Compartir
Publicidad
Samsung revitaliza el sector móvil con su móvil plegable Galaxy Fold: una innovación disruptiva con un recorrido incierto
Móviles Android

Samsung revitaliza el sector móvil con su móvil plegable Galaxy Fold: una innovación disruptiva con un recorrido incierto

Publicidad
Publicidad

Ayer Samsung vivió una de las jornadas más importantes del año: la presentación de sus terminales tope de gama que decidirán si el año es bueno o no. Su terminal de referencia, el Samsung Galaxy S10 es todo un símbolo de la industria, y en esta ocasión se han decantado por 4 "sabores" distintos. Sin embargo ha sido otra cosa la que ha destacado en la presentación: el Samsung Galaxy Fold.

Todo el mundo sabía que Samsung trabajaba en un terminal que se doblaba y con una pantalla interior que lo convertía en un tablet. De hecho hasta la propia Samsung hizo un teaser de este concepto hace unos meses. Pero la presentación de ayer fue un punto de inflexión, la culminación de algo que llevaba muchos años en preparación.

Samsung se había alejado de la innovación

Sgfold1

Este anuncio llega en el momento justo que Samsung necesitaba. Las últimas presentaciones habían sido un poco sosas. Es cierto que Samsung no paraba de sacar terminales tope de gama, entre los mejores del mercado, pero les faltaba algo (tanto por su parte como comparados con una competencia cada vez más dura). Repasando la hemeroteca se puede ver que los lanzamientos de Samsung se alejaban de la innovación.

Sin embargo en esta ocasión ha habido cambios importantes. Por un lado Samsung ha logrado desmarcarse de la competencia con sus S10, sacando modelos de pantalla infinita sin notch y tomando la delantera en el número de cámaras, tanto frontales como traseras. Además, se ha alegado del sensor de huellas en la parte trasera, cosa que ya vienen haciendo algunas marcas pero no todas. Y por último, ha presentado el Galaxy Fold, una innovación que nadie (de momento) puede replicar.

La innovación tecnológica era la seña de Samsung

Sgfold2

Samsung ha logrado ser el líder mundial en la venta de smartphones por muchos motivos: su gran habilidad para lanzar terminales de todas las gamas, su capacidad de producción, su marketing global, su gran red de distribución... pero también por ser el fabricante más innovador.

En su día Samsung creó el concepto de phablet con su gama Note. Algo que se suponía que iba a ser de nicho, pero que cuidó y dejó crecer hasta ser uno de los superventas (y superingresos) de la compañía. En su día también fue el primero en usar pantallas curvas, para lograr un efecto que hacía que muchos se pararan por la calle a mirar a los que tenían estos móviles. Y también fue el primer fabricante en apostar por un lápiz externo para controlar móviles y tablets, aunque lo ha restringido a una gama concreta.

Esta innovación constante hace que la marca esté en la mente de los consumidores y al final sus terminales se vendan en grandes cantidades. Pero últimamente Samsung estaba siendo muy conservadora en sus productos y se podía ver como otras marcas como Huawei o Xiaomi estaban haciendo apuestas más arriesgadas.

El Galaxy Fold lo podría cambiar todo... o no

El concepto que presenta Samsung con el Galaxy Fold es muy innovador. Que un móvil se pueda abrir y convertirse en un tablet puede ser la solución ideal para todos aquellos que quieren pantallas más grandes. Cada vez estamos más cerca del límite del tamaño de las pantallas de los smartphones. Los marcos son ya muy finos y los terminales no pueden crecer mucho más sin hacerse aparatosos en las manos.

Un terminal que sea relativamente compacto pero que a su vez se despliegue para disfrutar de una pantalla más grande puede ser la solución, y desde luego es lo que Samsung ve como el futuro.

Samsung ha vuelto a la senda que nunca debió abandonar, la de la innovación

Un móvil así podría ser el que diera la estocada final a los tablets e incluso podría sumir a los PCs aún más en su profunda depresión. Las posibilidades trascienden esta presentación, que por supuesto es un primer modelo y habrá cosas que refinar.

Sin embargo el concepto podría no triunfar, ya que tiene algunas pegas. La primera es que el terminal es algo gordo cuando se usa en modo smartphone. La segunda es que la pantalla "normal" es algo pequeña. Y la tercera y más importante, el precio: parece que rondará los 2.000 euros.

Algunos ven este Galaxy Fold como algo de nicho, muy enfocado a productividad y a eliminar la pareja móvil-tablet que se ve en el mundo corporativo. El precio que tiene parece, desde luego, corrobar esta idea. Pero al igual que el Galaxy Note también empezó atacando un pequeño y parecido hueco del mercado y lo ha superado, quizá el concepto de los móviles plegables sea más universal de lo que muchos se piensan.

¿Podrá Samsung refinar esta primera propuesta y mejorarla suficicientemente como para que se convierta en el nuevo estándar de la industria? ¿Lograrán los competidores copiar el concepto a unos precios más asequibles? ¿Será este el futuro de los móviles? Tardaremos unos cuantos años en verlo, pero lo que sí podemos decir es que Samsung ha vuelto a la senda que nunca debió abandonar, la de la innovación.

En Xataka Android | Samsung Galaxy S10e, primeras impresiones: pequeño pero matón

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio