Compartir
Publicidad
Cómo arreglar un móvil Android que no carga
Tutoriales

Cómo arreglar un móvil Android que no carga

Publicidad
Publicidad

Nuestros smartphones son, a día de hoy, uno de los elementos más importantes, nos pasamos varias horas al día dándole uso, ya sea videojuegos, gestión de correo, contactar con otras personas o usar redes sociales. Esto hace que, inevitablemente, nuestros dispositivos acaben por tener problemas con el paso del tiempo (o por defectos de fábrica).

Uno de los elementos que pueden darnos problemas es la batería, y es que es lo que hace que nuestro smartphone siga funcionando. No son pocos los casos en los que un usuario se encuentra con que su móvil no carga al enchufarlo a la corriente, así que si eres nuevo y tienes este problema o un conocido que lo sufra, este tutorial podrá ayudarte a arreglar el dispositivo.

Monitoriza el estado de la batería

Ampere 1

Lo primero que tenemos que hacer si nos encontramos con que nuestro smartphone no carga al enchufarlo a la corriente es comprobar el estado de la batería. Hay muchas aplicaciones en Google Play que monitorizan el hardware de nuestro dispositivo, entre ellos el estado de la batería, pero suelen ser algo genéricas.

Lo mejor es acudir a alguna aplicación que se centre en comprobar si nuestra batería está bien, como Ampere, una de las más conocidas para este fin. Podrás monitorizar en cada momento si la batería se está cargando (números positivos en verde) o se está gastando (números negativos en naranja).

Si teniendo el móvil enchufado se muestran en negativo, significa que no se está cargando, y entonces hay un problema. Una vez probadas las soluciones que daremos a continuación, recomendamos que vuelvas a esta app para verificar que todo ha vuelto a la normalidad. Hay varias apps más similares a Ampere, así que siéntete libre de usar la que mejor te vaya.

Ampere

Ampere

Comprueba si el problema está en el cable o el adaptador

Cable Cargador

Cuando a alguien no le carga el smartphone, lo más común es que el problema se encuentre en el cable o en el adaptador de corriente que, por algún fallo, haya dejado de cumplir con su función. Comprobar si este es el problema es muy sencillo, usa otro cable o adaptador que tengas por casa y sea compatible con tu móvil (que el cable sea del mismo tipo que tu conector).

Si con otro cable o adaptador el móvil vuelve a cargar, entonces es el accesorio el que falla y, por lo tanto, habrá que comprar otro. Siempre recomendaremos que sean específicos para la marca del móvil que estés usando y, si es para ese modelo, tanto mejor. No es raro que haya cables y adaptadores que no sean específicos de la marca que funcionen bien, pero es bueno ser precavido.

El problema es el puerto USB

Umi Z 1

En el caso de que tanto el cable como el adaptador estén en buenas condiciones, podremos empezar a sospechar del puerto USB. Con el uso es posible que este puerto se haya movido y, por lo tanto, no se produzca el contacto de forma correcta, haciendo que el smartphone no se cargue como es debido.

En este caso, lo primero que hay que hacer es apagar el teléfono y, si tiene batería extraíble, quitarla. A continuación, con algo muy fino y afilado, como un alfiler, meterlo en el puerto para enderezarlo. Aquí mucho cuidado, porque si aplicas demasiada fuerza puedes causar daños irreparables, así que intenta aplicar la fuerza justa.

Después de esto, puedes poner la batería (si la habías quitado) y encender el móvil. Enchúfalo a la corriente y comprueba si se está cargando correctamente (será más rápido si lo monitorizas con Ampere o la app que hayas elegido para este fin).

La batería es la causante del problema

Lg G5 1

Bien sea por defectos de fábrica o por desgaste, es posible que la batería haya dejado de cumplir con su función. Este es uno de los motivos por los que alguien se compra un nuevo dispositivo, pero si no es una opción que estés contemplando, entonces sólo nos queda cambiar la batería.

Todavía quedan móviles cuya batería se puede extraer (cada vez menos), en cuyo caso puedes comprar una nueva y sustituirla tú mismo. En el caso de que la batería no sea extraíble, entonces lo más prudente es que acudas al SAT (especialmente si tu móvil está aún en garantía) para que la reemplacen.

Puedes llevar a cabo el proceso tú mismo bajo tu propia responsabilidad si te sientes capaz de hacerlo, pero nosotros siempre vamos a recomendar la opción más prudente (en este caso enviarlo al servicio técnico).

El problema no está en el hardware, sino en el software

Android Nougat

Aunque a medida que Android va evolucionando esto es cada vez más complicado, es posible que el causante de que tu smartphone no cargue esté en alguna parte del software. En este caso lo primero que vamos a recomendar es que mires a ver si hay alguna aplicación que esté gastando batería de forma tan exagerada que impida que tu móvil se cargue y, de haberla, desinstalarla.

Para ello, únicamente tienes que ir a los ajustes del dispositivo, entrar en 'Energía' (o batería, depende de cada modelo) y luego pulsar sobre 'Uso de la batería'. Ahí verás cuánto han estado consumiendo las diferentes aplicaciones y procesos del sistema para que tomes las medidas adecuadas.

Si el problema está en el software, lo mejor es localizar la app o proceso que evita que tu móvil se cargue y, si es necesario, llegar a hacer un restablecimiento de fábrica.

También es posible que el problema haya venido a raíz de una actualización mayor reciente y tu smartphone tenga ya un cierto tiempo. En este caso convendría plantearse hacer un restablecimiento a datos de fábrica o, si el problema persiste, tratar de volver a la versión anterior si entonces te iba bien.

Por supuesto, en cualquier caso, recomendamos que hagas copia de seguridad de todo aquello que quieras conservar para restaurarlo una vez hayas vuelto a configurar el teléfono. Hay que avisar que, normalmente, este problema se junta con que la batería está perdiendo salud, con lo que no perdería de vista Ampere (o la app que uses tú) para monitorizar continuamente el estado de la pila.

Unos últimos consejos a tener en cuenta

Andy Enamorado

Muchas personas deseamos comprarnos el móvil y, hasta que nos cansemos de él y decidamos comprarnos otro, usarlo sin que haya ningún problema, pero para minimizar las posibilidades (la mala suerte existe) de que nos falle inesperadamente, nosotros mismos debemos poner de nuestra parte.

Lo primero es, al poner a cargar nuestro smartphone, desconectar todo aquello que no necesitamos que esté activo (datos, Wi-Fi, NFC...), y si no esperamos ninguna notificación, ponerlo en modo avión o apagarlo directamente. Esto no sólo cuidará la salud de la batería, sino que acelerará la carga y minimizará el tiempo que esté enchufado a la corriente (lo cual agradecerá tambien el cable y cargador).

Para minimizar el problema que se trata en este artículo, nosotros debemos poner de nuestra parte no usando apps exigentes durante la carga y desconectando aquello que no necesitemos.

Lo siguiente es procurar no usar el móvil mientras está cargando, especialmente aplicaciones exigentes como videojuegos o editores de fotos. Esto hará que, en primer lugar, el smartphone no se caliente tanto, lo que hará que ralentizará el deterioro de la batería, también, como en el caso anterior, hará que el móvil tenga que estar menos tiempo enchufado.

Por último, si el problema es de hardware, recomendamos que, a la mínima que tengas alguna duda de cómo arregarlo, lo envíes al servicio técnico, donde lo harán sin problemas (y hasta puede que te salga gratis si el teléfono está en garantía). Esperamos que este pequeño tutorial te ayude a ti o a algún conocido que haya sufrido este problema recientemente (o para minimizar los riesgos de que esto pase).

En Xataka Android | Las baterías de estado sólido llegarían a la gama alta de Samsung y LG en los próximos dos años

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio