Ahorro batería y evito volverme más adicto al móvil gestionando mis notificaciones

Ahorro batería y evito volverme más adicto al móvil gestionando mis notificaciones
1 comentario Facebook Twitter Flipboard E-mail

Las notificaciones son un aspecto fundamental de nuestros teléfonos inteligentes: nos avisan cuando llega un mensaje, una llamada o cualquier otro elemento que requiera nuestra atención. Sin embargo, también suponen un problema y es que no es la primera vez (ni la última) que enciendo el móvil para comprobar qué me ha llegado instantáneamente al escucharlo sonar.

Por ello, voy a contaros mi experiencia sobre cómo gestiono mis notificaciones para evitar dos consecuencias: la degradación de la autonomía y la adicción al móvil. Estos dos hechos suceden por varios motivos, no quiero exculparme, pero estar pendiente de las notificaciones lo agrava.

Cómo gestiono las notificaciones de mi móvil: cuando menos es más

Notificaciones

La atención que ejercen los móviles sobre nosotros puede llegar a ser temible. Notamos el móvil vibrar o sonar y acudimos corriendo a desbloquearlo. Mensaje de WhatsApp, lo contesto. Al rato, notificación de la app que uso para seguir el fútbol, lo descarto. Unos minutos más tarde, me han respondido a un tuit, toco y contesto.

Así, solemos pasar una gran parte del día mientras estamos en nuestro momento de descanso u ocio, por eso un día me planteé alejarme un poco de las notificaciones y en general de todo el mundo virtual. ¿Cómo hacerlo de una manera sencilla? Haciendo que las apps menos necesarias no me notifiquen. Ya abro suficientes veces las redes sociales al cabo del día como para estar pendiente de notificaciones en todo momento.

Gracias a que Android es flexible y está lleno de funciones interesantes, podemos personalizarlo a nuestro gusto y necesidad. Para borrar del mapa todas las notificaciones de aplicaciones que no necesito, me dirijo a Ajustes > Notificaciones > Ajustes de aplicaciones. Desde esa pantalla, puedo apagar el interruptor de cada app para impedirle que muestre sus notificaciones. Es un método un poco agresivo, y es que si aplicamos esto no recibiremos nada.

Notificaciones Desactivadas
Adiós a las notificaciones. Estas aplicaciones no pueden molestarme.

Para evitar perderme algo importante (sobre todo de familia y trabajo), dejo las notificaciones activas en las aplicaciones imprescindibles, como el grupo de WhatsApp de mi familia y el correo electrónico. Cabe mencionar que las notificaciones de elementos como el correo se ven afectadas por la sincronización de cuentas.

También podemos configurar las notificaciones específicas de WhatsApp y hacer que ciertos grupos o contactos suenen y otros no. Otras aplicaciones de mensajería también incorporan estas opciones avanzadas para personalizar la experiencia al milímetro.

Notificacionesapps
Telegram y la misma Google Play Store permiten modificar las notificaciones individualmente

Como segunda opción tenemos el modo nomolestar

El segundo método que uso en ocasiones es el modo no molestar. Para mí, no es tan válido porque normalmente vamos a usarlo durante un tiempo determinado, o al menos ese es su objetivo. Y el mío es ahorrar batería y depender (un poco menos) del móvil. Aun así, puede ser útil para ti si lo que buscas es aislarte de distracciones durante un tiempo.

Pensándolo de otra manera, también puede ser un buen modo de realizar la misma tarea y dejarlo permanentemente activo. Así, solo tendrás que tocar un botón para desactivarlo y volver a estar conectado a todas tus notificaciones. Yo prefiero la primera opción, sinceramente.

Modo No Molestar

Mi preferencia por personalizar las notificaciones tenía, como he comentado anteriormente, dos objetivos claros. Y estos, solo los logro controlando qué notificaciones mantengo activadas. Cuando usamos el modo no molestar, el ahorro de batería no se produce como tal, pues las notificaciones son obviadas o silenciadas, pero siguen manteniendo el teléfono activo en busca de ellas. Sin embargo, al desactivar las notificaciones que no queramos recibir, le estamos diciendo a las aplicaciones que ni siquiera las espere.

A modo de ejemplo, si configuro las notificaciones de Google para que no muestre eventos deportivos y el tiempo en mi localidad, estoy evitando dos ejecuciones de la aplicación en segundo plano.

Elige bien qué notificaciones bloqueas, si consigues un buen equilibrio tendrás el móvil bajo tu control

Antes de terminar, siempre recomiendo que nos detengamos a pensar cuáles son necesarias en nuestro día a día para no perjudicar la productividad, así como otros aspectos importantes, como llamadas, correos electrónicos, mensajes o recordatorios del calendario.

Como es natural, cada uno tiene sus preferencias y elecciones propias, pero saber que tenemos varias opciones en cada momento nos ayudará a alejarnos de la dependencia al móvil, y, por otro lado, ahorrar batería para que la vida útil del teléfono sea aún mayor.

Inicio