Compartir
Publicidad
De moda a juguete roto: los tablets Android y la apatía absoluta de Google
Tablets

De moda a juguete roto: los tablets Android y la apatía absoluta de Google

Publicidad
Publicidad

Todos querían un tablet hace cuatro años. Era la moda del momento: un dispositivo de pantalla grande que acompañaba muy bien a unos smartphones que, por aquel entonces, eran pequeños. Cada fabricante sacaba su modelo y en un lapso de tiempo bastante pequeño vimos algunas ideas bastante innovadoras y creativas. Fueron buenos tiempos para los tablets, incluso Google hizo un esfuerzo por adaptar Android, un sistema que originalmente nació para móviles.

En 2015, el escenario ha cambiado de forma drástica. Todos aquellos tablets han quedado enterrados en cajones, mesitas camilla al lado del sofá o vendidos a través de plataformas de segunda mano. Cada vez hay menos novedades y si bien es cierto que los fabricantes han rebajado su interés, Google tampoco ha hecho gran cosa para avivar la categoría. Un juguete roto que está cerca de su particular canto de cisne.

Los fabricantes en 2015, pocos modelos y aburridos

Si echamos un ojo a todos los lanzamientos que se han producido este año observamos que los tablets han sido actores secundarios en el mundo Android. Los móviles brillan más que nunca y los anuncios de tabletas se han reducido.

Tenemos fabricantes fijos como Sony, Samsung, Acer o ASUS por mencionar a unos pocos. ¿Os acordáis de algún modelo? Haciendo un poco de memoria sí pero resulta difícil quedar con cualquiera de ellos. Las propias marcas no han hecho un gran esfuerzo por darlos a conocer y los dispositivos como tal han perdido mucho atractivo.

650 1200 46

Ojo, no vamos a negar que el Xperia Z4 Tablet y el Tab S2 son dispositivos atractivos. Máquinas portentosas en hardware pero muy pobres en el software. Tanto los japoneses como los coreanos se esfuerzan por meter más aplicaciones para sacarle provecho pero en ambos casos la experiencia sigue siendo insuficiente para una categoría de la que se esperaba mucho más.

Atrás quedan aquellos intentos de ASUS o HTC por ofrecer experiencias diferentes, incluso Samsung con la experiencia del stylus heredada de sus phablets. Ahora, solo tenemos tabletas con muy buen hardware y diseño cuidado pero poco más. ¿Dónde quedaron esas ideas de que el tablet iba a servir para trabajar por ejemplo?

¿Por qué hay cada vez menos modelos? La explicación más rápida es la bajada de ventas. Todos, y eso incluye los dispositivos de otras plataformas, van en descenso. Tras vivir unos años con grandes expectativas con la categoría, se ha perdido el interés y los consumidores pasan de ellos. A día de hoy, lanzar un tablet es una apuesta arriesgada en según qué mercados.

650 1200 47

Según los últimos datos de IDC, el mercado de los tablets lleva dos trimestre de decrecimiento. Apple ha sido de las más afectadas y solo Lenovo crece un poco. Samsung, se mantiene como puede mientras que ASUS baja. En total, menos de 3 millones de unidades vendidas respecto al mismo trimestre el año pasado.

Para explicar las malas ventas tenemos dos motivos: el ciclo de renovación. Al contrario que los móviles, un tablet dura más y normalmente las novedades de un año para otro no son suficientes para convencer a los usuarios de que tienen que hacerse con un modelo nuevo más avanzado.

Ventas Idc

Por otro lado, tenemos el crecimiento de las pantallas en los móviles. Hace cuatro años, cuando muchos se movían en las 4 pulgadas, tenía más sentido tener un modelo de 7,8 o 10 pulgadas. Teniendo en cuenta que cada vez hay más dispositivos con pantallas de 5, o incluso más, resulta difícil justificar tener un tablet.

La caída de los tablets Android no solo es culpa de un montón de fabricantes que se subieron con demasiado entusiasmo al carro. Google no ha hecho grandes esfuerzos por hacer que estos dispositivos sean atractivos. Hubo buenas intenciones pero con el tiempo se han ido perdiendo y a día de hoy, la experiencia sigue siendo pobre y muy mal optimizada.

Google: no ha hecho nada para revertir la situación

Cuando Google presentó Android 3.0 Honeycomb lo hizo con un objetivo muy claro: crear una versión del sistema optimizada para tablets. Buenas intenciones que en su día tuvieron una excelente recepción ya que pese a tratarse de una versión de transición (un poco lo que le va a ocurrir a Lollipop este año) funcionaba bastante bien y aprovechaba mejor el tamaño de pantalla. Había que mejorar cosas, pero toda esa optimización llegó más tarde con Ice Cream Sandwich.

1024 2000 9

Sin embargo, desde el salto a Android 4.0 las novedades para tabletas fueron descendiendo. Mientras, Jelly Bean, KitKat, Lollipop no paraban de traer novedades orientadas a los teléfonos móviles. ¿Los tablets? Ahí están, como smartphones con pantallas grandes donde no se aprovecha el espacio.

Youtube
Framed Designed Tablets

Solo hay que echar un ojo a estas imágenes para ver lo mal optimizado que está el espacio en los tablets. Elementos enormes, espacios en blanco irrelevantes. El problema es que a día de hoy sigue así y aunque se ha evolucionado mucho en la interfaz de las aplicaciones (Material Design ha sido un gran paso adelante) seguimos con cosas que resultan inexplicables.

Appstore Apps Kids

Mientras, Apple y Windows han hecho un trabajo bastante mejor en aprovechar las pantallas y espolear a los desarrolladores a que diseñen aplicaciones optimizadas para tabletas. Android, sigue evolucionando pero el futuro es cada vez más negro en esta categoría.

El futuro es poco prometedor

Ayer vimos cómo Google presentaba la tercera, y definitiva, preview para desarrolladores de Android M, ahora conocido como Marshmallow. Es hora de descubrir todos los nuevos cambios pero ninguno, a simple vista, está orientado exclusivamente a los tablets.

1024 2000 10

En Google I/O, no vimos tampoco novedades al respecto y parece que los esfuerzos de la compañía de Mountain View con las pantallas grandes pasan por los televisores con Android TV.

Otro hecho bastante característico de la situación es que no hay rumores de ningún tipo de un nuevo tablets Nexus. Sabemos que habrá dos móviles, ya los hemos podido ver un poco incluso, pero nada de tabletas. Mala señal aunque comprensible: el Nexus 9 pasó sin pena ni gloria como un dispositivo mal fabricado y que no aportaba gran cosa.

Se seguirán vendiendo tablets, sin duda, pero quizá Google se debería preguntar qué hace con ese animal moribundo que es Android para tablets. Quizá es el momento de sacrificarlo y acabar con su dolor o, como hasta ahora, seguir ofreciendo una solución pobre e incompleta a los fabricantes de hardware. Medias tintas que no auguran nada optimista.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio