Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Tiene Sony una buena apuesta para lo que queda de año?
Móviles Android

¿Tiene Sony una buena apuesta para lo que queda de año?

Publicidad
Publicidad

Este ha sido un año extraño para los Android de Sony. Después de unos años renovando su terminal bandera cada seis meses hizo un movimiento extraño en el MWC. El supuesto Sony Xperia Z4 no llegó a tiempo, y cuando lo presentó fue una renovación menor del Z3 y limitó su mercado a Japón.

Y entonces ha llegado el IFA y ha presentado su gama alta de 2015. El Sony Xperia Z5, que además cuenta con una versión compacta sin compromisos y una versión premium con pantalla algo más grande y con un panel 4K, el primero que vemos en móviles.

Sony ya ha puesto, pues, las cartas encima de la mesa. Ha sido el último en llegar con sus terminales bandera a 2015 (si exceptuamos a Samsung, que siempre presenta en febrero su gama S y en septiembre su gama Note). ¿Tiene buena apuesta para lo que queda de año?

Tres terminales muy punteros

Sony ha presentado tres terminales muy punteros. En especificaciones no quedan detalles por cubrir, desde potencia de procesador, pantalla, sensor fotográfico o lector de huellas. No hay flecos. Ha presentado tres terminales sin compromisos con distintos tamaños de pantalla (y no olvidemos el panel 4K del grande).

Con el Sony Xperia Z5 Compact tenemos un móvil muy compacto con una pantalla decente pero no enorme

Eso ya de por si parece una apuesta segura. Los terminales de Sony compiten de tú a tú a lo mejor que hay en el mercado ahora mismo. Y tiene algunos detalles diferenciales que nadie logra replicar.

En el terminal compacto no tiene competencia. Si alguien quiere un gama alta que no abulte mucho no hay más opciones. Algunos dirán que 4,6 pulgadas no es compacto pero si miramos el tamaño exterior veremos que es prácticamente igual que el iPhone5. Eso sí, casi todo el terminal es pantalla y por eso podemos tener un móvil muy compacto con una pantalla decente pero no enorme.

En el Z5 Premium hay un hecho diferencial claro, el panel 4K. Aquí puede haber mucho debate sobre si es necesario pero está claro que si lo quieres no hay más opciones que comprar este terminal.

Y por último en el Z5 estándar (y en los otros dos) tenemos una característica que lo hizo único en el primer Xperia Z, que desde entonces tienen los terminales Sony y que vuelve a tener este año: es un gama alta con resistencia al agua y polvo. Samsung se subió al carro el año pasado pero éste se ha bajado. Por tanto Sony vuelve a ser el único de los grandes fabricantes que apuesta por esta tecnología. Y ahora, además, sin tapa en el USB que era uno de los mayores incordios de los usuarios.

Diseño sin descuidar

Otro aspecto que destaca en los teléfonos Sony de los últimos años el diseño. No tenemos una excepción con la gama Z5, estamos ante unos terminales en los que el diseño está muy cuidado, son elegantes y dan sensación clara de premium.

Sony tendría que innovar, evolucionar Omnibalance o reinventarlo completamente.

¿Sigue Sony a la vanguardia del diseño? Realmente no. Sus competidores han evolucionado mucho en los últimos años, no hay más que ver la gama Edge de Samsung. Y es cierto que, aunque el diseño es elegante, no se ha renovado excesivamente desde que apareció la gama Xperia Z.

Z5 Compact 20

Aquí creo que Sony tendría que innovar, evolucionar Omnibalance o reinventarlo completamente. En la gama Z5 tenemos terminales que son bonitos, sí, pero que nos recuerdan excesivamente a los que hemos visto en años anteriores.

¿Serán superventas en Navidades?

La gran pregunta es si le saldrá bien la apuesta a Sony. ¿Serán terminales superventas estas navidades? Desde luego lo tienen todo para serlo. Pero por supuesto hay algunos factores a tener en cuenta.

Z5 8

Primero, la competencia en Android es cada vez más dura, con fabricantes que te ofrecen cosas muy parecidas a distintos precios (con compromisos, claro). La supergama media que estamos viendo últimamente está haciendo mella en los tope de gama. Sony sitúa su gama Z5 entre los 549 y 799 euros y competirá con los tope de gama de otras marcas (con precios similares) pero también con terminales muy solventes en el rango 300 a 500 euros.

La apuesta de Sony es buena, creo yo. Pero como toda apuesta no tiene por qué salir bien. El mercado de los smartphones es muy complicado y además, en poco tiempo, tenemos nuevos iPhone. ¿Le saldrá bien a Sony haber presentado novedades a final de año?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos