Compartir
Publicidad
Seis años de Nova Launcher: el launcher invencible que no para de adaptarse para triunfar
Aplicaciones Android

Seis años de Nova Launcher: el launcher invencible que no para de adaptarse para triunfar

Publicidad
Publicidad

Es muy difícil que una aplicación en Android se mantenga en la cima mucho tiempo. Si hay competencia, que no siempre es así, los desarrolladores siempre intentan buscar formas de innovar y mejorar para quedarse instalada, y en uso, en nuestro Android. Pensemos en los clientes de Twitter o de Reddit por ejemplo, que son los que más alternativas ofrecen. Del primero, hace año todo el mundo nos volvíamos locos con Falcon Pro y ahora ha tenido que dejar paso al cliente oficial (que ha mejorado un montón) o a otras opciones muy atractivas como Flamingo.

Miro mi Android y en los casos donde he podido elegir entre muchas opciones, ninguna es la misma que hace seis años. Bueno, todas no. Queda una app irreductible que sigo usando y es la primera que instalo cada vez que un móvil nuevo pasa por mis manos. Hablo de Nova Launcher que esta semana cumple seis años de vida y lo hace con una salud formidable. Habiendo tantas y tan buenas alternativas, Nova se sigue esforzando como el primer día para estar en la cima. No viven de la fama, viven de su esfuerzo.

2011, cuando instalar un launcher era casi obligatorio

Hablar de Android con perspectiva en el tiempo ahora que han pasado unos cuantos años desde su nacimiento parecen historias del pasado. Hubo un momento en el que el sistema operativo de Google no iba especialmente fino a nivel de rendimiento y los fabricantes, con sus capas de personalización, no ayudaban a mejorar la fluidez u ofrecer una mejor experiencia. Los más entusiastas del momento nos apoyábamos en launchers hechos por pequeños estudios de desarrollo que lo único que buscaban era que todo fuera más ágil.

Trebuchet

Tener este aspecto en 2011 con Gingerbread instalado era el NOVA más.

Los que llevan ya unos cuantos años usando Android seguro que se acuerdan de aplicaciones como ADW Launcher, Trebuchet o Apex. En esa época la fragmentación era más sufrida porque cada gran actualización del sistema operativo introducía un montón de novedades que quedaban fuera de nuestro alcance. Con el tiempo Google fue estrechando la brecha con Play Services pero por aquel entonces las diferencias llegaban a ser sangrantes.

La mayor distancia se notó entre quienes empezaron a migrar a Android 4.0 Ice Cream Sandwich y los que se iban quedando en Android 2.3 Gingerbread. Los segundos anhelaban las funciones de los primeros y a falta de una actualización las únicas opciones que quedaban eran o instalar una ROM casera o comprarse un Android nuevo. Como el dicho popular, lentejas: o lo tomas o lo dejas. Por fortuna eso cambió y gracias a los launchers empezamos a ver la luz.

La presión de los pequeños desarrolladores que se empeñaron en traer mejores launchers fue clave para que el resto espabilara y trajera mejores opciones por defecto.

Los launchers o lanzadores de aplicaciones se encargaban de darle agilidad a nuestro escritorio y al cajón de aplicaciones además de ofrecer una plétora de opciones para personalizarlo a nuestro gusto. La evolución vino cuando este tipo de apps empezaron a traerse opciones de las versiones nuevas de Android a dispositivos obsoletos. No era todo el paquete pero esos pequeños detalles que añadían más funciones y lo hacían más estético (además de funcional) nos hacían olvidar por un momento que el fabricante de nuestro terminal no nos iba a traer una actualización formal.

Por esa época, en 2011, nos llegaba Nova Launcher. Dispuesto a simplificar las cosas, a traer claridad y ofrecer, en la medida de lo posible, todas las funciones del escritorio y aspectos estéticos de las nuevas actualizaciones. En ese momento había mucho donde elegir pero todas acababan eligiendo entre dos caminos: la personalización máxima o la vía del rendimiento para parecerse lo más posible a esa idea de "Android puro" que siempre nos ha vendido Google con sus Nexus y ahora con los Pixel.

Nova Launcher

Android se seguía actualizando y Nova con él. Sus desarrolladores no perdían el tiempo y cada vez que había un cambio en el sistema y podían aplicar, hacía todo lo posible para integrarlo. Eran rápidos, como su launcher, y a base de trabajo bien hecho han conseguido más de 50 millones de descargas en 6 años. Teniendo en cuenta que TeslaCoil, sus creadores, son un estudio pequeño y la aplicación no goza de la popularidad de otros servicios como las redes sociales, se trata de un hito muy importante.

Paralelamente los fabricantes iban actualizando sus launchers o tiraban la toalla para traer preinstalado cualquier opción de Google Play. Ahora mismo es difícil encontrarse con un Android nuevo donde el lanzador de aplicaciones por defectos sea realmente malo. No nos puede gustar, por ejemplo, que nos ponga todas las aplicaciones en el escritorio y prescinda del cajón de apps pero lejos de cuestiones de gustos y teniendo en cuenta que el rendimiento llega a ser paralelo, seguimos eligiendo Nova. ¿Por qué?

El secreto de Nova: adaptación, evolución y actualización

Hablábamos al principio de lo complicado que era para una aplicación pequeña sobrevivir al paso del tiempo cuando había mucha competencia a su alrededor. ¿Cómo se ha mantenido Nova Launcher en lo más alto durante todo este tiempo? Y, lo más importante, ¿cómo es que nadie en estos seis años ha aprendido de ellos para hacerlo todavía mejor? La constancia y el esfuerzo, como diría un profesor de escuela, acaba teniendo recompensa y para el equipo de TeslaCoil estar en la cima les ha costado sudor.

Nova entró fuerte pero supo ir escalando poco a poco para seguir siendo relevante. Una actualización importante en Android significaba que el equipo de TeslaCoil se ponía manos a la obra para coger las novedades en el escritorio y el cajón de aplicaciones y llevarlas a su aplicación y, como consecuencia, ofrecer todo eso a los usuarios que no habían recibido todavía esas novedades. Lejos de quedarse en recoger fama y vivir de ello introduciendo pequeños cambios, seguían mejorando e introduciendo funciones que la gente le pedía.

Nova Launcher

Poder instalar packs de iconos personalizados, donde no fueron los primeros en ofrecerlo pero rápido maniobraron para que fuera posible y que sus competidores no le ganaran terreno. Integraciones avanzadas con aplicaciones como Sesame Shortcuts que dejaba a los deep links que traía Nougat por defecto en un pequeño bocado comparado con el plato completo que nos ofrecía Nova y Sesame.

Otro punto importante dentro de Nova es el haber mantenido las funciones antiguas como parte de las opciones que hay disponibles para personalizar el launcher. ¿No nos gusta el cajón de aplicaciones que viene por defecto? Podemos volver al sistema de fichas de Lollipop. Nos ofrecen las últimas opciones pero sin forzarnos a usarlas y prescindir de las antiguas, en la medida de lo posible.

¿Google lanzaba un servicio de betas a través de Play para que los desarrolladores pudieran subir apps para probarlas antes de que llegaran al gran público? Ahí que iba Nova. TeslaCoil se ha convertido en un caso digno de admiración por su capacidad de adaptarse, evolucionar y al mismo tiempo actualizarse para que todo el mundo esté contento. Nova tiene más competidores que nunca y algunos de los recién llegados como el de Microsoft o Evie apuntan alto pero ellos, seis años después, siguen siendo los reyes.

Nova Launcher

Nova LauncherVaría según el dispositivo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos