Compartir
Publicidad
¿Qué es una ROM en Android?: definición y tipos
ROMs Android

¿Qué es una ROM en Android?: definición y tipos

Publicidad
Publicidad

El mundo del root hace de Android algo inmenso, un lugar en el que todo el mundo, desde aquellos que rootean por primera vez hasta los más expertos, encontrarán algo que les interese. Los más nuevos tendrán en Android un ecosistema que le ayudará en el día a día y le irá enseñando cosas nuevas, mientras que los más sabios encontrarán un lugar en el que ayudar a otros y seguir aprendiendo.

Las ROMs personalizadas, a pesar de no estar en sus mejores tiempos, son uno de los mayores aportes de nuestros sistema operativo preferido, cada una de ellas nos ofrece algo distinto. Puede que a aquellos más nuevos esto les resulte un poco confuso, así que, para ayudar en lo posible, vamos a hablar un poco sobre qué son las ROMs, qué tipos hay y en qué nos ayudan.

¿Qué es una ROM?

Cyanogen

Una ROM, si hubiera que explicarlo con muy pocas palabras y mucha sencillez, diría que es el sistema operativo que trae el móvil, pero estaría siendo un tanto impreciso. Una ROM (por sus siglas Read Only Memory, Memoria de Sólo Lectura) es, realmente, el sistema operativo unido a otros archivos que permiten que el Android pueda arrancar. Android es, pues, una de las partes de una ROM.

Junto al sistema operativo tenemos el kernel, o núcleo, que sería el encargado de comunicar al software y al hardware para que trabajen en armonía, con lo que el nombre le viene como anillo al dedo. El kernel que usan los dispositivos Android es Linux que, gracias a ser software libre, se ha podido portar a toda clase de dispositivos móviles.

Dentro de una ROM encontramos también la interfaz gráfica de usuario, conocido como GUI, que permite al usuario interactuar con el sistema, así como otros archivos que ayudan a que el teléfono pueda usarse debidamente, incluidas sus conexiones (datos, Wi-Fi, Bluetooth, NFC, etc.).

¿Qué tipos de ROMs existen?

Aokp

Por suerte para los usuarios, no todas las ROMs son iguales, existen varios tipos que tienen unas características que las hacen diferentes a los demás. El tipo más usado de ROM es la stock, y hablamos de ella cuando se trata de una ROM que ha desarrollado el propio fabricante y la ha instalado en tu terminal.

Por supuesto, existen las ROMs basadas en las stock, que son aquellas que han sido hechas por un desarrollador usando como base la que trae el fabricante, ya sea Samsung, HTC, LG, Sony... El objetivo de estas ROMs es, normalmente, servir alguna función adicional y, sobre todo, limpiarla de bloatware o aplicaciones innecesarias para el usuario.

Por otro lado tenemos las ROMs AOSP (Android Open Source Project), que son aquellas ROMs de Google cuyo código no ha sido modificado, o lo ha sido en una proporción muy pequeña. La característica principal de este tipo de ROMs es su similitud a Android puro, aunque pueden contener funciones diferentes. El mayor exponente de ROMs AOSP es CyanogenMod, ahora LineageOS.

Existen varios tipos de ROMs: stock, AOSP y AOKP, cada una de ellas con una particularidad que puede resutlar interesante a los usuarios.

Tenemos también las ROMs AOKP (Android Open Kang Project) son aquellas basadas en las AOSP, pero con algunas características que no se pueden encontrar en la ROM en que se basan. La palabra Kang es usada para decir que es código robado, con lo que AOKP es una mezcla de Kang y AOSP. Originalmente era una broma, pero finalmente dicho nombre se quedó para siempre.

Un ejemplo de ROM AOKP son aquellas basadas en CyanogenMod, pero que incluye funciones que no pueden encontrarse en dicha ROM sin descuidar la experiencia de uso, como solía suceder con Paranoid Android. Las ROMs AOKP suelen ir mayormente (aunque no en exclusiva) a dispositivos Nexus y Samsung Galaxy.

¿Qué beneficios podemos sacar de instalar una ROM personalizada?

Andy Navideno

Existe una gran cantidad de motivos por los que una persona querría instalar una ROM personalizada. En algunos casos por su gusto por el mundo del desarrollo, en otros para deshacerse de bloatware, otros para dar un aire nuevo a su terminal, otros para arreglar su móvil y, por último, están los que quieren tener la versión más actual de Android cuando el fabricante no da soporte.

Los beneficios que podemos sacar son muchos, siempre y cuando hayamos llevado a cabo el proceso correctamente. Uno de los aspectos en los que ganamos es en personalización, pudiendo modificar ciertos elementos que con la ROM de fábrica no podíamos. Es la forma más barata de "cambiar de móvil".

Otro beneficio que podemos sacar es, simplemente, poder seguir usando nuestro smartphone. Ya hace unos años resucité a mi viejo HTC One S gracias a CyanogenMod (y aún funciona) tras un brick que, casi sin duda alguna, fue culpa mía al andar donde no debía.

Las ROMs personalizadas tienen varios beneficios, como mantenernos actualizados, liberarnos de bloatware o arreglar nuestro móvil. Sin duda son una buena opción si se sabe lo que se hace.

El bloatware es un problema del que nos venimos quejando desde tiempos inmemoriales y, para más inri, la mayoría no puede desinstalarse fácilmente. Las ROMs personalizadas nos quitan el bloatware de encima (al menos buena parte de él), regalándonos ese almacenamiento extra que nos había quitado el fabricante.

Las ROMs personalizadas son, a menudo, una forma de mantenerse actualizados cuando el fabricante, sea el motivo que sea, no nos da soporte. Por suerte estas ROMs, aunque necesiten pulirse, son lo bastante estables como para usarse en el día a día sin problemas y, además, nos dan un pequeño extra de personalización que nunca viene mal.

Las ROMs son, en definitiva, las responsables de que muchos problemas de software de nuestros móviles estén resueltos y de que aquellos más inquietos no nos aburramos. ¿Eres de los que instalan ROMs personalizadas o prefieres quedarte con la que trae tu móvil de fábrica?

En Xataka Android | LineageOS, primeras impresiones: así es la ROM que recoge el testigo de CyanogenMod

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio