Compartir
Publicidad
Publicidad
Samsung, no lo estás haciendo tan mal
Móviles Android

Samsung, no lo estás haciendo tan mal

Publicidad
Publicidad

Ayer tuvo lugar el evento más importante del año para Samsung, donde se presentaron los nuevos Samsung Galaxy Note 5 y Samsung Galaxy S6 Edge+. Las críticas no se han hecho esperar, a pesar de que casi todo estaba filtrado.

Primero, la presentación fue soporífera. Segundo, nos sorprendieron dejando fuera (al menos en un primer momento) al Note 5 de Europa. Y tercero, muchos piensan directamente que estos modelos no están a la altura de lo que Samsung puede hacer y nos tiene acostumbrados con su gama de phablets.

Sin embargo yo no estoy del todo de acuerdo con esta última afirmación. Samsung tiene, por supuesto, un camino muy amplio de posibilidades a la hora de presentar terminales. Pero casi todos le llevan a la irrelevancia en un futuro y creo que de momento está eligiendo bien su senda.

El mercado de los teléfonos móviles

El mercado de los teléfonos móviles es ultra competitivo. Siempre lo ha sido. Un día estás en la cumbre y en pocos años has desaparecido o estás a punto (Nokia, Blackberry). Tener una ventaja inicial por tener más desparpajo o hacer las cosas bien cuando el resto no lo logra no es garantía de nada.

Cuando Android empezó Samsung fue el que mejor lo hizo con su gama Galaxy. Y además se atrevió a innovar en algunos aspectos en los que nadie creía (como el tamaño de la pantalla). Y triunfó. Pero el mercado de los smartphones ha cambiado mucho desde entonces.

Antes había dos opciones: o se elegía una marca potente o había que conformarse con un terminal de segunda fila que normalmente no iba muy fino. Hoy en día esto es muy distinto. Cada día sale un nuevo fabricante con ambición que crea terminales muy punteros a un precio competitivo (Xiaomi, Oneplus, Huawei). E incluso los fabricantes locales son capaces de lanzar terminales con SoC Qualcomm, cosa que antes estaba limitado a los grandes (bq).

El mercado ha cambiado mucho. Cualquiera puede lanzar un modelo que compita con los terminales punteros a los que Samsung nos tenía acostumbrados hace unos años y encima a mitad de precio. Los resultados financieros de Samsung dejan claro que el cambio en el mercado.

El caso de Apple

Sin embargo hay un fabricante que está siendo capaz de escapar de esta situación: Apple. Quizá porque tiene otro sistema operativo y eso le da un valor diferencial extra. Quizá porque tiene una imagen de exclusividad asequible pero con un plus de precio. O quizá por otros motivos. Pero lo cierto es que no está en esta guerra. El 92% de los beneficios del sector se los llevan ellos.

Las ventas de Samsung, mientras tanto, caen. No son capaces de frenar a la dura competencia que inunda el mercado de terminales para todos los gustos como antes solo la marca coreana era capaz.

¿Cuál es el método para frenar a la competencia y seguir siendo el mayor suministrador de smartphones del planeta? Imitar la estrategia de Apple. Ofrecer algo que nadie más puede ofrecer.

¿Qué tienen estos nuevos Galaxy que el resto no tienen?

Samsung2

Samsung ha decidido sacar terminales que nadie pueda imitar, al menos de momento. Lo primero que ha hecho en la última hornada de 2015 ha sido prescindir de los chipset Qualcomm, que cualquier fabricante lleva. No quieren que en las tablas de comparativas veamos que todos los gama alta del año tienen el mismo SoC. Samsung tiene una ventaja y es que fabrican SoC y la van a aprovechar, tanto en diferenciación como en márgenes.

Segundo, cambian los diseños de plástico a premium con cristal y metal. Muchas veces las quejas de los usuarios venían de que Samsung vendía un producto premium con materiales baratos y esto se acabó.

Además ofrecen otras cosas que ahora mismo casi nadie puede hacer, como pantallas curvas. Y con unos diseños bastante atractivos, de hecho fue la gran sorpresa de febrero de este año cuando presentó la gama S6.

Es el único camino que tiene Samsung por delante si quiere seguir siendo el fabricante de referencia Android y vendiendo más smartphones que el resto, tener algo diferencial.

¿Funcionará la estrategia?

El problema de este giro que ha dado Samsung es que se ha dejado muchas cosas por el camino, cosas que valoraban sus usuarios. Primero las tarjetas SD, cosa que no es imprescindible en diseños unibody como nos demuestra Sony. Segundo, baterías intercambiables. Tercero, capacidad de producción casi ilimitada (el movimiento de no traer el Note 5 a Europa es seguramente porque no es tan fácil fabricar en materiales premium y con sus propios SoC como en plástico y con Qualcomm).

Las pegas están claras, no quiero ahondar en ellas. Pero funcione o no la estrategia creo que es el único camino que le puede llevar a esquivar convertirse en un fabricante más.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos