Compartir
Publicidad
Publicidad
Guía para comprar móviles Android de segunda mano
Móviles Android

Guía para comprar móviles Android de segunda mano

Publicidad
Publicidad

Cambiar de teléfono es siempre una tarea complicada en la que intervienen muchos factores. Por ejemplo, a veces un teléfono nos parece perfecto en funciones y diseño, pero su precio se nos sale del presupuesto. No te conformes con menos, a veces una buena salida a este dilema es hacerte con un terminal de segunda mano.

Como su nombre indica, un teléfono de segunda mano ha pasado ya por otro dueño y eso supone ciertas consideraciones especiales a la hora de considerar su compra. Todos hemos oído alguna historia de terror sobre la compra de un dispositivo usado, pero teniendo en cuenta los siguientes consejos deberías minimizar los riesgos de caer en algún timo y lograr hacerte con el móvil de tus sueños a un precio de ganga.

Comprueba su estado

A la hora de comprar un dispositivo Android -o, en general, cualquier cosa- de segunda mano, la parte más importante es determinar en qué estado se encuentra. Al fin y al cabo, es lo que diferencia a un producto nuevo de uno usado y en él se basará el descuento que obtengas.

El mero paso del tiempo hace que un móvil Android de gama alta reduzca su precio dramáticamente, pero es aun más importante la rebaja por desperfectos. Un móvil usado pero en perfecto estado te ofrecerá una rebaja mucho menor que otro que tiene arañazos visibles. Al respecto, los vendedores están obligados a especificar el estado de sus productos de segunda mano en cualquier página de venta que se precie, y de no ser así -o si no es suficientemente preciso- siempre deberás preguntar antes de sacar la cartera.

eBay ¿Un Galaxy S7 por 206 euros? ¡La pantalla no funciona!

Cada página y vendedor usa una terminología distinta, pero generalmente encontrarás los distintos tipos de estado:

  • Nuevo: un producto nuevo, con su caja y garantía, igual que comprarlo en una tienda.
  • Nuevo (otros): en teoría es un producto que no se ha usado nunca, pero algo pasa para que no entre en la categoría anterior (por ejemplo, no viene en su caja).
  • Reacondicionado: la definición varía (aquí la de Amazon, aquí la de eBay), pero generalmente son productos que están a medio camino entre usados y nuevos. Por ejemplo, su caja tiene algún golpe, han sido reparados o se han dañado en el transporte o almacenamiento.
  • Usado: un producto que ha sido usado y que puede estar en distinto estado de conservación.
  • Para desguace: un producto que no funciona y que solo deberías comprar si estás interesado en sus piezas o sabes que podrás repararlo.

Para cualquier producto que no sea absolutamente nuevo debes leer atentamente cualquier nota sobre las condiciones incluida en la descripción. ¿Tiene algún arañazo? ¿Algo no funciona correctamente? ¿Le falta el cargador, cables o auriculares?

Algunos vendedores pueden ser intencionadamente ambiguos en la descripción de las condiciones, así que exígeles que te muestren en una foto o vídeo cómo se ven esos "ligeros arañazos" para ver si realmente son ligeros o no. Para ver si falta algo, puedes consultar la página oficial del producto para ver qué viene incluido de fábrica.

Es preciso diferenciar entre un teléfono usado y su estado, pues te encontrarás casos en los que un dispositivo que técnicamente nunca ha tenido un dueño (por ejemplo, ha estado de muestra en una vitrina) pero que tienen desperfectos como la pantalla quemada tras estar encendidos durante muchas horas todos los días.

Si no lo estás comprando online sino en persona (por ejemplo, un conocido o un amigo-de-amigo) lo tienes todavía más fácil: examina el dispositivo con lupa al tenerlo en tu mano. Busca defectos, comprueba que no hay ningún píxel dañado, que los altavoces y los auriculares funcionan y que funciona con tu SIM.

Ojo con la batería

Nos guste o no, la gran mayoría de teléfonos móviles de nuestros tiempos son unibody, lo cual quiere decir que cambiar la batería no es nada fácil y lo más seguro es que acabe siendo jubilado con la que traía de fábrica. Esto es especialmente importante al comprar un teléfono de segunda mano, pues la batería podía estar ya bastante desgastada.

Bateria1 Un punto importante es conocer el estado de la batería

A todos nos ha pasado. El teléfono nuevo nos dura horas y horas, y con el paso de las semanas y meses ya no nos llega a fin de día como lo hacía de antaño. En parte es culpa del sistema operativo y de la cantidad de aplicaciones que tienes instaladas, y en parte por el desgaste de la batería.

No hay forma oficial de consultar el wear level (porcentaje de la capacidad original que conserva) de la batería en Android, pero puedes hacerte una idea calculada con aplicaciones como AccuBattery. Si tienes dudas, pide al vendedor que te muestre el resultado. Si estás leyendo demasiado tarde, obtén la cifra tu mismo para comprobar cómo de gastada está la batería.

¿Tiene garantía?

Al comprar un dispositivo de segunda mano con frecuencia te resignarás creyendo que no tiene ningún tipo de garantía, pero eso no tiene por qué ser así. El dispositivo puede estar todavía en su período de garantía oficial, y de ser así debes asegurarte de que el vendedor te informa y transfiere la prueba de compra en caso de que necesites usarla.

Recuerda así mismo que el propio sitio donde compres el dispositivo en segunda mano podría incluir su garantía de compra / devolución. Si el producto no concuerda con lo descrito, se te devolverá el dinero, por lo que es importante aclarar cómo de nuevo -o no nuevo- está un dispositivo antes de comprarlo.

Última versión de Android

Sammobile Sammobile es un lugar excelente para consultar firmware de móviles Samsung

Seguramente estés al tanto de los problemas acarreados por la fragmentación del sistema operativo Android. Al comprar un dispositivo Android de segunda mano te arriesgas a quedarte anclado en una versión vieja del sistema. Esto no es demasiado drama siempre y cuando estemos hablando al menos de Lollipop, aunque en caso de emergencia o de un presupuesto muy limitado, casi todas las aplicaciones son compatibles con KitKat, por ahora.

Comprueba en la página del fabricante cuál es la última actualización del firmware disponible, que no tiene por qué ser la misma con la que fue lanzado. Por ejemplo, el Galaxy A5 original se lanzó con KitKat, pero más tarde fue actualizado a Lollipop y Marshmallow. Una búsqueda en Google del nombre del modelo + firmware debería devolverte la última versión disponible.

¿Es libre?

Esta comprobación no es exclusiva de dispositivos de segunda mano, sino que es algo que deberías preguntarte siempre. Sin embargo, mientras que cuando vas a una tienda y te compras el móvil buque insignia ya presumes que el teléfono es libre y compatible con las redes de tu país, en un móvil de segunda mano no tiene por qué ser así.

Los teléfonos móviles se venden en multitud de variantes adaptadas para determinadas bandas y es tu deber comprobar que será compatible con las redes de tu país y que es libre o al menos compatible con tu mismo operador.

¿Cuánto pagar?

Es bastante difícil de por sí decidir qué teléfono Android nuevo comprar por la gran cantidad de alternativas disponibles, pero al comprar dispositivos de segunda mano la cantidad de variables es tan alta que el proceso puede ser agotador.

Desgraciadamente, no hay una fórmula matemática para calcular cuánto debería reducirse el precio de un teléfono usado, pero obviamente cuanto más viejo y en peor estado está, más barato será. Deberás consultar varias páginas para determinar el rango de precio en el que se están vendiendo los terminales en el rango de estado de conservación que estás dispuesto a comprar.

Una vez tengas localizado el modelo y precio medio, intenta encontrar el lugar y vendedor que parezca más de fiar, tomando especial nota en su reputación online y el propio anuncio. Antes de pulsar el botón mágico, cuenta hasta tres e intenta encontrar dispositivos nuevos en un rango de precio similar. ¿Sigue ganando el de segunda mano? Entonces, adelante.

Dónde comprar teléfonos de segunda mano

Amazono

Hay mil y una formas de encontrar buenas gangas en teléfonos y tablets Android usadas. Estos son solo alguno de los lugares en los que los encontrarás:

  • Amazon: se incluye en los resultados de producto cuando están disponibles, y en su apartado propio para productos reacondicionados.
  • Ebay: los filtros de eBay te permiten filtrar productos en Compralo Ya! (que no son subastas) usados y semiusados.
  • Swappa: uno de los sitios más populares para compra de teléfonos y tablets de segunda mano.
  • CashConverters: la cadena de compra y venta de productos de segunda mano, cómo no, también cuenta con teléfonos y tablet Android en su oferta.
  • Wallapop: la aplicación de mercadillo entre particulares por excelencia es una alternativa sencilla, aunque quizá no la más práctica.
  • Sellfun: es una especie de Wallapop especializado en productos tecnológicos como smartphones.

En Xataka Android | Siete cosas que los fabricantes de móviles Android nos quieren vender y no me convencen demasiado

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos