Compartir
Publicidad
Samsung da un paso atrás en resistencia al agua, Sony da un paso adelante
Móviles Android

Samsung da un paso atrás en resistencia al agua, Sony da un paso adelante

Publicidad
Publicidad

La resistencia al agua es una característica muy interesante en los teléfonos Android. Una de las pegas de llevar un dispositivo útil y pequeño es que es caro y relativamente frágil. Por eso no vemos más que avances en la resistencia a caídas y golpes, por ejemplo con cristales cada vez más resistentes. Pero hay otro tipo de accidentes que no todos los terminales soportan y son los que implican agua.

Una caída de un terminal al agua puede ser un accidente muy desagradable. Lo normal es que el terminal deje de funcionar completamente y no nos lo cubra la garantía puesto que hay detectores de humedad en el interior de los terminales. Por ello algunas marcas se han atrevido con la resistencia al agua. Sony lleva tiempo mejorando este aspecto y Samsung ha dado últimamente un paso atrás.

Sony apuesta fuerte con la resistencia al agua

Sony es uno de los fabricantes que más fuerte ha apostado por la resistencia al agua en sus terminales (también al polvo). Cuando el tema de la resistencia al agua era cosa de nicho, Sony dio un paso adelante y empezó a soportarlo en sus terminales (si bien es cierto que cuando todavía era SonyEricsson tenía algún terminal resistente al agua). El paso definitivo fue con el Sony Xperia V, un terminal de gama media con resistencia IP55/57+ que podía sumergirse durante 30 minutos a un máximo de 1 metro de profundidad.

SonyEricsson Xperia Active

Este Sony Xperia V tenía una característica distinta a todo lo presentado anteriormente: no tenía un aspecto de móvil resistente, de hacer deporte ni nada similar. El diseño era similar al resto de la gama. Es decir, Sony se distanciaba de los modelos Active, específicos para ser resistentes, y llevaba la resistencia a la gama normal. En este caso un gama media.

Pero el paso definitivo de Sony fue cuando presentó en enero de 2013 su Sony Xperia Z, el primer terminal de gama alta con resistencia al agua (concretamente certificaciones IP55 e IP57, resistencia a agua, hasta 30 minutos y 1 metro de inmersion, y al polvo y arena). Este fue un gran paso de Sony que no dejó de repetir en sus terminales bandera de años posteriores: Xperia Z1 (mejoraba a IP58 quitando el tope de 30 minutos de inmersión), Xperia Z2 (mantenía la protección IP58) y Xperia Z3 (mejoraba hasta IP68 con inmersión de hasta 2 metros).

Ahora bien, estos terminales tienen una pega: la protección de los puertos. Para que no entre agua en el interior del terminal los puertos vienen con unas tapas que hay que quitar cuando queremos utilizarlos. Esto puede ser aceptable cuando queremos cambiar la tarjeta SD o SIM (no es algo que hagamos muy a menudo) pero es bastante incómodo cuando queremos conectar unos auriculares o el cargador al puerto microUSB.

En el Xperia Z1 se perdió la tapa de los auriculares, es decir, podía entrar agua sin problemas ahí sin dañar el terminal. En cambio hemos tenido que esperar al Sony Xperia M4, un gama media presentado en febrero, para ver cómo Sony también elmininaba la tapa del conector microUSB, teniendo así un terminal verdaderamente resistente al agua en condiciones habituales y sin incomodidades.

El próximo Sony Xperia Z4 sigue esta tendencia y de nuevo la tapa del conector microUSB es eliminada, una gran noticia para los que quieren un móvil resistente, con un diseño que no destaque esta resistencia y sin tener que estar usando tapas. Una gran evolución por parte de Sony.

Samsung hizo sus pruebas y lo lanzó de forma masiva, pero...

Samsung, por su lado, llegó más tarde a esto de la resistencia al agua. Cuando Sony lo daba todo en resistencia al agua en sus terminales tope de gama, Samsung lanzaba dos modelos distintos: el Samsung Galaxy S4, que no era resistente al agua, y el Samsung Galaxy S4 Active, que sí lo era. El problema es que el aspecto del S4 Active es claramente el de un terminal resistente, no como Sony.

Galaxy S4 Active

Ahora bien, Samsung dio una agradable sorpresa con la presentación del Samsung Galaxy S5. El terminal bandera de 2014 era resistente al agua y polvo, con certificación IP67, aunque con tapa en el puerto microUSB al igual que el Sony de la época. La noticia fue buenísma para los usuarios: dos grandes marcas como Sony y Samsung apostaban por la resistencia al agua en sus terminales punteros. Esto podía significar que todos los fabricantes correrían a darle resistencia a sus terminales para no quedarse atrás.

Sin embargo con el nuevo Samsung Galaxy S6 hemos visto un paso atrás por parte de Samsung. Es cierto, ha dado una espectacular renovación de diseño y prestaciones, pero algunas cosas se han quedado en el camino. Aparte de las tan mecionadas tarjetas SD y baterías extraíbles la resistencia al agua y polvo se ha quedado descolgada.

Es una pena, porque Sony ha demostrado que el diseño no tiene que estar reñido con la resistencia al agua. Esperemos que Samsung haya tenido que recular por haber cambiado tanto en tan poco tiempo y en breve veamos un nuevo paso adelante en este aspecto.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio