Conviértete en tu propio antivirus para el móvil con estos consejos

Conviértete en tu propio antivirus para el móvil con estos consejos
Sin comentarios

Muy a menudo somos testigos de numerosas noticias de malware en Android que nos hacen temer por la integridad de nuestros smartphones y por la seguridad de nuestros propios datos. De ahí que muchas veces cunda cierto pánico y nos adentremos a instalar no uno, sino varios antivirus para móvil con el fin de estar más tranquilos. Sin embargo, te diremos, que el mejor antivirus eres tú.

No vamos a menospreciar la necesidad de usar un antivirus en Android, dado que ofrecen interesantes funciones que nos ayudan a estar protegidos. No obstante, hay formas de estar protegidos que responden a nuestra propia acción o inacción. A continuación te contaremos qué elementos son claves para evitar la entrada de malware.

Apps y software actualizado siempre

Actualizar Movil

Tanto Google como desarrollador de Android como los diferentes fabricantes están cada vez más por la labor de ofrecer actualizaciones de seguridad en los móviles. Más allá de aquellas actualizaciones completas que integran novedades visuales y funcionales, es importante que siempre actualices tu móvil cuando salga algún parche de seguridad.

De igual modo, las aplicaciones de Google Play también deben estar siempre actualizadas. Puede que estas sean seguras, pero tengan alguna vulnerabilidad que haga que se abra una puerta al malware. En esos casos, lo mejor es tener la app actualizada con todas las correcciones propias del desarrollador.

Muy atento a todas las descargas

Descargas

De todas las formas que tiene el malware de entrar en un móvil, la descarga de aplicaciones y archivos es una de ellas. Y es importante no bajar la guardia y desconfiar siempre. Ante archivos como PDFs, imágenes, fotos o vídeos de Internet, es interesante que te asegures de que se descargan de sitios fiables y que los examines con un antivirus cuando los descargues.

Idéntica recomendación hacemos cuando se tratan de instalar APKs de Internet. Está bien querer probar aplicaciones de código abierto o que, por lo que sea, no estén en Google Play. Sin embargo, deberás extremar la precaución y descargar las APKs de sitios web de confianza para evitar sustos.

También, por increíble que parezca, es muy recomendable examinar también las apps disponibles en Google Play. Aunque Google tiene filtros de seguridad para evitar la entrada de malware, no sería la primera vez que se cuelan apps maliciosas. Una forma de cotejar su confianza es mirar la cantidad de valoraciones que tienen, que puntuación obtienen en ellas y leer las reseñas más recientes.

Lleva un férreo control de los permisos

Permisos

Sin descartar el punto anterior y el analizar si una app es de confianza o no, trata siempre de mantener a raya los permisos que concedes a las apps. Especialmente tres permisos clave que facilitan la entrada de malware: accesibilidad, lectura de SMS y notificaciones.

El permiso de accesibilidad ha traído ya problemas a algunos usuarios y es que, pese a estar diseñado para personas con algún tipo de problema motor, puede suponer abrir una puerta trasera al dispositivo.

El permiso de acceso a los SMS es de los más peliagudos. Trata de no permitirlo, salvo que sea una aplicación de plena confianza.

Los de notificaciones y lectura de SMS son claves para que los cibercriminales puedan acceder a los códigos de verificación a la hora de autenticarse en la cuenta bancaria o cualquier otra app. Por tanto, mantener las apps alejadas de ello es fundamental, salvo que sea necesario y tengas claro que son de confianza.

También podríamos sumar a esta lista la cámara, el micrófono o la localización. Trata siempre de dar los permisos justos y necesarios para que la app funcione. Para verlo de forma más clara, podemos poner de ejemplo un app para reproducir música, la cual puede solicitar permisos para acceder a la cámara y micrófono, pero podemos obviarlos, dado que no se necesitan estos accesos para poder reproducir contenido de audio.

Evita conectarte a redes públicas

Seguramente hayas escuchado esto en más de una ocasión. Y es que conectarse a redes WiFi públicas puede ser peligroso. No por conectarte vas a recibir malware en tu dispositivo, pero sí estarás abriendo muchas puertas a posibles ciberdelincuentes que quieran entrar en tu teléfono.

Toda la información que consultes mientras estás conectado estará a merced de esos ciberdelincuentes. Véase por ejemplo la cuenta del banco, los sitios web que visitas o los credenciales que utilizas para ello. Por tanto, en la medida de lo posible, evita conectarte a estas redes.

En caso de que te sea necesario, no está de más usar una VPN como método de protección. En el concepto de las VPN va intrínseca la navegación privada y su configuración en Android es sumamente sencilla. Puedes además encontrar apps de VPN gratuitas que pueden serte funcionales.

No entres en sitios web maliciosos

Web Poca Confianza

Al hilo de lo anterior, y en este caso de forma independiente al tipo de conexión que tengas, entrar en sitios web de dudosa confianza debería ser algo a evitar. Trata de utilizar siempre navegadores web que tengan filtros de detección ante sitios desconfiables para ello.

Normalmente aparece una alerta antes de entrar a las webs de poca confianza y, aunque se puede saltar, no es recomendable hacerlo. A no ser que estés seguro de que es una web segura y que por alguna configuración a nivel técnico se muestra ante los detectores como insegura.

De igual forma, esto es aplicable a los enlaces recibidos por SMS o email. De igual forma que en el caso anterior, desconfía siempre del remitente. No pinchar en los enlaces adjuntos forma parte de las recomendaciones para evitar los timos por SMS.

Temas
Inicio
Inicio