Compartir
Publicidad
La historia de nuestros móviles Android, por Enrique
Móviles Android

La historia de nuestros móviles Android, por Enrique

Publicidad
Publicidad

Llega mi turno para explicar los móviles que he tenido y qué pasó con ellos. Tal y como ya os contaron las semanas pasadas mis compañeros Iván y Alejandro, hoy os vengo a hablaros de mi colección de dispositivos Android y por qué decidí, o me vi obligado, a cambiarlos.

Pese a que he probado iOS durante largas temporadas, mi smartphone personal siempre ha sido un Android. Me dedico al mundo de la tecnología móvil desde hace bastante años y he podido probar decenas de dispositivos. La lista podría haber sido más larga, pero os comentaré aquellos que han estado conmigo un buen tiempo y han marcado mi experiencia con el mundo Androide.

HTC Desire

Htc Desire

Mi primer contacto con el mundo Android fue a través del HTC Desire. En aquella época, 2010, el fabricante taiwanés gozaba de una gran reputación y me pasaba el día leyendo comparativas entre el HTC Desire y el Nexus One. La elección no fue fácil pero por alguna extraña razón me llamó la atención el botón de menú, el diseño y sobre todo HTC Sense.

Precisamente otra diferencia en aquel momento es que Android puro no era sinónimo de optimización. Había capas de personalización que iban a patadas, pero HTC Sense iba rápida, tenía más opciones y era más bonita. Hablamos de Android 2.1 Eclair que pronto se me actualizaría a Android 2.2 Froyo, una versión que disfruté muchísimo porque mejoró el rendimiento del dispositivo una barbaridad.

HTC DESIRE

Pantalla

3,7" LCD (800 x 480)

Procesador

Qualcomm Snapdragon S1 8250 a 1 GHz

RAM

576 MB

Memoria

512 MB + microSD

Cámaras

Trasera 5 MP, no tenía frontal

Batería

1.400 mAh

Software

Android 2.1 Eclair + HTC Sense UI

Otros

Joystick central, radioFM

El móvil tenía un problema bastante común en la época y era precisamente la gran diferencia con los primeros iPhone. Únicamente teníamos 512MB de almacenamiento y casi toda la información se tenía que guardar en la microSD. Poco después llegó el Galaxy S que ya tenía 8GB, pero durante mucho tiempo tuvimos que ingeniárnosla para poder descargar todo tipo de apps y juegos.

Y precisamente por esta razón fue como descubrí el mundo de las ROMs personalizadas. En aquel momento había muchísimo movimiento y la comunidad del HTC Desire era muy activa. También ayudó el hecho de ser un dispositivo muy parecido al Nexus One.

El HTC Desire fue mi puerta de entrada al mundo de las ROMs personalizadas. En aquella época la mayoría de usuarios avanzados optamos por rootear nuestros móviles y el hecho que el Nexus One se pareciera tanto al HTC Desire fue una ventaja.

La batería del móvil no duraba mucho menos de lo que tenemos ahora, pero sí es cierto que no recuerdo utilizar la cámara para casi nada. El smartphone como sinónimo de cámara compacta todavía no era suficiente potente.

¿Qué pasó con él? Lamentablemente lo perdí en una noche de juventud. Sí recuerdo que en aquel entonces ya existía la herramienta de "encontrar mi dispositivo" de Google y lo intenté utilizar en base a la última localización. Pero como suele ocurrir en estas ocasiones, fue totalmente inútil.

Samsung Galaxy S y S2

Galaxy S2

Mis siguientes móviles fueron un Samsung Galaxy S, que heredé de mi familia y estaba ligado a Orange, y un Samsung Galaxy S2, que me compré libre y tuve durante varios años. Curiosamente, solo mantengo el Galaxy S pese a que estuve más tiempo con la segunda versión. Un móvil que acabé vendiendo de segunda mano.

Tanto el primer como el segundo Galaxy solucionaban el tema del almacenamiento y sobre todo hubo una mejora considerable en pantalla. El panel Super AMOLED Plus del Galaxy S2 tardó en ser superado y además recuerdo que era un terminal muy resistente.

SAMSUNG GALAXY S2

Pantalla

4,3" SuperAMOLED Plus (800 x 480)

Procesador

Exynos 4210 Dual

RAM

1 GB

Memoria

16GB + microSD

Cámaras

Trasera: 8 MP, f/2.6
Frontal: 2MP

Batería

1.650 mAh

Software

Android 4.0 Ice Cream Sandwich + TouchWiz UI 4.0

Otros

Micrófono cancelación ruido, Wi-Fi Direct, DLNA, radioFM, BT 3.0

Con los primeros Samsung Galaxy y TouchWiz fue cuando empecé a darme cuenta de la necesidad de una capa de personalización bien optimizada. Durante un tiempo los utilicé tal cual, pero después fue el momento de volver a las ROMs personalizadas, en este caso con CyanogenROM.

Samsung Polaroid

Fue también con estos móviles donde vi la necesidad de contar con un procesador potente, pero también conocido. Los Exynos dieron muchos problemas a la hora que las ROMs pudieran utilizar todos los componentes del dispositivo y lamentablemente durante mucho tiempo estuve con ROMs incompletas.

Otro punto de estos móviles es que popularizaron la batería extraíble. Un punto que por aquel entonces valorábamos mucho pero que con el paso del tiempo preferimos la seguridad que nos da el tener la batería fija.

Después de vender el Galaxy S2 por problemas económicos volví durante un tiempo a móviles más básicos. De hecho, después de eso estuve un tiempo con LGs y dispositivos Alcatel, donde algunos de ellos ni siquiera eran Android. Una época que me permitió volver atrás y comprobar hasta qué punto necesitaba un smartphone más potente.

Google Nexus 5

Nexus 5

Regalé a mi pareja un Nexus 4. Justo un par de semanas antes que Google diera el bajón hasta los 199 euros. Aún así por 299 euros era un precio excepcional para un móvil que hasta hace poco ha estado utilizando. Durante un año estuve entre dispositivos de prueba y un móvil más asequible hasta que salió el Nexus 5.

Posiblemente uno de los móviles más importantes de la historia de Android. Un móvil con una calidad/precio excepcional, una pantalla con un tamaño casi perfecto y una cámara que dio un salto de calidad muy importante respecto al Nexus 4. También volaba y fue con el que disfruté de Android 5.0 Lollipop, la versión donde Google se pasó a Material Design y cambió por completo el diseño.

Nexus 5

Pantalla

4,95" True HD IPS+ (1920 x 1080)

Procesador

Snapdragon 800

RAM

2GB

Memoria

16GB

Cámaras

Trasera: 8MP, f/2.4, OIS
Frontal: 1,3MP, f/2.4

Batería

2.300 mAh

Software

Android 5.0 Lollipop

Otros

BT 4.0, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, Gorilla Glass 3

Nexus 5 Polaroid

El verdadero problema del Nexus 5 era la batería. La duración era muy corta y lo cierto es que pese a que a través de las diversas actualizaciones y cambios de ROM, la batería tampoco llegó nunca a convencerme.

Yo estaba muy contento con el Nexus 5, lo tenía rooteado y fue en esa época donde empecé a descubrir Android más a fondo. Sin embargo un día se me cayó al suelo. A la carretera. Golpeando justo en la esquina y destrozándose de inmediato. Cosas de llevar el móvil sin funda.

Pero necesitaba un móvil y busqué cuál podía comprarme. Y la decisión fue volver al Nexus 5 otra vez. Encontré una oferta de segunda mano pero esta vez no rooteé el dispositivo. Una decisión de la que me alegro, ya que di por terminada una época en la que invertíamos mucho tiempo para una ganancia que no era tanta.

Google Nexus 6P

Nexus 6p

Estuve tentado de comprarme el OnePlus 2, pero tampoco quería gastar más dinero. Sin embargo después de analizar el dispositivo quedé encantado con él. Un par de semanas después de devolverlo a la marca encontré una oferta en Amazon Francia y me lo compré. Un capricho que no necesitaba, ya que el Nexus 5 seguía funcionando bien.

NEXUS 6P

Pantalla

5,7" AMOLED (2560 x 1440)

Procesador

Snapdragon 810

RAM

3 GB

Memoria

32 GB

Cámaras

Trasera: 12.3 MP, f/2.0
Frontal: 8MP, f/2.4

Batería

3.450 mAh

Software

Android 6.0 Marshmallow

Otros

USB tipo C, BT 4.2, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, Gorilla Glass 4

Nexus 6p Polaroid

Con el Nexus 6P ya empezamos a tener un dispositivo que incluso hoy en día sigue siendo muy recomendable. La cámara no alcanza la calidad que tenemos hoy en día, pero se estrenaba el HDR+ de Google y los resultados ya enamoraban en su día.

La velocidad, envidiable. Un móvil que de nuevo no tiene nada que envidiar a los de hoy. Y la pantalla, pese a no alcanzar a las de Samsung de la época, sí me ayudó a darme cuenta que cuanto más grande la pantalla, mejor. Yo tengo las manos pequeñas y lo cierto es que cuesta alcanzar los botones que están en la parte de arriba, pero para quienes utilizamos constantemente el smartphone tener esas pulgadas extra ayuda a disfrutar más del dispositivo y utilizarlo con más comodidad.

El final del Nexus 6P lo podréis anticipar si habéis estado leyendo con atención. Sí, lo llevaba sin funda y se me volvió a caer. Prometo que llevaba mucho cuidado debido a las experiencias anteriores pero la mala suerte es lo que tiene. El móvil estaba dentro de mi mochila pero esta se cayó de la silla. Al sacarlo el Nexus 6P estaba intacto así que no me preocupé. Gorilla Glass 4 hizo su función y el móvil aguantó la caída. O al menos eso pensaba. Sin embargo al encenderlo me di cuenta que el golpe había afectado a la pantalla interna del móvil y el táctil dejó de funcionar. Otro móvil pendiente de reparar que tengo en casa.

Huawei P8 Lite 2017

P8 Lite

Como comprenderéis, no iba a comprarme otro móvil de gama alta. Busqué una oferta y me hice con un Huawei P8 Lite 2017. Un móvil con EMUI, con un rendimiento que nada tiene que ver con el Nexus 6P pero que me ha hecho replantearme para qué necesitamos un móvil de una gama más alta.

El diseño del P8 Lite 2017 es muy bueno, el lector de huellas muy rápido y en general es un gama media con una batería de lo más convincente. Lástima de una cámara, que si bien para su precio es precisa, supuso un auténtico paso atrás respecto al Nexus 6P.

HUAWEI P8 LITE

Pantalla

5,2" IPS LCD (1920 x 1080)

Procesador

HiSilicon Kirin 655

RAM

3 GB

Memoria

16GB + microSD

Cámaras

Trasera: 12 MP
Frontal: 8MP, f/2.0

Batería

3.000 mAh

Software

Android 7.0 Nougat + EMUI 5.0

Otros

USB On-The-Go, radioFM, NFC

El Huawei P8 Lite 2017 me ha acompañado durante un tiempo y lo cierto es que he disfrutado con él bastante. Después de tener móviles de gama alta, tener uno de gama media permite poder utilizarlo sin tanto miedo. Además su tamaño más pequeño hace que sea una herramienta para manejar rápidamente y sin tener que estar tan pendiente de él.

Por un lado utilizaba menos el móvil ya que por ejemplo haces menos fotos, juegas menos y navegas por internet desde la tablet o el ordenador durante más tiempo. Lo sigo teniendo sano y salvo y de vez en cuando lo utilizo como móvil secundario, sin embargo he vuelto a las pantallas más grandes.

Xiaomi Mi Max 2

Mi Max 2

Desde principios de verano del año pasado he estado utilizando el Mi Max 2. No se trata de mi móvil personal pero es uno de los dispositivos de prueba que más a fondo he utilizado y también ha marcado mi visión sobre los móviles Android. Nunca había utilizado un móvil tan grande y lo cierto es que con el paso del tiempo su tamaño no ha sido un impedimento. Sí, es cierto que no se puede utilizar con una mano pero se siente muy equilibrado y manejable. De hecho, al ser un dispositivo más delgado que otros tampoco es tan incómodo.

MI MAX 2

Pantalla

6,44 LCD (1920 x 1080)

Procesador

Snapdragon 625

RAM

4 GB

Memoria

32GB + microSD

Cámaras

Trasera: 12 MP, f/2.2
Frontal: 5MP, f/2.0

Batería

5.300 mAh

Software

Android 7.1 Nougat + MIUI 9.0

Otros

USB tipo C, radioFM

Hay dos puntos clave en este teléfono. Por un lado está la cámara. Hoy en día si vas a utilizar el smartphone como tu herramienta principal necesitas que el apartado fotográfico sea de buen nivel. Y en el Mi Max 2 no es suficiente. Para hacer fotos ocasionales está bien, pero cuando debes grabar, hacer directos o publicar fotos en canales oficiales, su calidad puede ponerte en un compromiso.

Por otro lado, está la batería. Ay. Con el Mi Max 2 es el primer móvil en que no necesitas más batería, ya que siempre encontrarás un hueco para conectar el dispositivo antes que se termine. La phablet de Xiaomi consigue fácilmente tres días de uso, con más de 14 horas de pantalla. Pero más allá de los números, está el hecho de poder salir cuando sea y cuanto tiempo sea y saber que no te quedarás sin batería. De hecho, de manera relacionada también está el uso. El hecho de no agotarse te lleva a jugar con el brillo al máximo, ver series o utilizarlo de una manera más intensiva que en otros dispositivos no haces por temor a no llegar a la noche.

En los próximos meses Xiaomi presentará el Mi Max 3, con una batería que esperamos sea del mismo nivel. Un tamaño parecido pero una pantalla todavía más grande. Eso sí, deberán mejorar considerablemente la cámara, ese punto que puede echar atrás a muchos y ha hecho que apueste por mi actual dispositivo.

Google Pixel 2 XL

Pixel 2 Xl

Durante Semana Santa en nuestro Cazando Gangas os avisamos que eBay estaba ofreciendo un descuento en sus productos. El Pixel 2 XL llevaba un tiempo rebajado y al final aproveché. Ahora está más caro, pero comentar que no he tenido ningún problema.

El Google Pixel 2 XL es un smartphone con la última versión de Android, muy útil ya que necesitamos traeros en Xataka Android las últimas novedades. Dispone de una batería convincente, un diseño sobrio y además es resistente al agua.

PIXEL 2 XL

Pantalla

6.0" P-OLED (2880 x 1440)

Procesador

Snapdragon 835

RAM

4 GB

Memoria

64 + microSD

Cámaras

Trasera: 12.2 MP, f/1.8, Dual Pixel, PDAF, OIS
Frontal: 8MP, f/2.4

Batería

3.520 mAh

Software

Android 8.0 Oreo

Otros

Resistencia agua IP67, USB tipo C, BT 5.0, altavoces estéreo, Gorilla Glass 5

¿Cuáles son los dos puntos clave del Google Pixel 2 XL? Está bastante claro: la pantalla y la cámara. Sí, el panel OLED del Pixel 2 XL es decepcionante. Una lástima que incluso dispositivos de gama media estén mejor calibrados. El contraste es excelente, pero los ángulos de visión son penosos. Azulea y acaba empañando una experiencia que debería ser de diez. Aun así, con el paso de las semanas he acabado obviando este problema y si miras el móvil de frente no se nota.

Finalmente está la cámara. El Huawei P20 Pro era muy tentador pero su precio es más elevado y no me compensa en el resto de apartados. La cámara del Pixel 2 XL es de lente única pero su procesado hace maravillas y consigue darle un aspecto a las fotos extraordinario. Hay bastantes puntos donde flojea, pero es una cámara para apuntar y disparar, sabiendo que en general siempre acabará tomando buenas fotos. Un móvil que en parte ha conseguido que deje mi cámara compacta Sony RX100 en casa.

Lo llevo con funda y espero que me dure al menos un par de años. De momento lo mantengo en Android 8.1 Oreo a la espera de ver cómo evoluciona Android P, una versión que Amparo ya ha estado probando a fondo. Y hasta aquí mi turbulenta historia con los móviles Android, un sistema del que siempre he estado muy ligado. ¿Cómo creéis que será el Pixel 4?

En Xataka Android | La historia de nuestros móviles Android, por Alejandro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio