, y el resultado fue una aplastante victoria para el taiwanés. No lo entendía, ¿cómo era posible que captase mucha menos luz que el One S si tenían la misma apertura f/2.0?

La respuesta me llegó cuando consulté los detalles de la foto, y es que ahí aparecía que la apertura de la cámara era f/2.8. Visto esto, borré las fotos nocturnas (que eran, básicamente una imágen casi negra del todo) y dí por ganador a mi veterano. Puede que fuera cosa del terminal en concreto, pero esta apertura se mostraba en todas las fotos.

La cámara durante el día se comporta bastante bien para un terminal de 150€, pero de noche las fotos tienden a quedar mucho más oscuras de los que se puede esperar con una pertura f/2.0. Y es que en los detalles de la galería aparece que tiene una apertura f/2.8.

¿Problema de la app de galería? ¿Problema del terminal que probé en concreto? ¿Sensor equivocado? Ni la más mínima idea, pero si te compras este terminal, por lo que más quieras, no vayas a hacer fotos de noche, pues ni siquiera el flash trasero va a salvarlas.

En cuanto a la aplicación de cámara en sí, no es un desastre como la de algunos fabricantes chinos, es relativamente intuitiva, con una cantidad suficiente de modos, los más básicos, para no complicarte la vida. No es una cámara demasiado rápida, pero tampoco desespera, aunque para que salgan buenas fotos necesitarás tomarte tu tiempo para enfocar.

En cuanto al modo HDR, requerirá como 3 o 4 segundos adicionales y el resultado no mejora en exceso, ni siquiera de noche, donde sigue siendo el mismo desastre. En general, si quieres hacer fotos con este terminal, que haya una cantidad de luz más bien alta, en esos momentos se comportará bien, diría que incluso mejor que la media de móviles de 150€.

Un software actual, pero con mucho bloatware

Lo más positivo de este punto es que viene de fábrica con Android 6.0 Marshmallow, con todas las ventajas que ello da, como el modo Doze, la gestión de permisos o Now on Tap. Por desgracia no nos encontramos con Android puro, sino que trae su propia capa de personalización, un tanto agresiva, pero que mantiene varios rasgos de la versión más pura del sistema operativo.

Como pantalla situada más a la izquierda, nos encontramos con una especie de feed de noticias y tiempo que podría funcionar de una manera más fluida, porque en no pocas ocasiones tarda varios segundos en cargar. Por suerte, en la gestión de pantallas de inicio (dejando pulsado en un lugar libre de una pantalla) puedes desactivar esto, cosa que recomiendo encarecidamente.

De los 16 GB de almacenamiento que trae de baste, al final quedan unos 10,5 GB para el usuario, algo menos que muchos otros terminales. El problema es que trae una cantidad considerable de bloatware, donde veremos, además, algunos juegos que posiblemente no jugaremos en la vida. Menos mal que hay posibilidad de meter una microSD de hasta 32 GB.

Grupo Capturas 2

Estéticamente no es una capa demasiado fea, sobre todo porque conserva varios vestigios de Material Design, y algunas características no cambian, como la cortina de notificaciones o el apartado de ajustes. No merma apenas el rendimiento del dispositivo, por lo que podríamos considerarla una capa casi ligera (sobre todo si desactivas la pantalla de la izquierda).

En cuanto a bloatware, trae demasiadas cosas para mi gusto, y no sólo las apps típicas de Google, sino varias propias de Alcatel que probablemente no uses (aunque admito que hay alguna que tiene potencial para ser útil) y varios juegos un tanto simples. Por suerte, al menos parte de esas aplicaciones, pueden desinstalarse sin problema.

Alcatel Pop 4 Plus, la opinión de Xataka Android

Cuando se hace un análisis o se juzga un dispositivo, hay que hacerlo siempre teniendo en cuenta el precio del mismo, pues a menudo hay mucha polémica acerca de un terminal con buenas especificaciones pero muy barato al compararlo con otros que le doblan en precio. Siempre debemos tener en cuenta el precio del móvil.

Hablando de un móvil de 150€ como es el Alcatel Pop 4 Plus, que además es un phablet, es un terminal que consideraría bastante "comprable", pues tiene cualidades muy buenas como, por ejemplo, su autonomía (llegar al día y medio con un dispositivo así me ha parecido positivo), pero también tiene defectos como la cámara cuando hay poca luz.

No es el mejor de su rango de precio, pues hay bestias como las que saca Xiaomi, pero si quieres algo que no tengas que traer de China y puedas comprar casi de inmediato, el Pop 4 Plus podría entrar en tu lista. Hay ausencias que podemos considerar importantes, como el NFC, y algunas no tanto, como el sensor de huellas, pero son perdonables viendo su precio.

Creo que durante todo este análisis ha quedado claro que se ha tenido en cuenta lo que cuesta este terminal, sin comparar con la gama más alta del año, pues saldría perdiendo en todo. Teniendo en cuenta la clase de terminal que es, allá van nuestras notas:

6.6


Diseño7
Pantalla6.5
Rendimiento6
Cámara5.5
Software6.5
Autonomía8

A favor

  • Hardware compensado
  • Buena autonomía
  • Android Marshmallow de serie

En contra

  • Visión en exteriores
  • La cámara de noche
  • Exceso de bloatware

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos