Compartir
Publicidad
La historia de nuestros móviles Android, por Iván
Móviles Android

La historia de nuestros móviles Android, por Iván

Publicidad
Publicidad

En Xataka Android nos pasamos el día hablando de los últimos modelos de Android presentados en el mercado, pero hoy no hablaremos de ellos, sino de todos los móviles Android que hemos tenido, por qué los elegimos y qué pasó con ellos.

Hoy es mi turno de hablarte de mi colección de móviles Android que han sido mi teléfono principal desde mis inicios en el sistema operativo del robot verde. La lista no es demasiado larga, pues suelo cambiar de teléfono cada dos años salvo causas de fuerza mayor. Estos son mis teléfonos Android por orden cronológico.

Sony Xperia Mini Pro

Xperiaminipro

Mi primera incursión en Android fue en 2012 con el legendario Sony Ericsson Xperia Mini Pro, un teléfono diminuto que destacaba por tener un compacto teclado QWERTY deslizable funcionando en una capa de Sony extremadamente modificada aunque visualmente vistosa.

Sony Xperia Mini Pro

Pantalla

3" LCD con resolución 320 x 480

Procesador

Snapdragon S2

RAM

512 MB

Memoria

400 MB + microSD

Cámaras

Trasera: 5 MP

Frontal: VGA

Batería

1.200 mAh extraíble

Otros

Teclado QWERTY deslizable

Llegaba a Android desde un Nokia 5800 XpressMusic, que para quienes no lo recuerden contaba con un stylus, así que por aquel entonces me pareció que la evolución lógica sería un teclado con teclas. Nunca me gustó escribir con el teclado virtual del móvil (y así sigo seis años después) así que este Mini Pro era todo lo que necesitaba y más.

Está por ver si realmente escribía más rápido con el teclado QWERTY que con un teclado virtual, pero al menos el proceso era más sencillo y no necesitaba corregir errores. A diferencia de con el teclado virtual, podía escribir durante horas sin cansarme.

Un móvil algo gordete y bastante justito en especificaciones

Se trataba de un móvil extremadamente compacto tras cerrar el teclado. Gordete, sí, con 18 mm de grosor, pero con unas dimensiones de 92 x 53 mm. La pantalla, de solo 3 pulgadas, no era lo más nítida de la historia y la verdad es que era necesario forzar algo la vista para leer algunos textos. En los chats no solía haber problemas, pues el móvil se usaba en horizontal y por tanto el tamaño era más aceptable.

Xmp

Lo cierto es que el móvil iba bastante justo en cuanto a especificaciones y no tardé mucho en tener una pelea diaria para encontrar espacio para actualizar o instalar aplicaciones.

La única forma de alargar su autonomía fue probando mil y una ROM, desinstalar absolutamente todas las aplicaciones (incluídas las de sistema) y pasar todo lo posible a la memoria SD.

Esto, unido a que se le cayeron algunas de las teclas (¿?) hicieron inevitable su reemplazo al año y medio de comprarlo. Hoy en día el móvil sobrevive en un cajón con un aspecto deleznable.

Samsung Galaxy S Relay 4G

Srelay4g

¿Cuando se te rompe un teléfono con teclado QWERTY... qué haces? Pues comprarte otro. Y no es que hubiera muchas opciones: allá por 2013 mis opciones eran o el Samsung S Relay 4G o el Samsung S Relay 4G. Bueno, miento, había un puñado más pero eran teléfonos más viejos y con peores especificaciones.

Samsung Galaxy S Relay 4G

Pantalla

4" Super AMOLED con resolución 480 x 800

Procesador

Snapdragon S4 Plus

RAM

1 GB

Memoria

8 GB + microSD

Cámaras

Trasera: 5 MP

Frontal: 1,3 MP

Batería

1.800 mAh extraíble

Otros

Teclado QWERTY deslizable

El... ¿Samsung qué? Efectivamente, no es el modelo más popular y es que se trata de uno de esos modelos exclusivos para operadoras americanas, en este caso T-Mobile. Tocó comprarlo en eBay y remangarse las mangas para desbloquearlo y desactivar el bloatware irrelevante, que era bastante.

Las especificaciones de este Relay 4G (también conocido como Blaze Q) no estaban demasiado mal. 1 GB de RAM, 8 GB de almacenamiento y una pantalla de 4 pulgadas montadas en un móvil que, todo sea dicho, era un poco ladrillo: 13,5 mm de grosor y 126 x 66 mm de alto y ancho.

Reparar

En este caso las teclas parecían de mejor calidad que las del Xperia Mini Pro (nunca se me cayó ninguna y siguen en perfecto estado hoy en día) y su tamaño más normal hacía que pudiera usar el teclado virtual para mensajes cortos y deslizar el teclado QWERTY solo para cuando la cosa se ponía en serio.

Por lo demás, era un móvil que no destacaba en mucho más, aparte de confundir a la gente al ser un modelo virtualmente desconocido.

Fue mi compañero de batallas durante año y medio hasta que empezó a tener serios problemas con la carga. Cargaba excesivamente lento (cuando lo hacía) y tras intentar infructuosamente repararlo por mi mismo, tuve que mandarlo al cajón de los móviles viejos, donde reside hasta el día de hoy.

Samsung Galaxy A5

Galaxya5

Cuando el móvil anterior dejó de cargar busqué y busqué teléfonos QWERTY y al final tuve que hacerme a la idea de que no existían. Debía abandonar los inventos y comprarme un móvil "normal" y eso es justamente lo que hice: hacerme con el gama media normalito de Samsung.

Samsung Galaxy A5

Pantalla

5" Super AMOLED con resolución 720 x 1280

Procesador

Snapdragon 410

RAM

2 GB

Memoria

16 GB + microSD

Cámaras

Trasera: 13 MP

Frontal: 5 MP

Batería

2.300 mAh

Viniendo de un monstruito como el S Relay 4G, la extremada delgadez del A5 fue realmente refrescante: su grosor es de solo 6,7 mm. La pantalla de 5 pulgadas, aun siendo 720p, también me permitió disfrutar más y mejor de las aplicaciones.

Y sin tener que hacer malabarismos para instalar aplicaciones, pues tenía 16 GB de almacenamiento, el doble que el modelo anterior. La sorpresa negativa es que no tenía giroscopio, algo de lo que me di cuenta más tarde, cuando no había forma de capturar pikachus en AR.

A5

Del Galaxy A5 original destaco su diseño con esquinas redondas pero superficies más o menos planas, una tendencia que no haría sino extinguirse en próximas evoluciones. La cámara también era algo resultona, si tenemos en cuenta el rango de precio en el que se encuentra.

Como siempre, fue necesario sufrir mucho para actualizar el teléfono primero a Lollipop y luego a Marshmallow, aunque entre medias pude refrescar su aspecto de cuando en cuando gracias a Good Lock y a ROMs. Por lo demás, el móvil envejeció con gracia y fue mi fiel compañero durante dos años. En la actualidad sigue en uso, por mi padre, que tiene más que suficiente con sus especificaciones.

Samsung Galaxy A5 2017

A52017

El Galaxy A5 original estaba muy bien pero dos años más tarde empezaba a volverse un poco lento para alguien que necesita probar tantas aplicaciones al día como yo. Tocaba buscarle un sustituto, que acabó siendo el más predecible: su tercera evolución.

Samsung Galaxy A5 2017

Pantalla

5,2" Super AMOLED con resolución 1080 x 1920

Procesador

Exynos 7880

RAM

3 GB

Memoria

32 GB + microSD

Cámaras

Trasera: 16 MP

Frontal: 16 MP

Batería

3.000 mAh

Otros

Resistencia IP68, lector de huellas

La elección de un sustituto para el A5 no fue nada fácil. No por falta de opciones como cuando quería un teléfóno con teclado QWERTY sino por todo lo contrario: demasiadas opciones. Aunque en un principio tenía mis reservas sobre comprar el mismo teléfono dos generaciones más adelante, al final resultó ser la elección más inteligente de acuerdo a los datos.

Esto es así porque a la hora de elegir un teléfono dejo que la elección sea matemática. Tras meter todos los contendientes en una hoja de Excel, asigné a cada uno una puntuación en distintos elementos (cámara, diseño, procesador) y calculé no solo cual tenía una mejor puntuación, sino cual ofrecía una mejor relación calidar precio según mis propias especificaciones. El A5 2017 ganó, y ¿quién soy yo para cuestionar una hoja de Excel?

Tabla

A decir verdad, el diseño del A5 2017 nunca me emocionó demasiado. Es bastante más grueso que su antecesor (7,9 mm y al ponerle una funda se vuelve un tanto contundente) y la trasera de cristal parece plástico en el modelo más oscuro, así que por variar me hice con el modelo en color dorado. Con el tiempo he aprendido a apreciar su belleza... al sacarlo de su funda. Con ella sigue siendo algo ladrillo.

Y hasta aquí la historia de mis teléfonos Android, que teóricamente debería mantenerse así hasta 2019, donde solo podemos imaginar cuáles serán las opciones disponibles. ¿Se habrá acabado entonces la moda de los 'notch'? Espero que sí.

En Xataka Android | Del plástico al metal I. Así han evolucionado los materiales en nuestros smartphones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio