Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Tienen los fabricantes de SoC la culpa de la fragmentación en Android?
Sistema operativo

¿Tienen los fabricantes de SoC la culpa de la fragmentación en Android?

Publicidad
Publicidad

Aunque desde los inicios de Android existe el debate sobre si la fragmentación es o no un problema, está claro que la dispersión de versiones y lo lentas que avanzan las nuevas versiones es un hecho.

Como ejemplo podríamos decir que Android Kit Kat, presentado en octubre de 2013 y sustituido por Android Lolipop en octubre de 2015 (aunque pre-lanzado en mayo de 2015 como Android L para desarrolladores) todavía se encuentra en un tercio de los Android que circulan por el mundo. La última versión de Android, Marshmallow, presentada ya hace seis meses, solo se encuentra en un 4,6% de los terminales. Y seguramente casi todos son nuevos.

Las culpas de estas lentas actualizaciones siempre han ido enfocadas a las marcas, que lanzan un terminal y luego no lo mantienen: prefieren enfocar sus esfuerzos en los nuevos lanzamientos. Pero ayer bq lanzó una acusación que quizá nos haga cambiar de opinión.

MediaTek y su soporte de versiones nuevas de Android

El primer nivel de soporte de las versiones de Android tiene que venir por los fabricantes de SoC. El SoC es una de las claves del terminal: tiene el procesador, la memoria RAM, la tarjeta gráfica y las comunicaciones del móvil. Si el SoC no soporta la nueva versión de Android no hay forma de que los terminales que lo integren puedan actualizarse.

Cuando se lanzó Lolipop se vio una cosa muy curiosa. Los lanzamientos que vinieron después de la presentación, sobre todo los de gama media y baja, seguían trayendo Kit Kat. Y se veía un patrón siempre: todos llevaban chipsets de MediaTek.

Terminales

Ya entonces se intuía que MediaTek lanzaba unos SoC muy solventes y a un precio muy ajustado pero descuidaba las actualizaciones. De hecho hubo un poco de sorpresa cuando después del lanzamiento de Android 5.1 Mediatek tardó únicamente dos meses en soportarlo en su chipset MT6752.

Sin embargo parece que fue solo un espejismo. Ayer bq anunció, en un anuncio que les honra por contar cosas que normalmente no se dicen, que rompía con MediaTek, que renuncia a actualizar a Lollipop terminales antiguos basados en este fabricante y que compensarán a los usuarios por culpa de la falta de soporte del fabricante taiwanés a las nuevas versiones.

¿Tendrá repercusiones para MediaTek?

Lo que era un secreto a voces ya es oficial: el soporte de los fabricantes de SoC a las nuevas versiones de Android es fundamental para actualizar el terminal y muchas veces los SoC antiguos o de gamas inferiores no reciben el soporte necesario. Por tanto muchos fabricantes de móviles dejan sus terminales estancados en versiones antiguas porque no tienen más remedio.

El anuncio de bq, además, puede tener repercusiones globales para MediaTek. Aunque bq es un fabricante local que no es comparable a otras marcas globales tiene cierta importancia. Tienen terminales Android One (y por tanto es un partner importante de Google) y es conocido a nivel mundial por lanzar terminales y tablets con Ubuntu.

MediaTek tendrá que cuidar mucho a partir de ahora su imagen y esperemos que esto al menos sirva para que mejore el soporte de los SoC a versiones más modernas de Android. Y no solo MediaTek, estoy seguro de que este problema existe con otros fabricantes cuando nos salimos de la última generación de SoC. Puede ser una de las razones por las que las gamas medias y bajas reciben tan pocas actualizaciones.

Google, por su parte, lleva tiempo intentando que la falta de actualizaciones no sea tan importante para los usuarios, pero las novedades que introduce siempre son interesantes. Quizá por ello está pensando en diseñar sus propios SoC.

En Xataka Android | Un Android cada vez más fragmentado, una visión del mercado en 2015

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos