Qué fue de Mirrorlink, el Android Auto de Nokia que terminó fracasando

Qué fue de Mirrorlink, el Android Auto de Nokia que terminó fracasando

1 comentario Facebook Twitter Flipboard E-mail
Qué fue de Mirrorlink, el Android Auto de Nokia que terminó fracasando

Tanto teléfonos móviles como coches existían desde mucho antes de que Android y Android Auto existieran, y entonces el modo de interconectarlos entre ellos pasaba por emparejarlos con Bluetooth para poder escuchar música y hacer llamadas y poco más. Llegó entonces un estándar que apuntaba a revolucionar la conectividad del móvil con el coche, pero que hoy en día ha quedado en nada: MirrorLink.

MirrorLink llegó antes que nadie y contó con el soporte de pesos pesados de Android como Samsung, Sony, HTC, Huawei o LG, pero demostró una vez más que llegar antes o no es una garantía de ser el primero unos años más tarde. Android Auto le pasó por encima y esta es su historia.

Nacimiento de MirrorLink

MirrorLink comenzó como un experimento de Nokia, bajo el nombre en clave de NoBounds, para transmitir contenido del móvil a pantallas de alta resolución externas, a 30 fotogramas por segundo, usando USB o conexión Wi-Fi, con la posibilidad de conectar un ratón o teclado. En cierto modo, es el equivalente de Modo PC que tienen varios móviles hoy en día, pero estamos hablando de 2008.

MirrorLink nació como un estándar para proyectar la pantalla del móvil y poder controlarlo con teclado y ratón, similar a Samsung Dex

Los móviles de entonces iban justos en potencia, de modo que las pruebas iniciales se llevaron a cabo con una Nokia N810 con Linux, y las demostraciones causaron sensación en aquel momento, llamando la atención de la asociación de automovilísticas CE4A. Nokia y la CE4A unían fuerzas y de la demo de NoBounds nacía en 2010 Terminal Mode, un estándar de comunicación a dos vías entre el coche y el móvil.

Terminalmode
Esquema del funcionamiento de Terminal Mode

La idea resulta casi obvia hoy en día, pero en su momento era revolucionaria: el móvil se comunicaba con la pantalla del coche enviando aplicaciones y contenido, y la pantalla y controles del coche mostraban el contenido y nos dejaban interactuar con las aplicaciones, además de poder escuchar el audio por los altavoces del coche.

La colaboración de Nokia y la CEA4 culminó en la fundación del Consorcio de Conectividad de Automóviles, con miembros de automovilisticas como General Motors, BMW, Ford, Honda, Hyundai, Mercedes-Benz, Volkswagen y tecnológicas como Google, Apple, Xiaomi o Samsung. Terminal Mode se renombraba entonces a MirrorLink y estaba listo para comerse al mundo.

MirrorLink llega a Android

MirrorLink era un modo estándar de conectar todo tipo de móviles con todo tipo de coches, y no tardó en aparecer en algunos modelos de marcas importantes de Android, como Samsung. Además de necesitar un coche y un móvil compatible, también era necesario que las aplicaciones fueran compatibles.

Para usar MirrorLink en el coche necesitabas tener un coche compatible, un móvil compatible y aplicaciones compatibles. Esta última parte era la más difícil.

La página web del Consorcio de Conectividad de Automóviles a cargo de MirrorLink sigue activa, y en ella puedes consultar una lista parcial de coches y de móviles compatibles, donde resulta evidente que son todos modelos antiguos como el Samsung Galaxy S6 o el Huawei P10. En estos móviles, te encontrabas las opciones de MirrorLink en los ajustes de Android.

Mirrorlink
Cuando MirrorLink aún estaba "de moda", Android era así de feo

No obstante, el mayor problema era las aplicaciones soportadas, y que también puedes consultar desde su web oficial. Pocos desarrolladores se tomaron la molestia de adaptar las aplicaciones para que funcionaran con MirrorLink, algo que resulta evidente si vas a sus ajustes en el móvil, pues se muestran ahí las apps compatibles. En la mayoría de los casos, serán ninguna de las instaladas.

La tecnología era buena, pero sin el apoyo de los desarrolladores de poco servía. En Android, Google tenía la llave para muchas de las aplicaciones populares -incluyendo Google Maps- y nunca mostró demasiado interés por el asunto. Es más, en 2014 Apple lanzaba CarPlay y Google presentaba Android Auto, competencia para el agnóstico MirrorLink.

Android Auto (y CarPlay) mataron a MirrorLink

En vez de aprovechar un estándar existente, Apple y Google optaron por crear los suyos propios, lo cual aceleró el declive de MirrorLink. Las apps de terceras partes para Android Auto eran casi inexistentes en sus inicios -y Google no empezó a abrir la veda hasta hace poco- pero contaba con lo más importante: Google Maps.

Google nunca mostró el más mínimo interés en hacer sus apps compatibles con MirrorLink. En su lugar, anunció Android Auto en 2014, su propio sistema para hacer lo mismo.

El interés por Android Auto creció a la vez que el de MirrorLink caía y las compañías que soportaban la idea en sus inicios cambiaban de opinión. Samsung abandonó MirrorLink en 2020, y HTC y LG directamente desaparecieron del panorama móvil. La mayoría de fabricantes que aún incluían MirrorLink en los móviles dejaron de hacerlo en algún momento de 2015 o 2016.

En la actualidad, es todavía probable que tu coche soporte MirrorLink, pero no tu móvil ni ninguna de las apps que tienes instaladas. MirrorLink aún existe, pero está en cierto modo abandonado desde algún momento después de que se lanzara Android Auto. Y lo más triste del asunto es que la mayoría ni nos hemos dado cuenta pues nos habíamos olvidado por completo de él, a pesar de ser un pionero en la interconectividad entre coches y móviles.

Inicio