Compartir
Publicidad
En Android N, Doze ahorra batería incluso en movimiento y entra en sueño profundo
Sistema operativo

En Android N, Doze ahorra batería incluso en movimiento y entra en sueño profundo

Publicidad
Publicidad

Android N va a traer una versión mejorada de su sistema de ahorro de energía Doze, que con en esta nueva versión va a ser capaz de alcanzar un segundo nivel de sueño, aun más profundo y que sigue funcionando incluso cuando hay movimiento.

Google ha liberado Android N Developer Preview y ha contado las novedades principales de su sistema operativo móvil de 2016, entre las que se incluyen la multiventana adaptable, la respuesta en notificaciones y la agrupación de las mismas o el soporte de Java 8. Pero centrémonos en la eficiencia.

Doze incluso en movimiento

En Android 6.0 Marshmallow, el primero en el que ha estado presente, Doze ha permitido ahorrar batería pero de forma limitada. Al entrar en este modo, dejando la pantalla apagada y el dispositivo estático durante un tiempo determinado, el SO aplicaba una reducción del ritmo de sincronización de las aplicaciones. Útil, pero estaba limitado para situaciones en las que no se necesita el teléfono pero tampoco está quieto, como cuando estás caminando. Ya no va a ser así.

En Android 7.0 N el modo Doze va a funcionar incluso con el móvil o la tablet en movimiento. Las únicas condiciones son que esté desenchufado de la corriente y que tenga la pantalla apagada.

Aunque es cierto que el mayor ahorro se va a seguir produciendo mientras el usuario duerme o está en un sitio más o menos tranquilo, y que en la calle somos propicios a consultar más la pantalla, esta mejora va a ser efectiva en esos momentos en los que es más importante conservar la batería, es decir, cuando no estás cerca de tu enchufe de referencia.

Dos modos Doze

Doze Diagram 1

No solo se da la opción de que entre en funcionamiento en más ocasiones, Android N además trae una mejora cualitativa de su sistema de ahorro de energía en reposo. El nuevo Doze incluye dos niveles de sueño que se activan de forma gradual y que modifican el comportamiento del dispositivo. Lo vemos en los gráficos que ha distribuido la compañía.

En el primer nivel, Doze retrasa las sincronizaciones y tareas y restringe el acceso a las apps el acceso a las redes. Y, tras pasar un tiempo así que no ha sido especificado, se alcanza el segundo nivel en el de forma complementaria quedan deshabilitados los wakelocks, la gestión de alarmas, el GPS o el escaneo de señales WiFi.

El consumo de batería estándar en este segundo nivel se reduce a menos de la mitad que en el primer nivel, una cantidad que debe ser mínima, y además se separan más entre sí los periodos en los que Android despierta al teléfono y recupera por un instante todas las funciones. La única condición para que se active es que, ahora sí, el smartphone o la tablet debe estar quieto desde el principio.

Queda claro que el nivel uno va dirigido a los momentos en los que quien duerme es el móvil pero no el usuario, mientras que en el segundo ambos van a estar compartiendo sueño o una actividad prohibitiva con el manejo del aparato, como una jornada laboral o de estudios en las que no se permita su consulta esporádica.

Doze Diagram 2

¿Qué pasa con las pantallas Always-on?

Celebro esta mejora de Android N porque Google le pone en bandeja a todos sus usuarios un ahorro de batería, hagan lo que hagan los desarrolladores de software y los fabricantes de hardware. Como creador de la base se pone por encima de todos para ofrecer una ventaja comparativa como plataforma que todo el mundo va a recibir de buen agrado.

Sin embargo, uno de los dos requisitos que sigue exigiendo Doze, tener la pantalla apagada, parece ir contra una de las novedades que parece que ha llegado para quedarse en esta generación, el modo Always-On. Precisamente son los smartphones de primer nivel como el LG G5 o el Samsung Galaxy S7 y S7 Edge los que presumen de esta posibilidad de mirar siempre el reloj y las notificaciones sin gastar demasiada batería.

Una incompatibilidad cuanto menos curiosa porque van a ser los usuarios que más dinero se dejan en sus aparatos los que se van a ver obligados a escoger entre aprovecharse del ahorro de la batería o del Always-on. Al fin y al cabo, ambos son opcionales.

Project Svelte también se vuelve más eficiente

Svelte

Esta no es la única forma de ganar eficiencia de Android N. En la nueva iteración, las aplicaciones que hasta la fecha han estado monitorizando cuándo se producía un cambio entre WiFi y 3G o cuándo se usaba la cámara para hacer fotos o vídeo ya no van a poder estar pendientes de estas acciones ni, por tanto, despertarse cuando se ejecutaban a no ser que estén corriendo en segundo plano. Pero no lo harán mediante notificación del sistema.

De esta forma Google consigue reducir el número de aplicaciones que están monitorizando constanmente y que se despiertan por acciones que no siempre tienen que estar relacionadas con su funcionalidad. Aunque bien es cierto que podría afectar a su uso en otros casos.

Más información | Android Developer

En Xataka Android |

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio